Conéctate a nuestro servicio en vivo
Conéctate a Intercesión
Conéctate a Martes de ministración
Conéctate a nuestro Discipulado
El Dios que no escatima

El Dios que no escatima

24 de julio de 2022

Tiempo de lectura: 4 minutos

No hay nadie que no haya pedido en esta vida. Desde que nacemos lloramos para pedir biberón y atención, lo cual nos demuestra que pedir es una cuestión de instinto. Lo que no siempre hemos hecho, sin embargo, ha sido pedir en el nombre de Jesús, así como Él nos invita a hacerlo.[1] La fuerza de nuestra petición está en nuestra fe, pero la autoridad está en Su nombre. Y el Señor quiere darnos buenas cosas a quienes le pedimos con fe.[2]

Dios, como nuestro Padre, nos da Su ADN (el Espíritu Santo), pero también sabe que eso no basta para satisfacer nuestras necesidades en la Tierra: todos necesitamos recursos para subsistir. Por lo tanto, si no escatimó ni a Su Hijo Jesucristo por nuestra salvación, sería ilógico que no nos diera todo lo demás.[3]

Este ejemplo de entrega también lo podemos ver en Jesús, quien tampoco escatimó Su sangre por amor a nosotros.[4] Él no vino al mundo por los gentiles, sin embargo no le niega la salvación a quien sea que crea en Él.[5] Por otra parte, David tampoco escatimó: de su corazón nació invertir los mejores recursos para la construcción de un templo a Jehová[6] aunque no fuera él sino su hijo Salomón quien lo construyera.[7]

Si somos capaces de darle a Dios lo mejor, también podemos pedirle lo mejor. Esta es una verdad que Abraham tenía presente porque tampoco escatimó al estar dispuesto a sacrificar a Isaac, su único hijo, en ofrenda al Señor. Cuando somos generosos[8] y demostramos a Dios lo que estamos dispuestos a ofrendarle, Él mismo nos provee para que podamos hacerlo[9] y esa entrega incondicional provoca que Él nos jure multiplicación.[10] ¡Estamos bendecidos bajo juramento![11] Y aunque muchos crean que pueden lograrlo por sí solos sin nuestro Padre, la bendición proviene de Él. Por eso el patriarca de Israel no aceptó las riqueas que le ofreció Melquisedec: para que quedara claro que a él solo lo podía enriquecer Dios.[12]

Como iglesia somos bendecidos porque contamos con la gracia de nuestro Padre; por eso seamos dadores alegres y entreguemos la milla extra al Dios que no escatima.


[1] Juan 16:23-24: En aquel día no me preguntaréis nada. De cierto, de cierto os digo, que todo cuanto pidiereis al Padre en mi nombre, os lo dará. Hasta ahora nada habéis pedido en mi nombre; pedid, y recibiréis, para que vuestro gozo sea cumplido.

[2] Mateo 7:7-11: Pedid, y se os dará; buscad, y hallaréis; llamad, y se os abrirá. Porque todo aquel que pide, recibe; y el que busca, halla; y al que llama, se le abrirá. ¿Qué hombre hay de vosotros, que si su hijo le pide pan, le dará una piedra? ¿O si le pide un pescado, le dará una serpiente? Pues si vosotros, siendo malos, sabéis dar buenas dádivas a vuestros hijos, ¿cuánto más vuestro Padre que está en los cielos dará buenas cosas a los que le pidan?

[3] Romanos 8:32: El que no escatimó ni a su propio Hijo, sino que lo entregó por todos nosotros, ¿cómo no nos dará también con él todas las cosas? 

[4] Juan 19:33-34: Mas cuando llegaron a Jesús, como le vieron ya muerto, no le quebraron las piernas. Pero uno de los soldados le abrió el costado con una lanza, y al instante salió sangre y agua.

[5] Juan 1:11-12: A lo suyo vino, y los suyos no le recibieron. Mas a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios.

[6] 1 Crónicas 22:14: He aquí, yo con grandes esfuerzos he preparado para la casa de Jehová cien mil talentos de oro, y un millón de talentos de plata, y bronce y hierro sin medida, porque es mucho. Asimismo he preparado madera y piedra, a lo cual tú añadirás. 

[7] 1 Reyes 8:17-18: Y David mi padre tuvo en su corazón edificar casa al nombre de Jehová Dios de Israel. Pero Jehová dijo a David mi padre: Cuanto a haber tenido en tu corazón edificar casa a mi nombre, bien has hecho en tener tal deseo.

[8] 2 Corintios 8:1-4: Asimismo, hermanos, os hacemos saber la gracia de Dios que se ha dado a las iglesias de Macedonia; que en grande prueba de tribulación, la abundancia de su gozo y su profunda pobreza abundaron en riquezas de su generosidad. Pues doy testimonio de que con agrado han dado conforme a sus fuerzas, y aun más allá de sus fuerzas, pidiéndonos con muchos ruegos que les concediésemos el privilegio de participar en este servicio para los santos.

[9] Génesis 22:13-14: Entonces alzó Abraham sus ojos y miró, y he aquí a sus espaldas un carnero trabado en un zarzal por sus cuernos; y fue Abraham y tomó el carnero, y lo ofreció en holocausto en lugar de su hijo. Y llamó Abraham el nombre de aquel lugar, Jehová proveerá  Por tanto se dice hoy: En el monte de Jehová será provisto.

[10] Génesis 22:15-17: Y llamó el ángel de Jehová a Abraham por segunda vez desde el cielo, y dijo: Por mí mismo he jurado, dice Jehová, que por cuanto has hecho esto, y no me has rehusado tu hijo, tu único hijo; de cierto te bendeciré, y multiplicaré tu descendencia como las estrellas del cielo y como la arena que está a la orilla del mar; y tu descendencia poseerá las puertas de sus enemigos.

[11] Hebreos 6:13-14: Porque cuando Dios hizo la promesa a Abraham, no pudiendo jurar por otro mayor, juró por sí mismo, diciendo: De cierto te bendeciré con abundancia y te multiplicaré grandemente. 

[12] Génesis 14:18-23: Entonces Melquisedec, rey de Salem y sacerdote del Dios Altísimo, sacó pan y vino; y le bendijo, diciendo: Bendito sea Abram del Dios Altísimo, creador de los cielos y de la tierra; y bendito sea el Dios Altísimo, que entregó tus enemigos en tu mano. Y le dio Abram los diezmos de todo. Entonces el rey de Sodoma dijo a Abram: Dame las personas, y toma para ti los bienes. Y respondió Abram al rey de Sodoma: He alzado mi mano a Jehová Dios Altísimo, creador de los cielos y de la tierra, que desde un hilo hasta una correa de calzado, nada tomaré de todo lo que es tuyo, para que no digas: Yo enriquecí a Abram.

Temas relacionados:
| | | |

¿Te gustó? Compártelo en tus redes

También te puede interesar

La tierra de lo nuevo

Pastor Steve Morales

Serás un testimonio vivo de las maravillas de Dios en tu vida.

Lo que afecta tu servicio a Dios

Pastor Cash Luna

Quienes honran al Señor con su servicio son para Él un especial tesoro.

Santa Cena

Pastor Hugo López

La Cena del Señor es mucho más que la comunión del Padre con Sus hijos.