Conéctate a nuestro servicio en vivo
El Alfa y la Omega

El Alfa y la Omega

05 de enero de 2020

Tiempo de lectura: 4 minutos

Creemos y confiamos en un Dios que todo lo puede.[1] Nada es imposible para Él.[2] Todo lo imposible para las personas, Él lo puede.[3] De igual modo, es imposible que nos salvemos a nosotros mismos, por eso Jesús vino a hacerlo. Ninguna de nuestras obras nos puede salvar como la obra redentora de Jesús en la cruz del Calvario. La salvación es tan cara que solo gratis la podemos recibir.

Hay cosas que Dios no puede ser. Por ejemplo, Él no puede ser mentiroso, ni pecador;[4] y si promete algo, es porque en verdad lo cumplirá.[5] Dios no puede ser tentado,[6] y tampoco puede ser infiel porque eso implicaría negarse a sí mismo.[7] Así que puedes creerle cuando asegura que Él tampoco se acuerda de tus pecados.[8] Por eso en el Nuevo Testamento no encontramos ninguno de los pecados de Abraham, Sansón y Moisés.

Dios tampoco puede ser segundo. De hecho, cuando buscamos primeramente su reino, todo lo demás es añadido.[9] Cuando me quedé sin dónde vivir no dejé de buscar su reino. Con el tiempo todo fue siendo añadido. No tenía qué comer ni dónde dormir, pero eso no evitó que buscara al Señor. Buscarlo a Él provocó que vinieran las añadiduras. Cuando no tengas nada, busca el reino de Dios y todo vendrá añadido. Cuando tengas mucho, sigue buscándolo para no perder lo que te ya tienes.

Dios es el principio y el final de nuestra vida. Él es quien comienza y termina cualquier cosa en nosotros. Es el Alfa y la Omega,[10] el primogénito de toda creación.[11] Él ya existía antes que nosotros y si dejara de ser, también dejaría de serlo todo el universo. Nuestro Padre es la piedra angular de todo y si la quitamos ya no quedaría nada.

Jesús tiene la preeminencia en todo[12] y es el primogénito de nuestra familia,[13] superior a los ángeles.[14] Fue el primero en resucitar de los muertos para luego poder hacerlo nosotros.[15] Por eso te invito a reflexionar sobre todas estas cosas y sobre la importancia de Dios para nuestra vida. ¡Acércate a Él! Él es nuestro Padre capaz de lograrlo todo. No hay nadie más poderoso que Él.


[1] Apocalipsis 1:8: Yo soy el Alfa y la Omega, principio y fin, dice el Señor, el que es y que era y que ha de venir, el Todopoderoso.

[2] Lucas 1:37: Porque nada hay imposible para Dios.

[3] Lucas 18:27: Él les dijo: Lo que es imposible para los hombres, es posible para Dios.

[4] Números 23:19: Dios no es hombre, para que mienta, ni hijo de hombre para que se arrepienta.

[5] Hebreos 6:17-18: Por lo cual, queriendo Dios mostrar más abundantemente a los herederos de la promesa la inmutabilidad de su consejo, interpuso juramento; para que por dos cosas inmutables, en las cuales es imposible que Dios mienta, tengamos un fortísimo consuelo los que hemos acudido para asirnos de la esperanza puesta delante de nosotros.

[6] Santiago 1:13: Cuando alguno es tentado, no diga que es tentado de parte de Dios; porque Dios no puede ser tentado por el mal, ni él tienta a nadie.

[7] 2 Timoteo 2:13: Si fuéremos infieles, él permanece fiel; Él no puede negarse a sí mismo.

[8] Isaías 43:15: Yo, yo soy el que borro tus rebeliones por amor de mí mismo, y no me acordaré de tus pecados.

[9] Mateo 6:33: Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas.

[10] Apocalipsis 22:12-13: He aquí yo vengo pronto, y mi galardón conmigo, para recompensar a cada uno según sea su obra. Yo soy el Alfa y la Omega, el principio y el fin, el primero y el último.

[11] Colosenses 1:15-17: Él es la imagen del Dios invisible, el primogénito de toda creación. Porque en él fueron creadas todas las cosas, las que hay en los cielos y las que hay en la tierra, visibles e invisibles; sean tronos, sean dominios, sean principados, sean potestades; todo fue creado por medio de él y para él. Y él es antes de todas las cosas, y todas las cosas en él subsisten.

[12] Colosenses 1:18: Y él es la cabeza del cuerpo que es la iglesia, él que es el principio, el primogénito de entre los muertos, para que en todo tenga la preeminencia.

[13] Romanos 8:28-19: Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados. Porque a los que antes conoció, también los predestinó para que fuesen hechos conformes a la imagen de su Hijo, para que él sea el primogénito entre muchos hermanos.

[14] Hebreos 1:5-9: Porque ¿a cuál de los ángeles dijo Dios jamás: Mi Hijo eres tú, yo te he engendrado hoy, y otra vez: Yo seré a él Padre, y él me será a mí hijo? Y otra vez, cuando introduce al Primogénito en el mundo, dice: Adórenle todos los ángeles de Dios. Ciertamente de los ángeles dice: El que hace a sus ángeles espíritus, y a sus ministros llama de fuego. Mas del Hijo dice: Tu trono, oh Dios, por el siglo del siglo; cetro de equidad es el cetro de tu reino. Has amado la justicia, y aborrecido la maldad, por lo cual te ungió Dios, el Dios tuyo, con óleo de alegría más que a tus compañeros.

[15] 1 Corintios 15:20-23: Mas ahora Cristo ha resucitado de los muertos; primicias de los que durmieron es hecho. Porque por cuanto la muerte entró por un hombre, también por un hombre la resurrección de los muertos. Porque así como en Adán todos mueren, también en Cristo todos serán vivificados. Pero cada uno en su debido orden: Cristo, las primicias; luego los que son de Cristo, en su venida.

Temas relacionados:
| | |

¿Te gustó? Compártelo en tus redes

También te puede interesar

¿Quién es el mejor discípulo?

Sergio de la Mora

Sanemos el corazón de Dios demostrándole que le obedecemos y amamos.

Llegó la hora de edificar II

Phill Dooley

No solo se trata de recibir, sino de añadir valor a la vida de los demás.

Un realizador de sueños

Pastor Cash Luna

Mucha gente conoce la bondad de Dios pero no la disfruta, yo no tengo que enseñarles a ustedes a soñar, Dios les ha enseñado a soñar, quiero mostrarles el camino para que esos sueños se hagan una realidad.