Conéctate a nuestro servicio en vivo
Conéctate a Intercesión
Conéctate a Martes de ministración
Conéctate a nuestro Discipulado
Dios te restituirá

Dios te restituirá

25 de mayo de 2022

Tiempo de lectura: 2 minutos

Podremos ser personas exitosas, pero eso no evita que también tengamos que postrarnos y adorar al Dios que merece toda la gloria.[1] Sin embargo, toma en cuenta que adorar es mucho más que encerrarnos a orar o cantar alabanzas cuando todo nos va de maravilla. Adorar también implica hacerlo cuando las cosas van mal.

Job en pocas horas lo perdió todo,[2] sin embargo, de él aprendemos que es necesario reconocer la soberanía del Señor aun en tiempos de adversidad:[3] a pesar de haber sufrido las peores calamidades, él en ningún momento culpó a Dios.[4]

Incluso podríamos preguntarnos: si Job era un hombre correcto ante los ojos del Señor, ¿por qué le fue arrebatado todo? La respuesta la encontramos más adelante, cuando el Señor le restituyó con creces todo lo que había perdido porque él nunca le maldijo ni dejó de adorarle. Por eso no dudes que tu adoración de hoy —aun cuando la llevas a cabo en medio de una calamidad— le puede abrir las puertas a tu restitución de mañana. Todo lo que esté perdido o a punto de perderse en tu vida el Señor lo puede restaurar: un trabajo, un proyecto personal, un emprendimiento, un ministerio, una empresa, un matrimonio, una familia entera… No hay nada imposible para Él.

No importa lo que hayas tenido que pasar. Si eres resiliente y adoras a Dios aun en tiempos de calamidad, Él te levantará y te restituirá con creces como también lo hizo con Job. Y tu testimonio, lo que Él haga en tu vida, será para la gloria Suya.


[1] Apocalipsis 4:10-11: Los veinticuatro ancianos se postran y adoran al que está sentado en el trono (el que vive por siempre y para siempre), y ponen sus coronas delante del trono, diciendo: «Tú eres digno, oh Señor nuestro Dios, de recibir gloria y honor y poder. Pues tú creaste todas las cosas, y existen porque tú las creaste según tu voluntad».

[2] Job 1:14-18: Llegó un mensajero a casa de Job con las siguientes noticias: «Sus bueyes estaban arando y los burros comiendo a su lado, cuando los sabeos nos asaltaron. Robaron todos los animales y mataron a los trabajadores, y yo soy el único que escapó para contárselo». Mientras este mensajero todavía hablaba, llegó otro con esta noticia: «Cayó del cielo el fuego de Dios y calcinó a las ovejas y a todos los pastores; yo soy el único que escapó para contárselo». Mientras este mensajero todavía hablaba, llegó un tercero con esta noticia: «Tres bandas de saqueadores caldeos robaron sus camellos y mataron a los sirvientes; yo soy el único que escapó para contárselo». No había terminado de hablar el tercer mensajero cuando llegó otro con esta noticia: «Sus hijos e hijas estaban festejando en casa del hermano mayor y, 19 de pronto, un fuerte viento del desierto llegó y azotó la casa por los cuatro costados. La casa se vino abajo y todos ellos murieron; yo soy el único que escapó para contárselo».

[3] Job 1:20-21: Job se levantó y rasgó su vestido en señal de dolor; después se rasuró la cabeza y se postró en el suelo para adorar y dijo: «Desnudo salí del vientre de mi madre, y desnudo estaré cuando me vaya. El Señor me dio lo que tenía, y el Señor me lo ha quitado. ¡Alabado sea el nombre del Señor!».

[4] Job 1:22: A pesar de todo, Job no pecó porque no culpó a Dios.

Temas relacionados:
| | |

¿Te gustó? Compártelo en tus redes

También te puede interesar

Lo más importante

Pastor Hugo López

La clave está en saber escuchar la voz de Dios, pero también en obedecerla.

De la comunión a la intimidad

Pastor Cash Luna

Debemos ser llenos del Espíritu Santo no solo porque nosotros lo queramos, sino porque también ese es Su deseo.

Cómo pedir el Espíritu Santo

Pastor Cash Luna

No esperes ser perfecto para recibir al Espíritu Santo y compartir del amor de Cristo.