El pastor Vinicio Linares es uno de los ejes centrales para que esta cruzada se realice y en ella se esperan a casi 50,000 personas; muchas de las cuales ya están en Chiquimula, procedentes de los países vecinos de El Salvador, Honduras, Nicaragua y otras regiones más lejanas.

“Como originario de esta tierra es un sueño hecho realidad saber que en este lugar Dios sanará a muchas personas que quizás hasta ahora han vivido sin esperanza” manifiesta Linares.
Efectivamente la cruzada no solo lleva implícita la restauración de las personas a través de la sanidad sino también desde el punto de vista comercial, pues tanto hoteles, tiendas y restaurantes tienen la oportunidad de ser bendecidos a través del consumo de los cientos de visitantes que recorrerán las calles durante casi 3 días.

Comentarios

comentarios

Revista Intercesores
Anuncio 3
Anuncio 1