Conéctate a nuestro servicio en vivo
Conéctate a Intercesión
Conéctate a Martes de ministración
Conéctate a nuestro Discipulado
Avanzar y nunca retroceder

Avanzar y nunca retroceder

02 de octubre de 2022

Tiempo de lectura: 3 minutos

La fe no es estática, sino dinámica. No es para personas que se quedan estancadas en la vida viendo cómo todo pasa, ni para quienes buscan excusas para no avanzar. Ese paso que nunca das te estanca de muchas maneras (por ejemplo, pienso en las parejas que llevan muchos años de noviazgo y nunca han dado el paso del matrimonio). Ser indeciso es uno de los peores defectos que puede tener una persona.

En la parábola de los talentos del Nuevo Testamento leemos que hubo dos siervos que se arriesgaron y multiplicaron lo que recibieron de su señor; pero el tercero fue negligente, tuvo miedo y lo escondió.[1] Muchas veces preferimos no actuar y nos escondemos porque nos da miedo la incertidumbre, pero no debemos quedarnos estáticos porque no fuimos creados para eso. Hay personas que tienen un mismo puesto de trabajo durante años: su zona de confort les impide ver hacia el futuro. Y el que no avanza, pierde. Si no avanzamos, no crecemos.

En Éxodo leemos sobre un pueblo que dudó de Dios y de Moisés, y que prefería la esclavitud en Egipto antes que avanzar a lo desconocido.[2] Su mentalidad durante siglos se había vuelto rutinaria. Para obtener la libertad que les había sido prometida tenían que marcharse de allí,[3] así que Dios endureció el corazón de los egipcios para que ellos avanzaran.[4] En nuestra vida muchas veces el Señor permitirá situaciones como esta para que nos obliguemos a avanzar.

Retroceder es aún peor que mantenerse en un mismo lugar. Más adelante, cuando el pueblo de Israel se encontraba en el desierto, dudó nuevamente del Dios que los había sacado de la esclavitud, cuestionándose si no sería mejor regresar a Egipto.[5] Lo mismo podría pasarnos a nosotros cuando dudamos y decidimos retroceder a pesar de haber recibido bendiciones maravillosas y haber experimentado el poder de Dios. Muchas veces nos engañamos haciéndonos creer que el pasado fue mejor, cuando la verdad es que un presente en Cristo, por muy bueno o malo que nos parezca, solo puede significar una transición hacia un mejor futuro. Dios no retrocede y espera que tú tampoco lo hagas.

Ver hacia atrás solo interrumpe nuestro verdadero propósito. Por eso que lo único que te defina sean los pasos que das hacia adelante. Cuando Dios te llame a dar un primer paso, no lo dudes, porque en cada paso que des Él estará ahí para respaldarte. No permitas que el miedo te impida avanzar. No es de dónde vienes, sino hacia dónde vas; así que empieza a dar pasos hacia adelante que te ayuden a alcanzar una vida llena de bendición y plenitud en Cristo.


[1] Mateo 25:25-30: Por lo cual tuve miedo, y fui y escondí tu talento en la tierra; aquí tienes lo que es tuyo. Respondiendo su señor, le dijo: Siervo malo y negligente, sabías que siego donde no sembré, y que recojo donde no esparcí. Por tanto, debías haber dado mi dinero a los banqueros, y al venir yo, hubiera recibido lo que es mío con los intereses. Quitadle, pues, el talento, y dadlo al que tiene diez talentos. Porque al que tiene, le será dado, y tendrá más; y al que no tiene, aun lo que tiene le será quitado. Y al siervo inútil echadle en las tinieblas de afuera; allí será el lloro y el crujir de dientes.

[2] Éxodo 14:12: ¿No es esto lo que te hablamos en Egipto, diciendo: Déjanos servir a los egipcios? Porque mejor nos fuera servir a los egipcios, que morir nosotros en el desierto. 

[3] Éxodo 14:13-15: Y Moisés dijo al pueblo: No temáis; estad firmes, y ved la salvación que Jehová hará hoy con vosotros; porque los egipcios que hoy habéis visto, nunca más para siempre los veréis. Jehová peleará por vosotros, y vosotros estaréis tranquilos. Entonces Jehová dijo a Moisés: ¿Por qué clamas a mí? Di a los hijos de Israel que marchen. 

[4]  Éxodo 14:17-18: Y he aquí, yo endureceré el corazón de los egipcios para que los sigan; y yo me glorificaré en Faraón y en todo su ejército, en sus carros y en su caballería; y sabrán los egipcios que yo soy Jehová, cuando me glorifique en Faraón, en sus carros y en su gente de a caballo.

[5] Números 14:1-3: Entonces toda la congregación gritó, y dio voces; y el pueblo lloró aquella noche. Y se quejaron contra Moisés y contra Aarón todos los hijos de Israel; y les dijo toda la multitud: ¡Ojalá muriéramos en la tierra de Egipto; o en este desierto ojalá muriéramos! ¿Y por qué nos trae Jehová a esta tierra para caer a espada, y que nuestras mujeres y nuestros niños sean por presa? ¿No nos sería mejor volvernos a Egipto?

Temas relacionados:
| | | |

¿Te gustó? Compártelo en tus redes

También te puede interesar

Poderosas decepciones

Pastor Juan Diego Luna

Nuestro poder no viene de acciones humanas, sino del Dios que nos respalda.

Lo más importante

Pastor Hugo López

La clave está en saber escuchar la voz de Dios, pero también en obedecerla.

De la comunión a la intimidad

Pastor Cash Luna

Debemos ser llenos del Espíritu Santo no solo porque nosotros lo queramos, sino porque también ese es Su deseo.