¿De quién depende mi vida?

CONÓCENOS

 

 

Cada vez que se empieza a escuchar de cosas difíciles, cambios en la economía de un país la gente siente inseguridad en ese  momento se va a evidenciar en quien tenemos puesta nuestra confianza, todos los seres humanos fuimos creados con muchas capacidades, por ejemplo, la capacidad de amar, de perdonar, usted puede hacer que esas capacidades crezcan o disminuyan, también se tiene la capacidad de creer y confiar, esto es a lo que llamamos fe.  La fe es algo que debe ir creciendo en nuestra vida, tenemos que oír la Palabra de Dios para que la fe crezca.  Mientras más palabra escucha más fe tendrá, todos los seres humanos tenemos la capacidad de hacer que nuestra fe crezca para enfrentar toda circunstancia, adversa o a favor, que se presente en la vida.

Para enfrentar estas circunstancias hay dos cosas que humanamente debemos hacer.  La primera es ser ordenados, ordenados en nuestras finanzas, en el trabajo.  En estos tiempos se debe valorar aún más el trabajo, debe buscar ser indispensable y provocar aumentos salariales porque esa es la recompensa  de un buen trabajo.

La segunda cosa que debemos ser es buenos administradores, no gastar más de lo que tiene, el problema que se da cuando llega una crisis financiera es que puede encontrarlo con deudas, la deuda es un yugo, es una condición de vida que no nos deja avanzar. Usted debe ahorrar y tomar decisiones financieras correctas.  Al desordenado le va mal, no sabe lo que tiene, lo que debe y menos qué es lo que debe hacer, por lo tanto, debe haber un plan de vida, Dios bendice donde hay orden, sensatez, al insensato le va mal, la sensatez es un valor que nos ayuda en la vida.

Usted debe hacer lo que humanamente le corresponde para generar más y hacer que su condición de vida mejore, nunca sea de las personas que se conforman con el estilo de vida que tienen hoy.

Sea parte del muestrario de Dios en la Tierra, que Dios enseñe a través de su vida cómo trata a sus hijos, cómo los prospera y bendice, conviértase en tierra deseable.  En usted debe pasar cosas extrañas que sólo Dios puede hacer, usted tiene un Dios sobrenatural, por lo tanto deben pasarle cosas sobrenaturales.

Romanos 12:3 Digo, pues, por la gracia que me es dada, a cada cual que está entre vosotros, que no tenga más alto concepto de sí que el que debe tener, sino que piense de sí con cordura, conforme a la medida de fe que Dios repartió a cada uno.

Cuando leí esto, me enfoqué en la parte que dice que Dios repartió a cada uno una medida de fe, pensé en que pasaba si Dios sólo me había dado un poquito de fe, yo decía que necesitaba fe para vivir porque la Biblia dice que: “El justo por su fe vivirá”.

2ª. Tesalonisenses 1:3 Debemos siempre dar gracias a Dios por vosotros, hermanos, como es digno, por cuanto vuestra fe va creciendo, y el amor de todos y cada uno de vosotros abunda para con los demás.

La fe debe crecer, mientras no ejerza la fe, esta morirá, porque también la Palabra dice que la fe sin obras es muerta, nuestras obras deben darle vida, yo puedo decir que tengo fe si realmente tengo obras que lo demuestren.  Hay gente que conoce al Dios que salva, al Dios que sana, al Dios que protege, hay gente que conoce al Dios que sana porque desapareció el cáncer, pero hoy usted debe conocer al Dios de Pactos, al que dio lo mejor de sí mismo para dar bendiciones en la Tierra.

Lucas 17:5  Dijeron los apóstoles al Señor: Auméntanos la fe.

Ellos tenían una necesidad interna, ellos querían más fe y sólo la gente que sabe el poder de la fe buscan que ésta aumente porque saben que cuando su medida de fe crezca su vida va a cambiar, saben lo que pueden lograr a través de la fe, saben que el lenguaje que Dios entiende es FE.

Lucas 5:6 Entonces el Señor dijo: Si tuvierais fe como un grano de mostaza, podríais decir a este sicómoro: Desarráigate, y plántate en el mar; y os obedecería.

Una persona de fe es aquella persona que sabe dar órdenes, en el Reino de los cielos la gente funciona basado en órdenes, cuando los discípulos se iban a hundir en una barca, Jesús estaba durmiendo y ellos le dijeron: “Nos estamos hundiendo” Jesús les dijo:         “Hasta cuándo tengo que soportarlos, hombres de poca fe” y dio una orden a la tormenta y ésta se calmó.   Yo no quiero ser una persona de poca fe, quiero ser de mucha fe.  Jesús tenía que enseñarles a sus discípulos más acerca de la fe.

Lucas 5:7-10 ¿Quién de vosotros, teniendo un siervo que ara o apacienta ganado, al volver él del campo, luego le dice: Pasa, siéntate a la mesa?  ¿No le dice más bien: Prepárame la cena, cíñete, y sírveme hasta que haya comido y bebido; y después de esto, come y bebe tú?  ¿Acaso da gracias al siervo porque hizo lo que se le había mandado? Pienso que no.   Así también vosotros, cuando hayáis hecho todo lo que os ha sido ordenado, decid: Siervos inútiles somos, pues lo que debíamos hacer, hicimos.

Jesús está enseñando que nuestra fe va a aumentar en la medida que yo atienda a mi Señor.  Para que mi fe aumente debo dar antes de pedir, antes que demandar que me atienda yo debo atender y servir.  Mientras usted se asegura de ser una persona que conoce a su Señor la fe le va a aumentar, sólo aquellos que conocen a su Señor y le sirven son aquellos a los que el Señor atiende.  Primero el Señor se sienta y usted lo atiende, luego cambian los papeles.  Cuando Dios lo invite a la mesa es porque usted ya le dio lo que él necesita.

Una persona de fe es aquella persona que al meditar no basta con creer hay que ordenar, sólo el que atiende conoce a su Señor y el que le conoce confía

Jueces 6:11 Los hijos de Israel hicieron lo malo ante los ojos de Jehová; y Jehová los entregó en mano de Madián por siete años.   Y la mano de Madián prevaleció contra Israel. Y los hijos de Israel, por causa de los madianitas, se hicieron cuevas en los montes, y cavernas, y lugares fortificados.   Pues sucedía que cuando Israel había sembrado, subían los madianitas y amalecitas y los hijos del oriente contra ellos; subían y los atacaban.   Y acampando contra ellos destruían los frutos de la tierra, hasta llegar a Gaza; y no dejaban qué comer en Israel, ni ovejas, ni bueyes, ni asnos.   Porque subían ellos y sus ganados, y venían con sus tiendas en grande multitud como langostas; ellos y sus camellos eran innumerables; así venían a la tierra para devastarla. De este modo empobrecía Israel en gran manera por causa de Madián; y los hijos de Israel clamaron a Jehová.  Y cuando los hijos de Israel clamaron a Jehová, a causa de los madianitas,   Jehová envió a los hijos de Israel un varón profeta, el cual les dijo: Así ha dicho Jehová Dios de Israel: Yo os hice salir de Egipto, y os saqué de la casa de servidumbre.  Os libré de mano de los egipcios, y de mano de todos los que os afligieron, a los cuales eché de delante de vosotros, y os di su tierra;  y os dije: Yo soy Jehová vuestro Dios; no temáis a los dioses de los amorreos, en cuya tierra habitáis; pero no habéis obedecido a mi voz.

La palabra obedecer aparece en la parábola del siervo porque dice que inútiles son por haber hecho sólo lo que se le había dicho, la obediencia es clave, la obediencia es hermana de la fe, el desobediente es en una persona falta de fe, su fe tiene enemigos, el temor, la angustia, la inseguridad, aún la  gente que lo rodea.

Yo le pregunté al Señor: ¿Qué  va a pasar con tus hijos cuando pasan estos momentos de escasez?  Me dijo que en ese momento iba a ver quién confiaba realmente en él.  Es fácil decir que creemos en Dios, pero este es el tiempo donde hay que demostrarlo.

Quiero que Dios aumente mi fe, dice la Palabra que si honramos a Dios y a nuestros padres nos irá bien sobre la tierra, hace dos años yo hice una promesa de fe, a los meses Dios me permitió comprar mi casa, le cuento esto para que vea el poder del altar de Dios,  hace poco, me empezó a inquietar algo, agarré mis ahorros  y los entregué y el Señor está empezando a hacer cosas extrañas, sobrenaturales, porque así es como funciona el reino.

Dios sigue respondiendo a las personas que se atrevieron a hacer lo sobrenatural, el Reino de Dios funciona con órdenes, no olvide que el milagro está en su boca.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

El Reino del Padre

Pastor Cash Luna

Jesús tenía que trabajar en la vida y en el corazón de sus discípulos, porque era algo muy importante para que ellos por fin pudieran descubrir el poder que Dios tenía.

Aprecia las promesas

Pastor Cash Luna

El Señor nos ha dado promesas para que le creamos y lo confesemos. La Palabra dice que todo lo que sembramos, cosecharemos. Dios nos da la semilla para hacerlo, sólo debemos decidir creer y esperar cosechar todas las bendiciones que El tiene para nosotros.

Consejos para iniciar el año

Pastor Raúl Marroquín

Es tiempo de creer, de salir del pozo y alcanzar nuestros sueños.