Conéctate a nuestro servicio en vivo
Conéctate a Intercesión
Conéctate a Martes de ministración
Conéctate a nuestro Discipulado
El amor no depende de lo que hagas

El amor no depende de lo que hagas

22 de febrero de 2021

Tiempo de lectura: < 1 minuto

Esto significa que todo el que pertenece a Cristo se ha convertido en una persona nueva. La vida antigua ha pasado; ¡una nueva vida ha comenzado!
2 Corintios 5:17 (NTV).

Dios es capaz de renovar nuestro entendimiento y de transformar nuestro corazón porque nos ama sin reserva e incondicionalmente. No importa cuántos errores hayamos cometido en el pasado, Él no condiciona nuestras circunstancias ni se enfoca en lo temporal, pues al ser el creador del Universo entiende que a veces nos gobierna nuestra naturaleza pecaminosa.

Como creyentes debemos vivir con la completa convicción de que Dios nos ama tal como somos y que tiene misericordia de nosotros en todo momento, ya que Él conoce las obras de nuestra carne y aun así nos perdona siempre que se lo pedimos de corazón. La misma Biblia nos enseña que Él sujeta nuestras iniquidades y echa en lo profundo del mar nuestros pecados (Miqueas 7:19).

De esa misma manera es como debemos amar a quienes nos rodean. El amor jamás debería condicionarse por las equivocaciones, puesto que todas las personas somos perfectamente imperfectas. Asimismo, el amor no depende de lo que hemos hecho o dejado de hacer, más bien, nos acerca a la libertad de caminar sin ataduras de culpa y vergüenza.

Recuerda que Dios siempre ve más allá de nuestros pecados y fracasos, pues se enfoca, en primer lugar, en la persona a la que creó y en el propósito que determinó para ella.

Temas relacionados:
| |

¿Te gustó? Compártelo en tus redes

También te puede interesar

Poderosas decepciones

Pastor Juan Diego Luna

Nuestro poder no viene de acciones humanas, sino del Dios que nos respalda.

Lo más importante

Pastor Hugo López

La clave está en saber escuchar la voz de Dios, pero también en obedecerla.

De la comunión a la intimidad

Pastor Cash Luna

Debemos ser llenos del Espíritu Santo no solo porque nosotros lo queramos, sino porque también ese es Su deseo.