Conéctate a nuestro servicio en vivo
Conéctate a Intercesión
Conéctate a nuestro Discipulado
Dios de milagros

Dios de milagros

02 de abril de 2024

Tiempo de lectura: 2 minutos

Mientras el apóstol Pedro caminó con Jesús vio innumerable cantidad de milagros de todo tipo, eso le permitió entender por qué los profetas vieron el futuro y lo expresaron en tiempo pasado. Jesús nunca estuvo enfermo, pero llevó nuestras enfermedades, tampoco pecó, pero padeció por nuestros pecados como si hubieran sido propios.[1]

Jesús llevó nuestras enfermedades, pero eso no significa que él se enfermó y cuando llevó nuestros pecados no significa que él pecó. Jesús rompió muchos paradigmas mientras hacía milagros de sanidad, pues nadie tocaba un leproso, Él si lo tocó, ninguno se dejaba tocar por una mujer que tuviera flujo de sangre porque eso era inmundicia, Él se dejó.

En sus milagros usaba las manos, lodo, saliva y muchos elementos más como el agua, el pan, los peces y siempre fue asombroso para la gente. De igual manera, Jesús va a hacer milagros de cualquier forma hoy, los hará aquí, los va a hacer en el parqueo, rumbo a la casa, lo va a hacer en la noche, los hace en cualquier momento, porque resucitó y ahora se manifiesta y hace milagros.

Pedro declara lo que Isaías profetiza y reconoce que Jesús ya lo hizo, pero Isaías cuando lo habló lo dio por hecho consumado en plural como si estuviera dentro de las personas que lo hicieron, porque describe que fue menospreciado y desechado por los hombres. Al hablarlo en tiempo pasado compuesto, Isaías lo proyecta viendo que ya ocurrió y sigue vigente.[2]

A Jesús lo crucificaron entre dos ladrones como si fuera ladrón, y así fue menospreciado e influyeron en la opinión pública de manera negativa, porque aún algunos de sus discípulos se avergonzaron de verlo allí. Pero bendito Dios, al tercer día resucitó, está vivo y está hoy acá y eso es lo que estamos celebrando hoy con el poder de la resurrección.

El perdón de nuestros pecados y la sanidad ya ocurrieron, lo que Jesús hizo fue venir a manifestarlo como algo que sucedió desde el principio del mundo para todos lo que creen en Él. ¡Por esa fe recibe tu milagro![3]


[1] 1 Pedro 2:24: quien llevó él mismo nuestros pecados en su cuerpo sobre el madero, para que nosotros, estando muertos a los pecados, vivamos a la justicia; y por cuya herida fuisteis sanados.

[2] Isaías 53:3-5: Despreciado y desechado entre los hombres, varón de dolores, experimentado en quebranto; y como que escondimos de él el rostro, fue menospreciado, y no lo estimamos. Ciertamente llevó él nuestras enfermedades, y sufrió nuestros dolores; y nosotros le tuvimos por azotado, por herido de Dios y abatido. Mas él herido fue por nuestras rebeliones, molido por nuestros pecados; el castigo de nuestra paz fue sobre él, y por su llaga fuimos nosotros curados.

[3] Apocalipsis 13:8: Y la adoraron todos los moradores de la tierra cuyos nombres no estaban escritos en el libro de la vida del Cordero que fue inmolado desde el principio del mundo.

 

Temas relacionados:
| | | |

¿Te gustó? Compártelo en tus redes

También te puede interesar

Del afán a la confianza

Pastor Cash Luna

La estafa es un engaño disfrazado de aparente verdad y está al acecho para quienes tienen riqueza y para quienes no la tienen; Jesús nos advierte que tengamos cuidado con el engaño de las riquezas y los afanes de este siglo, aprendamos de Su sabiduría.

El afán de este siglo

Pastor Cash Luna

Las personas pueden estar ansiosas al pensar en su futuro, algunas cosas son predictivas, pero no eliminan la incertidumbre, lo seguro es que Dios está en tu futuro y esa fe sí neutraliza el afán de este siglo.

La Palabra y los espinos

Pastor Juan Diego Luna

Al deseo apasionado por alcanzar bienes materiales o inmateriales se le conoce como afán. En esta prédica se expone cómo la fe en el poder de la Palabra de Dios, más nuestro esfuerzo, hará la diferencia para ser fructíferos y productivos para no caer en el engaño de las riquezas.