Anticipando nuestra victoria

CONÓCENOS

En el deporte no solo basta tener habilidad, la preparación física es indispensable para pelear por los mejores lugares. Por eso debemos prepararnos físicamente, no para lo que ya estamos viviendo sino para lo que vendrá. La fe funciona igual: no solo hacemos campañas de 40 días de fe para vivirlas sino también para lo que vendrá a partir del día 41. En eso consiste prepararnos y anticiparnos a nuestra victoria. Cosas que ojo no vio, ni oído oyó, Dios las ha preparado para quienes le aman. Por eso vivimos por fe.

Vemos cosas y personas morir a nuestro alrededor, pero Dios no se enfoca en quien se va sino en quien se queda. Perdemos cosas para ganar otras. Cuando Moisés murió, el Señor lo recibió en el cielo y también le aseguró a Josué que estaría con él para que asumiera con confianza el enorme reto de conquistar la tierra prometida[1] Si Dios no nos abandona, no nos abandonemos nosotros mismos. Cuando Dios está con nosotros no hay problema que sea más fuerte.[2]

Las personas de fe no son las que piensan que nunca les pasará algo malo sino las que están seguras de que, de una u otra forma, siempre serán bendecidas. Son las que viven pensando que algo bueno les ha de pasar siempre, que la misericordia los acompañará el resto de su vida. ¡Anticipa tu victoria y cuando emprendas algo, hazlo con la plena certeza de que saldrá bien!

No importa cuánto consigamos en la vida, tengamos nuestra confianza puesta en la medida de fe que Dios nos dio y no en las cosas que hayamos conseguido por medio de esa fe. Además, vivamos una fe corporativa con la que valoremos y aprendamos de los logros de los demás. La envidia es la raíz de la mayor ignorancia porque nos aleja de quienes podemos aprender. En vez de criticar lo que otros hacen, mejor pregunta cómo lo hacen. De eso se trata la fe corporativa. Los pastores no solo debemos predicar y dar Palabra, sino dar resultados concretos de nuestra fe para que otros puedan imitarla.[3]

La película The Perfect Game cuenta la historia de un grupo de niños de Monterrey, México, que ganaron la Serie Mundial de las ligas infantiles de béisbol. Fueron discriminados a causa de sus aspiraciones, pero cerraron oídos a las voces negativas y solo prestaron atención a las positivas, entre ellas las de su entrenador. El niño pitcher, llamado Ángel, logró la proeza de un juego perfecto: cero carreras, cero hits. Creyó en sí mismo sin esperar a que alguien más lo hiciera primero. Sigue su ejemplo y verás que atraerás a los que creerán junto a ti.

Aunque seas productivo y no te haga falta fruto, prepara tu mente para alegrarte en el Señor aun cuando llegara a faltar porque Él es tu fuerza.[4] Podrás perderlo todo, incluso, pero nunca pierdas el gozo porque será la fuerza que te ayudará a salir adelante. ¡Mantén siempre buena actitud!

Nuestros antepasados bíblicos tomaron igual o mayores riesgos que nosotros, así que no te avergüences de tus orígenes cristianos y cree por más. Algunos te verán como a un loco, pero no importa. Los sueños que tú no veas cumplirse, los verán tus hijos y tus nietos, por lo tanto, ten fe, no te afanes y aunque la higuera no florezca, alégrate en el Señor y anticipa la victoria siempre.


[1] Josué 1:1-5: Aconteció después de la muerte de Moisés siervo de Jehová, que Jehová habló a Josué hijo de Nun, servidor de Moisés, diciendo: Mi siervo Moisés ha muerto; ahora, pues, levántate y pasa este Jordán, tú y todo este pueblo, a la tierra que yo les doy a los hijos de Israel. Yo os he entregado, como lo había dicho a Moisés, todo lugar que pisare la planta de vuestro pie. Desde el desierto y el Líbano hasta el gran río Eufrates, toda la tierra de los heteos hasta el gran mar donde se pone el sol, será vuestro territorio. Nadie te podrá hacer frente en todos los días de tu vida; como estuve con Moisés, estaré contigo; no te dejaré, ni te desampararé.

[2] Romanos 8:31: ¿Qué, pues, diremos a esto? Si Dios es por nosotros, ¿quién contra nosotros?

[3] Hebreos 13:7: Acordaos de vuestros pastores, que os hablaron la palabra de Dios; considerad cuál haya sido el resultado de su conducta, e imitad su fe.

[4] Habauc 3:17-19: Aunque la higuera no florezca, ni en las vides haya frutos, aunque falte el producto del olivo, y los labrados no den mantenimiento, y las ovejas sean quitadas de la majada, y no haya vacas en los corrales; con todo, yo me alegraré en Jehová, y me gozaré en el Dios de mi salvación. Jehová el Señor es mi fortaleza, el cual hace mis pies como de ciervas, y en mis alturas me hace andar. Al jefe de los cantores, sobre mis instrumentos de cuerdas.

TEMAS RELACIONADOS

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Sanidad en el cuerpo y en el corazón

Pastor Cash Luna

Dios desea sanarte. La sangre de Su Hijo Jesús es el precio que pagó para regalarte salvación y vida en abundancia.

Rompe tus límites

Pastor Cash Luna

¿Has visto el poder de Dios hacer algo en tu vida? ¿Algo que tú estás seguro que fue por intervención divina? ¿Has visto la mano de Dios actuar a favor de tu familia, empresa y nación?

Amenazas para nuestra felicidad

Pastor Cash Luna

Tu felicidad debe estar condicionada únicamente por tu fe que genera gozo y paz.