Unidos para orar y servir al prójimo

CONÓCENOS

Se llevó a cabo el Desayuno Nacional de Oración por Guatemala, organizado por Guatemala Próspera.

Durante el evento, el pastor Cash Luna tuvo unos minutos para pronunciarse en un breve discurso que enfatizó la importancia de respetarse unos a otros, sin discriminar. “Guatemala necesita puentes, no paredes. Debemos respetarnos sin importar lo que el otro hace o deja de hacer, porque todos somos guatemaltecos y todos estamos luchando por sacar adelante al país, así seamos empresarios, religiosos o gobernantes. Todos lo podemos lograr en unidad y si involucramos a Dios como parte de nuestra sociedad”, declaró antes de concluir su ponencia con esta oración: “Señor, te damos muchas gracias por esta experiencia de oración en la que nos unimos para buscarte. Te pedimos por la paz de Guatemala, que reine Tu justicia, que cese la violencia. Cubre y guarda a cada guatemalteco, a las personas que trabajan en las instituciones y que prestan servicio a los ciudadanos. Que Tu paz llegue a cada hogar, a cada vecindario, municipio y departamento del país. Te pedimos por todos los gobernantes del mundo para que vivamos quieta y reposadamente”.

Este evento —al que también asistieron políticos, líderes religiosos, cuerpo diplomático, miembros del CACIF e invitados internacionales — se celebró por cuarto año consecutivo, y por segunda ocasión fue presidido por Jimmy Morales, actual presidente de la República. Entre los invitados internacionales estuvieron los congresistas estadounidenses Ken Buck (Colorado) y Tony Hall (Ohio), tres veces nominado al Premio Nobel de la Paz; además David Beasley, exgobernador de Carolina del Sur y actual director ejecutivo del Programa Mundial de Alimentos.

TEMAS RELACIONADOS

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

El plan de Dios para nosotros en el área financiera

Eduardo Palacios

Gasta con sabiduría lo que ganas y comenzarás a prosperar.

La Policía Nacional Civil y Casa de Dios honran a héroes

Más de 150 policías que han resultado heridos ejerciendo su deber fueron honrados junto con sus familias.

20 años Casa de Dios

Una historia de fe, amor y compromiso