Celebra la vida

CONÓCENOS

 

La vida no concluye cuando nuestro corazón deja de palpitar, ya que solo pasa a otro estado. Claro que nos duele que un ser querido muera, sentimos la separación, pero no olvidemos que es solo un momento de transición, ya que la vida pasa a otro nivel mucho mejor, si hemos creído en la eternidad que Dios nos ha prometido. Esa nueva vida es una realidad divina porque el sacrificio de nuestro Señor Jesucristo pagó el precio para que nosotros trascendamos, para que todos los que hemos sido lavados por Su sangre disfrutemos de un futuro eterno, con un cuerpo renovado que ya no padecerá más. ¡Al morir la vida no concluye! Claro que es normal que lloremos una pérdida, es parte de la vida el morir, pero está escrito que Jesús nos dejó al Consolador para fortalecernos y darnos de la paz que sobrepasa todo entendimiento.

He estado en dos tipos de funerales, aquel donde los familiares lloran, pero se percibe la esperanza de vida y la certeza de que la eternidad es una realidad para la persona que murió. Sin embargo, también he estado en otros funerales donde no hay esperanza porque tal vez no creen. Conozco personas cuyo luto ha permanecido durante mucho tiempo y parece que no pueden superarlo a pesar de saber que los que se han ido ya están disfrutando de una mejor existencia y que la vida continúa. ¡Hay que recuperarse de esos momentos!  Una de las cosas más dolorosas es separarse de un ser querido, incluso cuando está vivo, no digamos cuando sabemos que ya no volveremos a verlo. Esas ausencias son las que muchas veces provocan que busquemos respuestas, pero hay preguntas que no las tienen. Como la razón por la cual mueren niños pequeños o personas que viven dedicadas a hacer el bien, como la pastora María Gracia, esposa del pastor Rudy Gracia, valiosa mujer de Dios que ahora goza eternamente en Su presencia. Sin embargo, aunque no comprendamos, la promesa que nos sostiene es que todo obra a bien para quienes aman al Señor, incluso en medio de la tristeza de perder a un ser querido. Si nos tomamos de la mano de Dios, sabemos que todo está bajo Su control1. Nuestra razón no logra discernir lo que sucede, pero si nuestra fe es fuerte sabemos que Dios nos sostiene.

Si tenemos fe, no podemos desmayar ante la muerte de alguien que amamos, ya que no somos de los que retroceden, sino que somos de los que avanzan, seguros de la vida eterna que nos espera. No sabemos si mañana estaremos vivos, por lo tanto debemos vivir hoy como si fuera el último día. Hay que amar, cuidar y expresar lo mejor que tenemos porque es el momento que Dios nos da para hacerlo.

¿Qué pasaría si supiéramos cuándo dejamos de existir? Tal vez nos pondríamos a cuentas hasta los últimos momentos, así que por eso es mejor no saberlo, ya que lo importante es estar preparados siempre, con nuestra confianza puesta en Dios, seguros de que la vida no termina al morir, y conscientes de lo que nos espera.

Te tengo una excelente noticia, llegará el día cuando veremos cara a cara a nuestro Creador, y también daremos cuenta de lo que hemos hecho, sea bueno o malo. ¿Qué tipo de vida llevamos para alcanzar lo que deseamos en la eternidad?2 Nuestras creencias definen nuestra conducta. Sabemos que Dios nos perfecciona para que hagamos evidente en lo que creemos. Lo que hacemos hoy define lo que recibiremos en la vida eterna, delante de Su presencia.

La vida es muy corta como para gastarla en problemas y necedades. Es mejor decidir ser felices, porque la felicidad es una decisión. ¡Disfrútala junto a tus seres queridos! Expresa tu amor, no te quedes con la gana de dar un abrazo y un beso. Reconcíliate con aquellos de quienes te has alejado por algún disgusto. Conozco hermanos que se han distanciado por herencias o propiedades y realmente nada sustituye el amor de la familia.

Hoy es un buen día para que te reúnas con tus seres queridos. Dile a tu esposa que la amas, que la necesitas. Dile a tu esposo lo valioso que es para ti. Llama a tus padres para darles gracias por todo lo que hicieron por ti. Exprésale a tus hijos lo que valen y cuánto los amas. Toma flores y llévalas a tu mamá, abrázala, tal vez ya le cuesta caminar, pero siempre estuvo allí para ti, le hizo frente a la vida para sacarte adelante. Como dice mi mamá: “Las flores se dan en vida”, porque hay que agradar cuando se puede disfrutar, no después de la muerte. Construye buenos recuerdos en tus hijos, en familia. Ama y ponte a cuentas como si hoy fuera tu último día de vida, expresa lo que llevas dentro, cuida de tu gente, valora lo que tienes y agradece en cada momento: “Gracias Padre por perdonarme, por aceptarme y por salvarme. Gracias por todo lo que me has dado y por la vida que me espera a Tu lado, después que esta existencia terrenal acabe”.

Versículos de referencia

1 Romanos 8:28 comparte: Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados.

2 2 Corintios 5: 1-10 dice: Porque sabemos que si nuestra morada terrestre, este tabernáculo, se deshiciere, tenemos de Dios un edificio, una casa no hecha de manos, eterna, en los cielos. Y por esto también gemimos, deseando ser revestidos de aquella nuestra habitación celestial; pues así seremos hallados vestidos, y no desnudos. Porque asimismo los que estamos en este tabernáculo gemimos con angustia; porque no quisiéramos ser desnudados, sino revestidos, para que lo mortal sea absorbido por la vida. Mas el que nos hizo para esto mismo es Dios, quien nos ha dado las arras del Espíritu.  Así que vivimos confiados siempre, y sabiendo que entre tanto que estamos en el cuerpo, estamos ausentes del Señor (porque por fe andamos, no por vista);pero confiamos, y más quisiéramos estar ausentes del cuerpo, y presentes al Señor. Por tanto procuramos también, o ausentes o presentes, serle agradables. Porque es necesario que todos nosotros comparezcamos ante el tribunal de Cristo, para que cada uno reciba según lo que haya hecho mientras estaba en el cuerpo, sea bueno o sea malo.

 

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Bendeciré a tus generaciones

Pastor Hugo López

Los valore que vives y enseñas son la garantía de la bendición que Dios quiere darle a tu descendencia.

Debo escoger

Pastor Cash Luna

Nuestra vida es una constante toma de decisiones. Pide al Señor carácter y sabiduría para escoger lo bueno y desechar lo malo.

Cuando Dios escoge a alguien

Pastor Cash Luna

Dios cuenta contigo, tiene un plan para tu vida y quiere que seas transformado para que puedas transformar a otros.