Yo soy

CONÓCENOS

 

En muchas ocasiones, Jesús dijo claramente que Él era el Hijo de Dios y lo hizo con la afirmación: “Yo soy”, lo que tiene una connotación diferente a la que conocemos, ya que decir esas dos palabras, literalmente era decir: “Soy Jehová, soy Yavé”. Por ejemplo, lo dijo dos veces cuando lo buscaron para apresarlo. Así fue como se identificó frente a sus captores. Entonces, dice la Palabra que unos retrocedieron y que otros cayeron a tierra porque la presencia de Dios descendió.

 

En el Antiguo Testamento también vemos que Dios se nombra a sí mismo de esta forma. En la Biblia se menciona más de seis mil veces. Por ejemplo, cuando se le presentó a Moisés y le encomendó la misión de regresar a Egipto a liberar al pueblo judío. Dios lo llamó en medio de un desierto, como tal vez nos ha sucedido, cuando Él nos busca en medio de una dificultad muy grande. Quizá no vemos la zarza ardiente, pero se pronuncia y nos llama. Es ese momento, con Moisés, vemos que dijo: “Yo soy”. De nuevo se da ese nombre, no es que dijera: “Aquí estoy”, sino que de forma contundente asegura que es Dios, cuyo nombre en hebreo, Yavé, deriva de una palabra griega que significa una acción concreta, la de ser, existir. Esto se traduce como: “Él, quien será, es y fue”.  Con este poderoso significado es que los judíos comprendían ese: “Yo soy” que Jesús dijo tantas veces. Para un conocedor de la ley era impactante que se nombrara a sí mismo como se nombraba a Dios, presencia divina y activa que habla de lo pasado, presente y futuro. Él es en quien creemos, el Mesías, el Señor de ahora y de siempre, presente en nuestra vida, quien venció a la muerte.

 

Como cristianos nacidos de nuevo, sabemos que nuestro Padre tiene reservadas cosas maravillosas para nosotros, pero es necesario que apreciemos esta revelación en su justa dimensión, de lo contrario seríamos como aquellos que tienen una súper computadora, pero no la conocen bien y solo la utilizan para hacer pequeñas tareas como escribir cartas sencillas. Aceptar que somos salvos es darle la bienvenida a Jesús como nuestro Señor, Dios vivo y poderoso que nos abre las puertas para ver maravillas. Él dijo que podríamos hacer cosas mayores en Su nombre. Así que atrévete a demostrar que crees en Su promesa. Pide por tu milagro, por esa respuesta sobrenatural que tanto anhelas. No desperdicies el poder que nuestro Padre nos ha dado, pide en el poderoso nombre de Jesús, quien ha sido, es y será eternamente.

 

Antes de que Jesús nos diera libre acceso al trono de Dios, era necesario un intermediario, un sacerdote que debía presentar sacrificio santo y corría el riesgo de morir en el intento, pero nuestro Salvador nos dio un hermoso regalo y podemos acercarnos confiados al Padre, adorarlo y pedirle cuanto necesitamos. ¡Tenemos comunicación directa con Dios! Los discípulos tenían poder para echar fuera demonios y hacer prodigios porque “Yo soy” les dio esa potestad. Ahora nosotros la tenemos. ¡Aprovechémosla! Su promesa está viva y vigente.

 

Jesús fue muy claro para recordarnos que Él, es decir, Dios Hijo, junto al Padre y al Espíritu Santo, es Jehová vivo, Señor de vivos, no de muertos, porque venció todo límite humano, resucitó, lo cual le da potestad por sobre toda cosa creada en todo tiempo y dimensión. ¿No es suficiente para sentirnos agradecidos y confiados?  Estamos vivos en el nombre del Señor, ¡resucita y aprovecha el privilegio de ser hijo del Dios vivo! Ejerce tu autoridad y tendrás poder para hacer huir a la enfermedad, al fracaso y a la pobreza. El diablo no tendrá influencia sobre ti, saldrá corriendo porque le teme al nombre de Dios. Fue derrotado por “Yo soy”,  ya que Jesús, el pan de vida, el camino y la verdad, enfrentó la muerte, salió vencedor y nos hace partícipes de Su victoria. Proclama con fuerza: “Soy salvo, libre de pecado y tengo vida en abundancia, aunque muera, viviré”.

 

Hoy es el día para arrepentirnos, recibir perdón y autoridad, al morir al pecado y resucitar a la nueva vida en Cristo. Aceptarlo también es un compromiso para vivir en fe, hacer a un lado los impulsos de nuestra carne, luchar frente a la tentación y glorificar el nombre del Señor al obrar según el Espíritu, quien nos guía.

 

Antes de aceptar a Jesús estábamos muertos, pero hemos resucitado a una nueva existencia, plena y sin temor. Somos hijos, no siervos, somos coherederos con Cristo, quien nos regaló la vida eterna y también la posibilidad de disfrutar una buena vida en la tierra ¿El milagro que necesitas se compara a resucitar a un muerto? Porque Dios ya lo hizo y puede resucitar tus sueños y toda bendición que creas inalcanzable. Nuestros problemas y enfermedades se ven grandes, nuestra necesidad parece imposible de satisfacer, pero creemos en el Dios vivo, capaz de toda buena obra. Acércate a Él, dile: “Papito ayúdame, en el nombre de mi hermano Jesús, en el nombre de Tu Hijo amado, yo necesito que me ayudes”. Para recibir debes pedir y hacerlo correctamente, en el nombre de Jesús todopoderoso, Dios vivo.

 

Hónralo por Su sacrifico, por ser el Cordero perfecto, inmolado por nuestra salvación. Declara: “En Tu nombre haré y veré milagros, porque soy heredero de la gracia. Sé que el milagro que espero será hecho hoy, no hay enfermedad o necesidad que no puedas suplir, estás vivo, reinas y habitas en la presencia del Padre, ¡gracias!”.

 

Versículos de Referencia:

 

  • Juan 18:4-8 relata: Pero Jesús, sabiendo todas las cosas que le habían de sobrevenir, se adelantó y les dijo: ¿A quién buscáis? Le respondieron: A Jesús nazareno. Jesús les dijo: Yo soy. Y estaba también con ellos Judas, el que le entregaba. Cuando les dijo: Yo soy, retrocedieron, y cayeron a tierra. Volvió, pues, a preguntarles: ¿A quién buscáis? Y ellos dijeron: A Jesús nazareno. Respondió Jesús: Os he dicho que yo soy; pues si me buscáis a mí, dejad ir a éstos;

 

  • Éxodo 3:6-8 explica: Y dijo: Yo soy el Dios de tu padre, Dios de Abraham, Dios de Isaac, y Dios de Jacob. Entonces Moisés cubrió su rostro, porque tuvo miedo de mirar a Dios. Dijo luego Jehová: Bien he visto la aflicción de mi pueblo que está en Egipto, y he oído su clamor a causa de sus exactores; pues he conocido sus angustias, y he descendido para librarlos de mano de los egipcios, y sacarlos de aquella tierra a una tierra buena y ancha, a tierra que fluye leche y miel, a los lugares del cananeo, del heteo, del amorreo, del ferezeo, del heveo y del jebuseo.

 

  • Mateo 22:32 explica: Yo soy el Dios de Abraham, el Dios de Isaac y el Dios de Jacob? Dios no es Dios de muertos, sino de vivos.

 

  • Juan 6:51 dice: Yo soy el pan vivo que descendió del cielo; si alguno comiere de este pan, vivirá para siempre; y el pan que yo daré es mi carne, la cual yo daré por la vida del mundo.

 

  • Juan 11:25 repite: Le dijo Jesús: Yo soy la resurrección y la vida; el que cree en mí, aunque esté muerto, vivirá.

 

  • Juan 8:24 comparte: Por eso os dije que moriréis en vuestros pecados; porque si no creéis que yo soy, en vuestros pecados moriréis.

 

  • Romanos 8:1-3 afirma: Ahora, pues, ninguna condenación hay para los que están en Cristo Jesús, los que no andan conforme a la carne, sino conforme al Espíritu. Porque la ley del Espíritu de vida en Cristo Jesús me ha librado de la ley del pecado y de la muerte. Porque lo que era imposible para la ley, por cuanto era débil por la carne, Dios, enviando a su Hijo en semejanza de carne de pecado y a causa del pecado, condenó al pecado en la carne;

 

  • Romanos 8: 10-17 enseña: Pero si Cristo está en vosotros, el cuerpo en verdad está muerto a causa del pecado, mas el espíritu vive a causa de la justicia. Y si el Espíritu de aquel que levantó de los muertos a Jesús mora en vosotros, el que levantó de los muertos a Cristo Jesús vivificará también vuestros cuerpos mortales por su Espíritu que mora en vosotros. Así que, hermanos, deudores somos, no a la carne, para que vivamos conforme a la carne; porque si vivís conforme a la carne, moriréis; mas si por el Espíritu hacéis morir las obras de la carne, viviréis. Porque todos los que son guiados por el Espíritu de Dios, éstos son hijos de Dios. Pues no habéis recibido el espíritu de esclavitud para estar otra vez en temor, sino que habéis recibido el espíritu de adopción, por el cual clamamos: !!Abba, Padre! El Espíritu mismo da testimonio a nuestro espíritu, de que somos hijos de Dios. Y si hijos, también herederos; herederos de Dios y coherederos con Cristo, si es que padecemos juntamente con él, para que juntamente con él seamos glorificados.

 

 

TEMAS RELACIONADOS

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

El arte de decidir

Pastor Cash Luna

Dios anda en busca de tu corazón antes de prosperarte, porque en él guarda los motivos por los cuales quieres ser próspero en todas las áreas de tu vida. Si hay cosas todavía que no hemos superado, él no nos va a prosperar, pues no nos dará algo para que nos aparte de El.

Manteniendo las puertas abiertas

Pastor Hugo López

La integridad de tu vida permite que el Señor te brinde oportunidades que debes aprovechar.

Más allá de los límites

Pastor Rudy Gracia

¡Naciste para avanzar, para superarte y recibir bendición!