Conéctate a nuestro servicio en vivo
El poder de lo que ofrecemos

El poder de lo que ofrecemos

28 de junio de 2020

Tiempo de lectura: 4 minutos

Vivimos un tiempo en donde constantemente recibimos malas noticias y esto no es saludable. Debemos tener cuidado en cómo manejamos toda esta información para que no se produzcan pensamientos negativos en nuestra mente. Las Escrituras hablan de que nos convertimos en lo que pensamos. Es momento de pensar de acuerdo a Su Palabra y no a las circunstancias. La batalla que luchamos no solo es contra el COVID-19 o la mala economía, sino también contra los pensamientos negativos.

En esta época no solo hay historias tristes, también hay personas que han tenido victoria en medio de la adversidad. Llenemos nuestro corazón de testimonios que inspiren nuestra fe. Eso nos ayudará a creer en que podemos vencer los problemas, no solo aguantarlos. El plan del Señor es que seamos victoriosos sin importar las circunstancias que estemos atravesando.[1]

Cuando Pablo dio el ejemplo de una carrera hizo énfasis en el deseo de ganar y no solo de participar.[2] Las personas que compiten en un deporte deben prepararse de forma diferente, eso les permite desenvolverse de manera óptima. No hagamos las cosas por rutina, sino con un saludable espíritu de competencia. Que la adversidad no nos quite la voluntad de ganar en la vida.

Si confiamos en Dios podemos mantenernos seguros en todo momento. Si creemos en Sus profetas prosperaremos sin importar las circunstancias.[3] ¡Creamos que en los meses restantes del año 2020 veremos la manifestación de Su poder!

El profeta, esposo de la viuda, cometió el error de no administrar bien sus recursos y eso provocó problemas para su familia.[4] El hecho de que veamos la manifestación de Su poder no nos exime de buscar sabiduría para administrar nuestros recursos. Dios cumplirá Sus promesas, pero es necesario que hagamos nuestra parte y apliquemos sabiduría e inteligencia en todas nuestras áreas.

Aunque pensó que no tenía nada, la viuda se dio cuenta de que sí contaba con unas vasijas. Cuando queremos algo, también debemos tener claro lo que estamos dispuestos a ofrecer por ello. Lo que ofrecemos es lo que nos abre las puertas de las oportunidades y los milagros.[5]

Lo que el esposo de la viuda no pudo hacer en toda una vida, Dios lo hizo en un instante, usando solo una vasija de aceite.[6] Él puede hacer en un momento lo que a nosotros nos llevaría toda una vida. No acomodemos nuestra fe a lo que está pasando, creamos que las circunstancias se acomodarán a nuestras convicciones.

El Señor es nuestra fortaleza en medio de la adversidad. Su fidelidad no está limitada a las circunstancias.[7] La viuda pudo experimentar un milagro de multiplicación porque en medio de su necesidad acudió a Él. ¿A quién estamos acudiendo en medio de nuestros problemas? 

Tenemos que aprender a confiar en el Señor y confesar las cosas que queremos vivir.[8] El desamparo que experimentamos en la adversidad nos puede llevar a la tristeza y a la depresión, pero también puede llevarnos a buscar a Dios. Lo mismo que deforma a algunas personas construye a otras. El desenlace de nuestra historia dependerá de la actitud que adoptemos en medio de las crisis.

Dios tiene el anhelo de bendecirnos en cada temporada.[9] A nosotros nos toca administrar esa bendición de forma sabia y tomar una actitud de ofertante para mantener las oportunidades abiertas en todo momento.[10] Si mantenemos un corazón humilde y temeroso de Él, seremos bendecidos con riquezas, honor y vida, sin importar las circunstancias.[11]

El Señor le pidió ofrenda a Su pueblo porque quería cambiarles la mentalidad y transformarlos: que en vez de ser personas demandantes, fueran ofertantes.[12] Todos tenemos algo que ofrecer, solo debemos creerlo.


[1] 1 Corintios 15:57-58: Mas gracias sean dadas a Dios, que nos da la victoria por medio de nuestro Señor Jesucristo. Así que, hermanos míos amados, estad firmes y constantes, creciendo en la obra del Señor siempre, sabiendo que vuestro trabajo en el Señor no es en vano.

[2] 1 Corintios 9:24: ¿No sabéis que los que corren en el estadio, todos a la verdad corren, pero uno solo se lleva el premio? Corred de tal manera que lo obtengáis.

[3] 2 Crónicas 20:20: Y cuando se levantaron por la mañana, salieron al desierto de Tecoa. Y mientras ellos salían, Josafat, estando en pie, dijo: Oídme, Judá y moradores de Jerusalén. Creed en Jehová vuestro Dios, y estaréis seguros; creed a sus profetas, y seréis prosperados.

[4] 2 Reyes 4:1: Una mujer, de las mujeres de los hijos de los profetas, clamó a Eliseo, diciendo: Tu siervo mi marido ha muerto; y tú sabes que tu siervo era temeroso de Jehová; y ha venido el acreedor para tomarse dos hijos míos por siervos.

[5] 2 Reyes 4:2-6: Y Eliseo le dijo: ¿Qué te haré yo? Declárame qué tienes en casa. Y ella dijo: Tu sierva ninguna cosa tiene en casa, sino una vasija de aceite. El le dijo: Ve y pide para ti vasijas prestadas de todos tus vecinos, vasijas vacías, no pocas. Entra luego, y enciérrate tú y tus hijos; y echa en todas las vasijas, y cuando una esté llena, ponla aparte. Y se fue la mujer, y cerró la puerta encerrándose ella y sus hijos; y ellos le traían las vasijas, y ella echaba del aceite. Cuando las vasijas estuvieron llenas, dijo a un hijo suyo: Tráeme aún otras vasijas. Y él dijo: No hay más vasijas. Entonces cesó el aceite.

[6] 2 Reyes 4:7: Vino ella luego, y lo contó al varón de Dios, el cual dijo: Ve y vende el aceite, y paga a tus acreedores; y tú y tus hijos vivid de lo que quede.

[7] Salmos 46:1-2: Dios es nuestro amparo y fortaleza, Nuestro pronto auxilio en las tribulaciones. Por tanto, no temeremos, aunque la tierra sea removida, Y se traspasen los montes al corazón del mar.

[8] Salmos 91:1-2: El que habita al abrigo del Altísimo Morará bajo la sombra del Omnipotente. Diré yo a Jehová: Esperanza mía, y castillo mío; Mi Dios, en quien confiaré.

[9] Proverbios 3:16: Largura de días está en su mano derecha; En su izquierda, riquezas y honra.

[10] Proverbios 18:15-16 (DHH): Los sabios e inteligentes adquieren los conocimientos que buscan. Con un regalo se abren todas las puertas y se llega hasta la gente importante.

[11] Proverbios 22:4: Riquezas, honra y vida Son la remuneración de la humildad y del temor de Jehová.

[12] Éxodo 3:18: Y oirán tu voz; e irás tú, y los ancianos de Israel, al rey de Egipto, y le diréis: Jehová el Dios de los hebreos nos ha encontrado; por tanto, nosotros iremos ahora camino de tres días por el desierto, para que ofrezcamos sacrificios a Jehová nuestro Dios.

Temas relacionados:
| | | | |

¿Te gustó? Compártelo en tus redes

También te puede interesar

El mandamiento que mejor funciona

Pastor Cash Luna

El amor debe ser nuestra razón para vivir y disfrutar la existencia junto a las personas que nos rodean.

Las resistencias

Pastor Cash Luna

Declara tu corazón libre de toda ofensa para ser merecedor de bendiciones.

Revisa tu dirección

Pastor Cash Luna

Debes afrontar cada momento de tu vida, declararlo como positivo para el futuro y finalmente retomar el camino correcto hacia las promesas del Señor.