Contemplando la Cruz

CONÓCENOS

Lucas 23:32-48 Llevaban también con él a otros dos, que eran malhechores, para ser muertos.     Y cuando llegaron al lugar llamado de la Calavera, le crucificaron allí, y a los malhechores, uno a la derecha y otro a la izquierda.      Y Jesús decía: Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen. Y repartieron entre sí sus vestidos, echando suertes.    Y el pueblo estaba mirando; y aun los gobernantes se burlaban de él, diciendo: A otros salvó; sálvese a sí mismo, si éste es el Cristo, el    escogido de Dios. Los soldados también le escarnecían, acercándose y presentándole vinagre, y diciendo: Si tú eres el Rey de los judíos, sálvate a ti mismo.    Había también sobre él un título escrito con letras griegas, latinas y hebreas: ESTE ES EL REY DE LOS JUDÍOS.   Y uno de los malhechores que estaban colgados le injuriaba, diciendo: Si tú eres el Cristo, sálvate a ti mismo y a nosotros.     Respondiendo el otro, le reprendió, diciendo: ¿Ni aun temes tú a Dios, estando en la misma condenación?      Nosotros, a la verdad, justamente padecemos, porque recibimos lo que merecieron nuestros hechos; mas éste ningún mal hizo.     Y dijo a Jesús: Acuérdate de mí cuando vengas en tu reino. Entonces  Jesús  le  dijo: De  cierto te digo que hoy estarás conmigo   en    el paraíso. Cuando era como la hora sexta, hubo tinieblas sobre toda la tierra hasta la hora novena.  Y el sol se oscureció, y el velo del templo se rasgó por la mitad.     Entonces Jesús, clamando a gran voz, dijo: Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu. Y habiendo dicho esto, expiró.   Cuando el centurión vio lo que había acontecido, dio gloria a Dios, diciendo: Verdaderamente este hombre era justo.     Y toda la multitud de los que estaban presentes en este espectáculo, viendo lo que había acontecido, se volvían golpeándose el pecho.

 

Estaba leyendo este  y otros pasajes y vi porciones de la película de la Pasión de Cristo porque en esta semana recordamos que Jesús dio la vida por todos nosotros y leyendo este pasaje me llamó la atención que el Señor estaba crucificado y mucha gente se agolpó o se reunió en ese monte para ver lo que ellos creían era un “espectáculo” y muchos estando allí tuvieron diferentes reacciones ante lo que estaba sucediendo en la cruz.  Me puse a pensar en las costumbres y tradiciones  que tenemos en la Semana Santa, mucha gente aprovecha a ver películas de Jesús, en varios canales de televisión suele transmitirse muchas películas en esta época, todos miran lo que fue su crucifixión de Jesús, otros recuerdan lo que Jesús pasó a través del vía crucis, otras personas en su manera de recordarlo van a ver procesiones en las que a través de una imagen se muestra lo que es la muerte de Cristo,  pero todo esto podría ser un espectáculo ante nuestros ojos, podría ser una recreación si ninguno de nosotros tomara la reacción correcta ante la cruz de Cristo.  

 

Quiero que trate de volver los años y colocarse frente a la cruz, quiero que vea a Jesús en medio de los dos ladrones y trate de ver la gente que está alrededor, por un lado están los soldados romanos indiferentes a lo que está pasando, sorteando la túnica de Jesús, por el otro lado vea a los fariseos burlándose de lo que está pasando, también vea a uno de los malhechores condenados a muerte diciéndole a Jesús “Si eres el Hijo de Dios sálvate y sálvanos a nosotros”, también está el otro malhechor diciendo “Este castigo para nosotros es justo, Señor acuérdate de mí cuando vengas en tu reino”.  Cinco tipos diferentes de personas, esos mismos tipos de personas se encuentran hoy delante de la misma cruz de Cristo y reaccionan igual, aún hoy tenemos gente que pareciera ser soldado romano, llegan ante la cruz viendo qué túnica se apropia, viendo qué beneficio va a sacar.  A mí me asombra pensar cómo los romanos estaban viendo la cruz donde Jesús los estaba salvando y aún así tienen el descaro de estar pensando sólo en una túnica, la pregunta que te quiero hacer es: ¿Qué piensas tú al ver la cruz de Cristo? 

 

Hoy sigue habiendo gente que usa la cruz de Cristo para manipular a otros diciendo: “Si eres cristiano deberías comportarte de diferente manera”.  Hay gente que para lo único que usa a Dios es de mandadero de cobros: “Señor te pido que le digas a él que me pague la deuda”.  Estás ante la cruz donde él perdonó tus deudas y en esa misma cruz quieres usar a Jesucristo de cobrador.

 

Está el otro grupo de personas que sólo se burla, hay gente que ve lo que sucede  en el cristianismo o en Noches de Gloria y dicen que es pagado, que es mentira y se burlan de todo lo que hacemos, otros se acercan a la iglesia porque lo que les interesa es ver el espectáculo, las luces, la música, la alabanza; hay otros como el malhechor de un lado de Jesús que para  lo único que usa la cruz es para manipular a Dios, este hombre le decía:  “Si de verdad eres el Cristo demuéstralo ahora bajándome la cruz” y muchos le dicen ahora al Señor “Si de verdad eres Dios sé cómo puedes demostrarlo al mundo – prospérame – “.    Eso es tentar a Dios.    

 

Pero también hay  gente que está hoy junto a la cruz como el ladrón del otro lado y entiende que lo que está sucediendo es algo grandioso, algo que puede transformar sus vidas, personas capaces de decirle “Señor,  soy pecador, merezco la  muerte, pero si tu tienes misericordia de mi y me perdonas podré estar contigo un día en el paraíso, Señor en ti confío y en ti creo”.

 

Te quiero hacer una pregunta más: ¿Por qué eres cristiano?  ¿Por qué eres hijo de Dios? Hay quienes son cristianos porque tenían una gran necesidad y llegaron a Cristo para  que él supliera para esa necesidad, otras porque es una corriente moderna, otras personas lo son por su familia, pero hay quienes son cristianos  porque han reconocido que son pecadores y que Jesús vino a salvar a toda la humanidad, personas que han tenido un encuentro con la cruz de Cristo, que han tenido de frente la crucifixión  de Cristo y han ido hasta el Calvario creyendo que eso va a cambiar sus vidas,  personas que pasan de las tinieblas a la luz, de la muerte eterna  a la vida eterna, personas que dejaron su pasado sepultado atrás y ahora son nuevas criaturas, son personas que han visto la cruz y han entendido el hecho tan maravilloso que allí ha sucedido, eso es un verdadero cristiano.

 

Cosas que sucedieron en la cruz y que usted debe entender:

 

Colosenses 2:13-15 Y a vosotros, estando muertos en pecados y en la incircuncisión de vuestra carne, os dio vida juntamente con él, perdonándoos todos los pecados,  anulando el acta de los decretos que había contra nosotros, que nos era contraria, quitándola de en medio y clavándola en la cruz,  y despojando a los principados y a las potestades, los exhibió públicamente, triunfando sobre ellos en la cruz.

 

Había un acta que nos era contraria a nosotros, como abogado entiendo que cuando alguien quiere acusarlo escribe una demanda con todos sus crímenes y las pruebas correspondientes,  el diablo lo acuso a usted delante de Dios y presentó una demanda que decía: “Acuso a esta persona por estos pecados y lo pruebo de la siguiente manera…” y fue delante de Dios con pruebas y testigos, si usted iba a juicio delante de Dios lo hubiera perdido, el diablo sabía que si alguien pecaba tenía que morir y Dios no quería entrar a juicio todavía  porque sabía que entrábamos a juicio íbamos a perder, en ese momento Dios dijo que necesitaba un abogado defensor y encontró al mejor de todos y le dijo “esa acta o demanda debes quitarla de en medio y la única manera de quitarla de en medio es que la claves en la cruz junto contigo”.  Quiero que entienda que la Biblia dice que Jesús tomó esa acta y fue a la cruz y la clavó quitándola de en medio de nosotros y Dios porque antes cuando Dios hablaba con nosotros en medio estaba el acta con todas nuestras faltas, pero Jesús la quitó.

 

Colosenses 1:19-20 por cuanto agradó al Padre que en él habitase toda plenitud,  y por medio de él reconciliar consigo todas las cosas, así las que están en la tierra como las que están en los cielos, haciendo la paz mediante la sangre de su cruz.

 

Muchos preguntan cómo pueden tener la paz de Dios y la única manera en la que usted puede tener la paz de Dios es teniendo paz con Dios, si quiere tener la paz que sobrepasa todo entendimiento en la mente y corazón debe tener primero la paz con Dios, puedes estar pasando por tormentos, tribulaciones o aflicciones, puedes estar cargado por algo y necesitas de la paz de Dios, esa paz costó la vida de Jesús y él está tan interesado en dártela que mandó a Jesús a morir en la cruz por nosotros, al morir en la cruz Jesús dijo: “Quiero que tengas paz en la mente y corazón, una paz que siempre esté contigo, paz al despertarte, al dormirte, paz para ir a tu trabajo esa es la voluntad de Dios y en la cruz el consiguió la paz para ti, si estás cargado sólo voltea a ver la cruz de Cristo, pero no la mires como un espectador, mírala como alguien que está buscando los beneficios de ella, la paz que Dios da guardará tus pasos, tus pensamientos y todas tus acciones porque  esas es la voluntad de Dios para tu vida.

 

Hebreos 2: 14-15 Así que, por cuanto los hijos participaron de carne y sangre, él también participó de lo mismo, para destruir por medio de la muerte al que tenía el imperio de la muerte, esto es, al diablo,  y librar a todos los que por el temor de la muerte estaban durante toda la vida sujetos a servidumbre.

 

Cuando Jesús murió en la cruz derrotó al diablo y con ello quiso liberarte a ti del miedo a la muerte, en nuestras culturas se nos enseña a temer a la muerte, asociamos la muerte a una pérdida, entonces en el subconsciente de todos la muerte se ve como una gran pérdida irreparable, y Jesús queriendo librarte de ese miedo que esclaviza destruyó por medio de la muerte al que tenía el imperio de la muerte, por eso el Apóstol Pablo dijo “Para mi el vivir es Cristo y el morir es ganancia”.   ¿Cómo puede alguien llegar a decir que la muerte es una ganancia cuando para otros es una pérdida?  El Apóstol ve la cruz y dice: “Lo que yo entiendo de la muerte fue cambiado en la cruz del Calvario,  para mí ahora la muerte nada más es la manera de poder llegar al lugar donde siempre he deseado estar”.    Usted puede tener familiares que han muerto y han muerto creyendo en Cristo, si ellos hoy pudieran regresar de donde están,  si pudieran salir de la tumba le dirían que no se preocupe por ellos, que están bien, que están en el mejor lugar de todos, que están felices, llenos de paz, que no llore por ellos sino que se alegre y goce porque está en el lugar donde todos desean estar y es por eso que la Biblia dice que Dios cambia el luto en gozo porque en la cruz del Calvario lo que para nosotros era motivo de luto y de lloro  se convierte en un motivo de gratitud y alegría porque ahora podemos decir que en Cristo Jesús tenemos salvación, entrada al cielo y  vida eterna.

 

Una vez escuché la historia del primer turista espacial, dice que pagó veinticinco millones de dólares al programa espacial ruso para que lo llevaran por una semana, no bajó en ningún lugar, sólo llegó a la estación espacial, así que podríamos decir lo siguiente: Un pasaje a Miami te cuesta US$500.00, un pasaje a Europa US$1,200.00, un pasaje al espacio US$25 millones, un pasaje al cielo… no tiene precio, Jesús se lo regaló a usted.

 

Este día celebramos un hecho histórico, el hecho de que Jesús está vivo, podemos ver hacia atrás y  contar la vida de grandes leyendas que ha tenido la historia, leyendas como el Rey Arturo, Robin Hood, Tecún Umán, todos están muertos hoy, si es que existieron;  puede voltear a ver la vida de grandes libertadores o conquistadores como George Washington, Simón Bolívar a quienes les llamaron héroes de la patria, gente que tuvo una conducta intachable y ejemplar, como Pedro, Pablo, San Agustín, a quienes llamaron santos hoy todos están muertos, puede ver la vida de aquellos que quisieron iniciar una religión o que hoy los veneran como cabeza de religión como Mahoma, Buda o  Confucio, todos están muertos, pero Jesucristo está vivo, hoy celebramos no sólo su historia sino también su resurrección, él está vivo y vive para siempre.

Estamos esperando a Nuestro Salvador, puede venir en cualquier momento, porque así como prometió que un día iba a resucitar, también prometió que regresaría una segunda vez, pero esta vez no relacionado con el pecado sino regresaría para instaurar su reino, dice la Escritura que cuando él regrese se oirá una voz de arcángel, una trompeta, que él vendrá en las nubes del cielo y que con él vendrá todos aquellos que han muerto confiando en Jesucristo y que vendrá en las nubes, cuando oigamos esa trompeta en un abrir y cerrar de ojos, en menos de un segundo tu cuerpo mortal, tu cuerpo físico será transformado para tener un cuerpo como el del Señor Jesucristo, un cuerpo glorioso, un cuerpo que no tiene hambre ni se enferma, un cuerpo que no tiene limitaciones de espacio, un cuerpo que no conoce el dolor ni la debilidad, un cuerpo que no conoce heridas, a excepción de las heridas que habrán en el cielo que son las del Señor Jesucristo, ese cuerpo se te dará en un abrir y cerrar de ojos y cuando sientas estarás en las nubes del cielo frente al Señor Jesús, junto a los ángeles de gloria y al lado de todas aquellas personas que han muerto  en Cristo Jesús y todos juntos estaremos para siempre con él, él pondrá sus pies en esta tierra y todo ojo le verá, dice la Escritura que el solo resplandor de su venida habrá de aniquilar al anticristo y es en ese momento habrá de instaurar su reino para siempre y duradero aquí en la Tierra, él habrá de recompensarte todo lo bueno que hayas hecho aquí en la Tierra, te dirá:  “Bien hecho, buen siervo fiel, en lo poco fuiste fiel sobre mucho te pondré, entra en el gozo de tu Señor” entonces empezará un reino en el que dice la Palabra que el león estará al lado de un cordero y ambos serán pastoreados juntos, no habrá más pobreza ni llanto, no habrá más obscuridad el Señor será la luz, esa es la esperanza que todos tenemos por delante y así como un día volteaste a ver a la cruz y le dijiste “Señor soy pecador ten misericordia de mí” hoy puedes voltear a ver a los cielos y decir “Señor soy tu hijo te estoy esperando para que me lleves a casa.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Seminario para la familia

Pastor Cash Luna

La clave para una vida familiar feliz es amar, compartir, servir y ser buen cristiano.

Tú puedes ser un milagro

Pastor José Putzu

Nunca pierdas la oportunidad de hacer el bien a otros para la gloria del Señor.

Pensamientos de bien

Pastor Cash Luna

Dios quiere bendecirnos en todas las áreas de nuestra vida; tiene pensamientos de bien y no de mal para nosotros.