El pecado enemigo de la Fe II

CONÓCENOS

 

 

Dice la Escritura que sin fe, es imposible agradar a Dios, pero si lo ponemos del lado positivo, dice: “Con fe es posible agradar a Dios”. Para El es agradable la persona de fe, es muy importante poder relacionarse con una persona de fe, inyecta fe, traslada la fe y mientras más va conociendo de la Escritura, incrementa la fe. La fe viene por el oír la Palabra. Si usted viene a escucharla, a tomar lo que vamos a hablar hoy, a recibir los versículos que vamos a estudiar hoy, saldrá de aquí con una medida de fe mayor.

Mi intención es que salga con la fe que necesita para provocar el milagro que necesita. Dios se va a encargar de producir toda la atmósfera, todo el escenario donde usted va estar para que la fe que lleva dentro la pueda sacar. La adversidad del todo no es mala, es el ambiente, la situación, es aquello que nos rodea y va a evidenciar la fe que lleva dentro, las convicciones que lo sostienen día con día. Caminamos por fe y no por vista, ese es nuestro caminar de fe, pero a veces esa fe tiene obstáculos, enemigos. El afán es un enemigo de la fe, es como espinos que vienen a ahogar la fe que lleva dentro. Si hoy una persona recibe con afán esta palabra, este lo va a ahogar. El desánimo es un enemigo de la fe.  Las situaciones, las personas, la adversidad nos desanima, y eso es un enemigo de la fe. Cuando está desanimada, pierde un motor, como la gasolina de la fe. Porque una persona desanimada no cree en nada, no espera, se deprime, se ahoga en su situación y empieza a generar pensamientos contrarios a sus convicciones. Sus pensamientos contra la Palabra de Dios que fue sembrada en su espíritu. Sus reacciones sobre lo que debería de hacer ante las cosas que está viviendo. Uno de los objetivos al venir a la iglesia es asegurarnos que salga de aquí una persona convencida de lo que Dios dice.

Otro enemigo de la fe es el pecado. Porque una persona que practica el pecado tiene como obstáculo eso para que su fe se expanda. Una persona que está en pecado le cuesta mucho salir adelante, aunque tenga fe. El pecado es contrario a la fe y eso lo encontramos en el libro de Hebreos.

 

Proverbios 28:13 El que encubre sus pecados no prosperará. Sin embargo, está lo contrario a eso, mas el que los confiesa y se aparta, alcanzara misericordia. Todo ser humano que se arrepiente y se aparta, seguramente va a tener una recompensa al dejarlo, pero una persona que persiste en pecar, va a ser un estorbo y va a apuntar a su prosperidad. Todo ser humano desea prosperar, espera que Dios los bendiga, pero el pecado y la prosperidad no pueden caminar juntos en una misma persona. Dios sabe separar la conducta del pecador de la persona a la que Él ama. Dios aborrece el pecado, la conducta de pecado, pero ama a la persona a la que le vamos a denominar pecador. Está dispuesto a perdonarlo para poder bendecirlo, pero no podemos insistir en un Dios que sabiendo que estamos en pecado,  nos bendiga. La misericordia quita el pecado, el amor de Dios hace enterrar ese pecado y empieza el proceso de bendecir a esa persona.

 

Estoy introduciendo esto para lo que vamos a ver más adelante. Estoy en esta parte porque usted y yo sabemos que en el libro de Hebreos 11 habla de fe, da una definición, pero aparecen personas que tienen un testimonio que habla de la fe que llevaban dentro, habla de algo que ellos lograron. La fe son obras, no hay fe sin obras, no puede existir alguien que diga “tengo fe,” y no tiene obras. Por lo tanto, cada vez que logre algo que es el resultado de su fe, evidencia que realmente hay fe ahí dentro. Aparece un listado de personas, las cuales Dios escogió para decir “estos hombres son un ejemplo de fe”, para que los imite, se sienta desafiado por estas personas a decir: “yo también puedo hacer cosas tan grandes y sobrenaturales como las que ellos hicieron”.

 

Hebreos 12 “Por tanto, nosotros también, teniendo en derredor nuestro tan grande nube de testigos, despojémonos de todo peso y del pecado que nos asedia, y corramos con paciencia la carrera que tenemos por delante, puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe, el cual por el gozo puesto delante de él sufrió la cruz, menospreciando el oprobio, y se sentó a la diestra del trono de Dios. Considerad a aquel que sufrió tal contradicción de pecadores contra sí mismo, para que vuestro ánimo no se canse hasta desmayar.

 

Una de las cosas que usted se tiene que decir cuando esté frente al espejo es: ¡Ánimo! La primera persona que se tiene que animar a sí mismo es usted, porque quizá van a pasar los días y no aparece nadie en los momentos en que más lo necesite. Eso no es malo, es simplemente el escenario que necesita para poner su mirada en el autor y consumador de la fe. Quedarse solo no es malo, el quedarse esperando que alguien lo ayude y nadie lo haga, no es malo. Después de hablar de fe en Hebreos 12, aparece que debemos despojarnos de todo pecado. Que el Padre trabaje en nuestro corazón para arrancar todo lo que no nos permite vivir una paternidad correcta.

 

En la Biblia al Día  lo explica de una forma más clara.

 

Hebreos 11:31 Por la fe Rahab la ramera no pereció juntamente con los desobedientes, habiendo recibido a los espías en paz.

 

Hay cosas muy extrañas en la Biblia y no todas las personas que aparecen en las Escrituras fueron santas, por eso mencionaba que Dios sabe muy bien separar el pecado del pecador. Sabe separar la conducta del ser humano a lo que ese ser humano significa para Él. Perdona al ser humano, pero está dispuesto a cambiar su conducta. Cada persona que logra separar esto, le será más fácil perdonar a quien le ofende. Si usted es mi hermano en la sangre e hizo algo muy malo, sigue siendo mi hermano y mi deber es perdonarlo. Dios quiere que lo haga y es por mi bien. Para poder perdonar de forma efectiva, debo de separar la conducta que tuvo contra mí de lo que esa persona representa. De esa manera, voy a poder perdonarlo más fácilmente, porque es su conducta la que me dañó, la cual sé muy bien que va  a cambiar, pero es mi deber perdonarlo.

 

En Hebreos, aparece una mujer cuya vida seguramente no estaba para que apareciera en la Biblia, una mujer cuya conducta no era digna que apareciera en el libro de Dios, pero Él decidió aceptarla, porque separó su conducta. Por la fe, Raab la ramera no pereció juntamente con los desobedientes, habiendo recibido a los espías en paz, eso le valió para que esta mujer apareciera en el libro de la fe.

 

Verso 32 ¿Y qué más digo? Porque el tiempo me faltaría contando de Gedeón, de Barac, de Sansón, de Jefté, de David, así como de Samuel y de los profetas.

 

Le invito a buscar los nombres que aparecen en esta parte porque Dios los dejó ahí para que aprendamos de ellos. Yo me fui a buscar qué decía de Jefté. Y en Jueces 11, aparece este hombre que le creyó a Dios y que al momento de también tener que pelear una batalla, Dios lo respaldó, pero el contexto de la vida de este hombre era totalmente contrario porque Jefté era hijo de una prostituta, y al serlo, los hijos genuinos lo desecharon, lo echaron fuera. Este hombre tuvo que abrirse camino sin tener familia cerca que lo ayudara. ¿Cómo es posible que aparezca una prostituta, y ahora aparece el hijo de una mujer, la cual también era una prostituta, porque habiéndolo desechado, habiéndolo menospreciado por la forma en que vino este hombre, él busco a  Dios y lo llegaron a buscar los mismos que lo habían desechado? La vida da vueltas.

Estoy seguro que a muchos de ustedes les ha pasado que cuando ha venido alguien y les ha hecho un daño, ahora ustedes tienen la oportunidad de hacer algo a favor o en contra de esa persona que les hizo daño. Pero también le puede pasar lo otro, que usted sea la otra parte y quizás hizo daño y la vida le dio vuelta. Ahora usted está en las manos de ese alguien a quien usted le hizo daño. Hace mucho tiempo, yo trabajaba en una institución y llegó alguien con un carácter muy fuerte, creyente y cuando me tocaba ser promovido, puso a otra persona, asumiendo que esa persona sería mejor. Llega la siguiente oportunidad para subir a ese mismo puesto y volví a ser llamado para optar a esa misma posición y, ¿adivine qué pasó? Tampoco me la dieron. Puso a un amigo de él, de la misma iglesia. Tercera vez, de nuevo la misma posición. Y volví a aplicar, mi jefe me volvió a proponer, él me respaldaba mucho, tenía años de estar ahí, era la tercera vez que aplicaba a esa posición y adivine qué pasó… Tampoco me la dieron. Ya la tercera vez, ya se le sube a uno la sangre. Aquí algo estaba pasando, así que me fui, renuncié, busqué otro trabajo y Dios me bendijo. Pasaron los años, y estaba aquí en las oficinas y ni sabe qué paso, apareció esta persona. Por eso, hay que estar listo para las vueltas que da la vida.

 

Yo creo que él no me vio, ni me reconoció, pues había pasado mucho tiempo. Regresé, me metí a la oficina y dije: “Aquí, ¿qué paso?”. Nunca le fui a alegar, a somatar la puerta. Entonces llamé a recepción y pregunté si el señor que estaba afuera sentado se llama tal y tal. Respondió que sí. Y me comentó que venía a buscar  a un pastor porque necesitaba conocer del Modelo.  Así que yo lo atendí, pero nunca le dije quién era, ni lo que había pasado. Pasó a mi oficina, le ofrecí algo de tomar, y empecé todo un proceso donde empecé a compartirle. La vida da vueltas. ¿Qué va hacer usted el día que se encuentre a la o las personas que un día le hicieron daño? Tiene que estar listo. Porque si actuó en venganza, en su carne, perdió. Porque si la primera opción es de venganza, usted perdió; pero si es una persona que siempre está velando por tener un corazón sano, está listo para que la vida dé vuelta y se ponga a su favor. Y Dios el dios de justicia, haga justicia en su vida y se dé cuenta que tiene un Dios justo. Jefté era hijo de prostituta y lo desecharon.

En la vida no es cómo se comienza, sino como se termina. No es tan definitivo. Yo le decía a un joven: ¿Vas a volverte como uno de ellos o vas a inspirarte en la dificultad que viviste de pequeño para que siempre sea tu motivación para salir adelante? Yo tuve un tío que su primer trabajo comenzó con una caja de lustrar en un pueblo. Y lo que ganaba le daba una parte a mi abuela y la otra parte le sirvió para estudiar. Se graduó como contador, salió del pueblo, estaba solo. Siguió y se graduó de contador público y auditor. Era un hombre confiable y le confiaron una bodega. Fue fiel con las riquezas ajenas para que luego le dieran las propias. Pasó el tiempo y llegó a ser uno de los hombres que definía la forma en que una de las personas más ricas de este país iba a invertir su dinero. El los asesoraba y la palabra aprobaba el proyecto de este hombre. El ya falleció, pero nos dejó una lección. No es cómo se comienza, sino cómo se termina. Jefté fue un hombre que su contexto era haber nacido en vergüenza, su madre era prostituta, pero buscó a Dios y El se aseguró que apareciera entre los hombres de fe. Hay cosas que usted ha vivido también. Muchos conquistaron reinos, hicieron justicia, estas son obras de fe. Alcanzaron promesas, taparon bocas de leones, apagaron fuegos impetuosos, evitaron filo de espada.

 

¿Qué pasaría si metiera un león al templo hoy por la noche? El día de hoy usted ha vivido cosas que lo han golpeado, pero que han sido batallas que ha atenido que librar, las cuales ha podido vender a través de la fe. Se han burlado de muchos de ustedes por ofrendar, por diezmar. Hay gente que asegura que estamos cegados, que no entendemos, que esto no es real. Nos ponen apodos. Hace poco, me escribió una joven que su mamá estaba molesta con ella, no le hablaba desde que comenzó a ir a la iglesia. ¿Cómo es posible que haya seres humanos que ven que su familia cambia, que ahora tienen esperanza, pero como son evangélicos, se pelean con uno, nos persiguen, y se burlan? Hemos pasado eso, hemos perseverado, hemos sido de los que  no estamos dispuestos a declinar.


La Biblia dice que son aquellos que se evidenciaron las promesas en ellos. Si le preguntara de qué habló el pastor hoy, el mensaje es que soy una persona que debe asegurarse que las promesas se evidencian en mi vida. Soy un fiel representante que esas promesas están evidenciadas en mí. Aunque hay cosas que todavía no se han cumplido, sigo aferrado y esperando que Dios lo va hacer, porque si El lo dijo, lo cumple. No es de dónde vengo, dónde crecí. Usted no decide dónde nacer, pero sí a dónde va. Le dieron la oportunidad de creer en un Dios que podía hacerlo llegar a lugares donde nunca se imaginó. En mi familia no pensarían que yo estaría aquí con un micrófono, era torpe para hablar y todavía me falta un poco. Pero sé quién me respalda y por eso me atrevo, porque sé que ya lo viví, me interesa compartirlo porque me interesa que salga creyendo que El cumplirá todas las promesas en su vida. A nosotros nos tienen que reconocer por creyentes más que por religiosos o evangélicos.

Ya la pregunta no es en qué cree, ni  cuánto cree. En esa parte a partir del verso 32 habla de batallas, de victorias. ¿Cuánto va a lograr en su vida? Todos los días es una batalla y todos los días es una oportunidad para tener una victoria. Asegúrese que su nombre sea conocido en el cielo por las obras de fe que hace usted aquí en la tierra. Es importante saber la Biblia, pero es más importante creerla, ponerla por obra. Es importante buscar a Dios, pero más importante es saber que Dios es galardonador de los que le buscan y da galardones a los que lo buscan, porque han venido con la fe que cada vez que lo busquen saldrán de ahí con ese milagro.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Una fe expectante

Pastor José Putzu

Algo grande viene a tu vida, solamente debes demostrarle al Señor que crees en sus promesas y las esperas sin importar cuanto tarde.

El Reino del Padre

Pastor Cash Luna

Jesús tenía que trabajar en la vida y en el corazón de sus discípulos, porque era algo muy importante para que ellos por fin pudieran descubrir el poder que Dios tenía.

Provocadores de una herencia

Pastor Hugo López

La obediencia al Señor garantiza un futuro de bendición para tu descendencia. Provoca Su misericordia con tu vida de entrega y compromiso.