Adquiere sabiduría

CONÓCENOS

La Palabra de Dios nos manda a no codiciar lo ajeno[1], ya que hacerlo es fuente de muchos males y pecados como el robo y el adulterio. Sin embargo, si entendemos la codicia como desear o buscar algo, hay una cosa que sí debemos codiciar, me refiero a la sabiduría que viene del Señor. Esa que aprendemos al estudiar Sus mandatos y al escuchar Su voz. Esa que es producto de inclinar nuestro corazón a Su conocimiento y prudencia; porque solo Él puede darnos verdadera sabiduría, la que se aplica a la vida y nos ayuda a crecer[2].

Sabemos de muchas personas a quienes les ha faltado sabiduría para vivir. Grandes eminencias que tienen mucho conocimiento, pero fracasan porque toman malas decisiones. Por lo tanto, es mejor atesorar sabiduría y no conocimiento o dinero. Por eso es determinante abrir nuestros ojos, oídos y entendimiento a la Palabra del Señor, el único que nos puede dar sabiduría para vivir con justicia y rectitud. Por ejemplo, alguien podría ser exitoso en los negocios y ganar mucho dinero, pero de nada le serviría si es necio y lo despilfarra en fiestas, lujos y malas compañías. Así que debemos entender que ser sabios e inteligentes implica comprender las enseñanzas del Señor, quien nos insiste en que adquiramos Su sabiduría, que la amemos y no nos apartemos de ella para que nos guarde en paz[3].

El consejo de la Palabra de Dios es que, ante todo, busquemos adquirir sabiduría e inteligencia. En el original, el verbo adquirir significa recuperar, redimir y comprar. Es decir que nuestra mejor inversión es la sabiduría. Todo lo que gastes en material que te instruya y edifique es dinero bien invertido. Muchas veces pienso que le damos más valor al entretenimiento que al conocimiento, por eso no nos pesa gastar en música, en películas, celulares y televisores, pero nos cuesta tomar la decisión de comprar una Biblia, un libro o pagar un seminario que nos ayudará a crecer.  Demuestra que has ganado un poco de sabiduría y no escatimes invertir tus recursos en aquello que te hará más sabio y prudente.

Recordemos que el periodo de mayor paz y esplendor en Israel fue cuando Salomón gobernó. El mejor tiempo para el pueblo de Dios fue cuando estuvo al cuidado de quien escribió el libro de Proverbios, no cuando gobernó quien escribió los Salmos. Este hecho nos dice mucho sobre la importancia de crecer en sabiduría.

Busquemos siempre consejo para tomar las mejores decisiones. Especialmente nuestro futuro económico depende de la sabiduría con que aprendamos a invertir nuestros recursos. Si adquirimos sabiduría sobre los bienes materiales, lograremos salir adelante. ¿Cómo quieres mejorar si tomas malas decisiones, si te gastas el dinero en el último celular que salió al mercado? Demuestra tu buen juicio ahorrando e invirtiendo en lo que realmente vale la pena, ya que necesitamos sabiduría para administrar nuestros bienes, para trabajar y para relacionarnos[4]. Especialmente necesitamos sabiduría para vivir en familia. La Biblia nos habla a los hombres, ya que nos pide vivir sabiamente con nuestra esposa, tratarla como a vaso frágil para que nuestra oración no tenga estorbo. Notemos que el consejo no es entenderla, sino que le demos honor y vivamos con ellas sabiamente[5]. ¡Es difícil, porque a veces ni ellas se entienden, pero debemos lograrlo!

Dios nos exhorta para que seamos sensibles a Sus enseñanzas y que las valoremos más que al oro[6], ya que aprender de Su conocimiento nos ayuda a vivir correctamente. No desprecies la sabiduría en la ley de Dios, al contrario, hazla el fundamento de tu vida y serás árbol que dará buen fruto y bendición para tu descendencia[7].  Adquirir la inteligencia que proviene de la Palabra de Dios es más valioso que la plata y que cualquier cosa del mundo,[8] porque te hará prosperar en todas las áreas de tu vida.

Busca aprender de las personas que demuestran ser sabias en la Palabra de Dios. Nunca menosprecies el consejo de tu familia, porque en ellos hay sabiduría y amor[9]. Si quieres que Dios te haga una persona sabia para vivir, búscalo, escúchalo y hazlo parte de todas tus decisiones. Dile al Padre: “En Ti están escondidos todos los tesoros de la sabiduría. Ahora me propongo hacer de Tu Palabra mi especial tesoro. Me comprometo a estudiarla y a aplicarla en todo porque solo de esa forma aprenderé a vivir”.

 

Versículos de Referencia:

[1] Éxodo 20:17 manda: No codiciarás la casa de tu prójimo, no codiciarás la mujer de tu prójimo, ni su siervo, ni su criada, ni su buey, ni su asno, ni cosa alguna de tu prójimo.

[2] Proverbios 2:1-7 Hijo mío, si recibieres mis palabras,?Y mis mandamientos guardares dentro de ti, Haciendo estar atento tu oído a la sabiduría;?Si inclinares tu corazón a la prudencia, Si clamares a la inteligencia,?Y a la prudencia dieres tu voz; Si como a la plata la buscares,?Y la escudriñares como a tesoros, Entonces entenderás el temor de Jehová,?Y hallarás el conocimiento de Dios. Porque Jehová da la sabiduría,?Y de su boca viene el conocimiento y la inteligencia. El provee de sana sabiduría a los rectos;?Es escudo a los que caminan rectamente.

[3] Proverbios 4:5-6 dice: Adquiere sabiduría, adquiere inteligencia;?No te olvides ni te apartes de las razones de mi boca; No la dejes, y ella te guardará;?Amala, y te conservará.

[4] Proverbios 24:27 Prepara tus labores fuera,?Y disponlas en tus campos,?Y después edificarás tu casa.

[5] 1 Pedro 3:7 Vosotros, maridos, igualmente, vivid con ellas sabiamente, dando honor a la mujer como a vaso más frágil, y como a coherederas de la gracia de la vida, para que vuestras oraciones no tengan estorbo.

[6] Proverbios 8:10  Recibid mi enseñanza, y no plata;?Y ciencia antes que el oro escogido.

[7] Oseas 4:6 Mi pueblo fue destruido, porque le faltó conocimiento. Por cuanto desechaste el conocimiento, yo te echaré del sacerdocio; y porque olvidaste la ley de tu Dios, también yo me olvidaré de tus hijos.

[8] Proverbios 16:16 Mejor es adquirir sabiduría que oro preciado;?Y adquirir inteligencia vale más que la plata.

[9] Proverbios 23:22 Oye a tu padre, a aquel que te engendró;?Y cuando tu madre envejeciere, no la menosprecies.

 

 

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Una mayor y mejor expectativa

Pastor Cash Luna

Fortalece tu fe para recibir mayores bendiciones, más allá de lo que has pedido.

Alcanzando toda bendición

Rudy Gracia

Las bendiciones de Dios son tuyas. Cada una se obtiene de diferente forma pero están a tu alcance para que las obtengas con fe y trabajo.

El justo intercambio

Pastor Cash Luna

Justicia es dar de lo que recibimos, especialmente al Señor quien es Padre generoso.