El hombre es responsable

CONÓCENOS

 

Amos 3:3 pregunta: ¿Andarán dos juntos si no estuvieran de acuerdo? Claro que no. Por eso es necesario que afrontes tu matrimonio y no permitas que el diablo lo ataque porque él sabe que haciendo caer en pecado tu unión matrimonial, obstaculiza la bendición que podrías recibir. No permitas que  tu comportamiento levante una pared entre las promesas y tu vida.  Un matrimonio en crisis, discordia y desarmonía impide que la bendición llegue.

Todos queremos que Dios nos deje ver un camino para alcanzar lo que tiene para nosotros y nuestras generaciones venideras. Esto depende de la fortaleza que tengas para que tu matrimonio alcance la victoria.

Efesios 5:22-25 dice que  las mujeres casadas están sujetas a sus maridos. Eso todos lo sabemos. Lo que no muchos han comprendido es que esa actitud de la esposa debe lograrla el esposo con amor, imitando a Cristo que se entregó por la iglesia que se sujeta a Él.
El designio de Dios es que para alcanzar bendición, la mujer debe someterse a su marido. Y para que eso suceda, el hombre debe demostrarle que la ama tanto que es capaz de morir por ella, de la misma forma que Jesús lo hizo con la iglesia. Solamente con amor, el hombre logrará que su mujer se someta voluntariamente. Nadie sigue a Cristo por obligación o miedo. Dios no te obliga. Si lo recibiste por temor, debes evaluarte y recibirlo de nuevo porque no lo has hecho con la motivación correcta. Él te amó primero, es el originador y nosotros respondemos y correspondemos a ese amor.

Marido, entiende que no “debes someter” a tu mujer, ella “debe someterse voluntariamente”. Ámala, como Cristo ama a Su iglesia. Con esa magnitud que le permitió padecer, recibir tortura y morir por ese amor tan intenso que provoca entrega.  El varón es el originador y la esposa responde sometiéndose.  Trátala con amor como la reina de la casa. Hazla sentir amada, deseada y comprendida.  Ella está programada por Dios para someterse pero tienes que activar la programación de la forma correcta. Deja el machismo y restaura tu matrimonio, tú eres el responsable de lograrlo.

También debes demostrarle que la valoras como persona. Reconoce su inteligencia. Ellas tienen un sexto sentido que nos salvaría de muchas dificultades si las escucháramos más. Tu matrimonio es un proyecto divino y debes desarrollarlo.

La esposa debe dar una oportunidad a su marido. Declara que él es la cabeza del hogar y que te someterá porque sabes que te ama.

Los esposos  asumen cierta paternidad frente a ellas cuando el padre se las entrega en matrimonio. Es un hecho que la mujer busca en el marido algo de paternidad al necesitar seguridad, protección, representación y provisión. Además de padre, debes ser esposo romántico que la satisfaga sexualmente pero que no la haga sentir como un objeto porque ella necesita cariño más allá del plano erótico. El marido a veces es una continuación del padre en ciertas áreas. Aprende a llenar esos vacíos.

En Génesis 2:24 dice que el hombre dejará a su madre y a su padre para unirse a su mujer porque abandona esa cobertura para convertirse en cobertura.  A diferencia de la mujer que no se separa de su familia, especialmente de su madre, el hombre sí lo hace para cubrir a la nueva familia que formará.

Prepara tu matrimonio para estar fuerte y reírte del diablo en su cara. Esposos, juntos, fuertes, impenetrables,  proclamen que el enemigo no puede contra ustedes porque su familia está protegida por la sangre de Cristo y el amor que los unió en matrimonio.

¿Te gustó? Compártelo en tus redes

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Expande tu capacidad

Erwin McManus

Colócalo en las manos del Señor para bendecir a otros.

Se necesita de coraje

Pastor Juan Diego Luna

El pastor Juan Diego Luna nos explica las tres formas de ver nuestra fe y nos enseña que no basta con creer en las promesas de Dios, también hay que tener coraje para alcanzarlas.

Mas el justo por la fe vivirá

Brenda Kunneman

Cuando Dios te invita a un nuevo nivel, y te da una visión en el espíritu, no te da todos los detalles de un solo. Me di cuenta que te da el punto A y te dice que debes llegar hasta la Z, pero jamás te menciona los puntos intermedios.