Conéctate a nuestro servicio en vivo
Dios te dirá qué hacer

Dios te dirá qué hacer

13 de diciembre de 2020

Tiempo de lectura: 4 minutos

¿Qué hacer cuando hay situaciones complejas en nuestra vida y que no logramos entender? ¿Por qué es tan importante buscar a Dios siempre? Porque, aun cuando haya problemas que parezcan eternos, Él nos dirá qué hacer. Desde muy pequeño no entendía por qué sucedían muchas cosas. No entendía, por ejemplo, cuando mi mamá me decía: “Hijo, te corrijo porque te amo”, y yo pensaba que ojalá no me corrigiera tan fuerte porque me dolía. Y así hubo muchas cosas que en su momento no entendí.

De igual modo hay situaciones de vida que podrían permanecer durante mucho tiempo y no cambiar hasta que entendamos qué debemos hacer. Y cuando buscamos a Dios, es Él quien nos guía.

En el Antiguo Testamento se narra que en el reinado de David hubo hambre durante tres años. Entonces Él consultó a Jehová y se dio cuenta de que esto ocurría a causa del error de alguien más.[1] Ellos habían hecho un pacto con los gabaonitas, sin embargo, Saúl no respetó ese pacto y de ahí en adelante la condición del pueblo entero cambió a causa de que alguien no cumplió su palabra.

Pero además del entendimiento de lo que pasa a nuestro alrededor, también necesitamos el entendimiento de lo que debemos hacer. Es cierto: ¿quién de nosotros no ha llegado a sentir envidia? ¿Quién no se ha preguntado por qué muchas veces les va mejor a quienes hacen cosas malas? Ante esa situación, ¿de qué sirve ir a la iglesia y hacer tanto para Dios? Es una lucha interna cuando a nuestra cabeza vienen todas estas interrogantes; sin embargo, el salmo de Asaf nos da la clave: debemos acercarnos a Dios para recibir Su consejo.[2] No solo debemos entender lo que sucede, también debemos tomar acción y creer en Él.

Nuestros pensamientos ellos por sí solos no siempre nos sacarán de una condición difícil, pero escuchar a Dios sí. Uno de los mayores galardones de buscarle es ese: una guía superior que nos cambia la vida para siempre. Aun antes de que naciéramos, Él ya tenía claro qué quería para nosotros. Y si bien muchas veces tomaremos la decisión de intentarlo con nuestras propias fuerzas, eso no nos garantiza que las situaciones cambien. Pero en cambio, Su guía, sí.

No nos afanemos como lo hizo Marta en el Nuevo Testamento y más bien convenzámonos de que Él puede revivir todo lo que se ha muerto si le creemos.[3] Acercarnos a Él no solo aumentará nuestra confianza, sino nuestra fe en que cualquier milagro es posible.

Dios tiene el poder para resucitar todo lo que se ha muerto, pero es importante entender qué le corresponde a Él y qué nos corresponde a nosotros. Confía en Su poder y en que Él ya lo ha hecho antes.


[1] 2 Samuel 21:1: Hubo hambre en los días de David por tres años consecutivos. Y David consultó a Jehová, y Jehová le dijo: Es por causa de Saúl, y por aquella casa de sangre, por cuanto mató a los gabaonitas.

[2] Salmos 73:1-28: Ciertamente es bueno Dios para con Israel, para con los limpios de corazón. En cuanto a mí, casi se deslizaron mis pies; por poco resbalaron mis pasos. Porque tuve envidia de los arrogantes, viendo la prosperidad de los impíos. Porque no tienen congojas por su muerte, pues su vigor está entero. No pasan trabajos como los otros mortales, ni son azotados como los demás hombres. Por tanto, la soberbia los corona; se cubren de vestido de violencia. Los ojos se les saltan de gordura; logran con creces los antojos del corazón. Se mofan y hablan con maldad de hacer violencia; hablan con altanería. Ponen su boca contra el cielo, y su lengua pasea la tierra. Por eso Dios hará volver a su pueblo aquí, y aguas en abundancia serán extraídas para ellos. Y dicen: ¿Cómo sabe Dios? ¿Y hay conocimiento en el Altísimo? He aquí estos impíos, sin ser turbados del mundo, alcanzaron riquezas. Verdaderamente en vano he limpiado mi corazón, y lavado mis manos en inocencia; pues he sido azotado todo el día, y castigado todas las mañanas. Si dijera yo: Hablaré como ellos, he aquí, a la generación de tus hijos engañaría. Cuando pensé para saber esto, fue duro trabajo para mí, hasta que entrando en el santuario de Dios, comprendí el fin de ellos. Ciertamente los has puesto en deslizaderos; en asolamientos los harás caer. ¡Cómo han sido asolados de repente! Perecieron, se consumieron de terrores. Como sueño del que despierta, así, Señor, cuando despertares, menospreciarás su apariencia. Se llenó de amargura mi alma, y en mi corazón sentía punzadas. Tan torpe era yo, que no entendía; era como una bestia delante de ti. Con todo, yo siempre estuve contigo; me tomaste de la mano derecha. Me has guiado según tu consejo, y después me recibirás en gloria. ¿A quién tengo yo en los cielos sino a ti? Y fuera de ti nada deseo en la tierra. Mi carne y mi corazón desfallecen; mas la roca de mi corazón y mi porción es Dios para siempre. Porque he aquí, los que se alejan de ti perecerán; tú destruirás a todo aquel que de ti se aparta. Pero en cuanto a mí, el acercarme a Dios es el bien; he puesto en Jehová el Señor mi esperanza, para contar todas tus obras.

[3] Juan 11:21-26: Y Marta dijo a Jesús: Señor, si hubieses estado aquí, mi hermano no habría muerto. Mas también sé ahora que todo lo que pidas a Dios, Dios te lo dará. Jesús le dijo: Tu hermano resucitará. Marta le dijo: Yo sé que resucitará en la resurrección, en el día postrero. Le dijo Jesús: Yo soy la resurrección y la vida; el que cree en mí, aunque esté muerto, vivirá. Y todo aquel que vive y cree en mí, no morirá eternamente. ¿Crees esto?

Temas relacionados:
| | | |

¿Te gustó? Compártelo en tus redes

También te puede interesar

¡Adáptate!

Pastor Cash Luna

Acomodarnos a toda situación es importante para ser felices, especialmente en familia.

Esto lo sé

Dawncheré Wilkerson

La Pastora Dawncheré Wilkerson nos enseña a encontrar en Dios la salvación y fuerzas que necesitamos. #Hechos29

La fiesta del rey

Dante Gebel

Podrás tener los mejores talentos, pero si no eres un agente de cambio, Dios usará a otro. #Hechos29