El poder del servicio

CONÓCENOS

Hay cualidades poderosas que algunas personas más bien consideran un rasgo de debilidad (la humildad, por ejemplo). La gente cree que el poder está donde hay orgullo, prepotencia o arrogancia, pero Jesús nos enseña que más bien está en el servicio. Sé que la humildad nos hace vulnerables ante algunas situaciones, pero también el orgullo porque provoca que perdamos relaciones personales o profesionales. La diferencia es que siendo humildes conservamos lo más importante: el favor de Dios.

Jesús no vino a ser servido sino a servir. Nos enseñó que servir no es de sirvientes sino de señores. Si todos comprendiéramos el poder del servicio, nuestra situación familiar y laboral sería mejor; es más, seguramente nuestra nación sería mejor. No podremos ser perfectos como Jesús, pero podríamos imitarlo con nuestro servicio.

Nadie puede servir a dos señores,[1] por eso no le demos mayor importancia a nuestras responsabilidades diarias (trabajo, estudios, etcétera) que a nuestro Padre, ya que si lo buscamos a Él primero nos irá bien en todo lo demás. No se puede servir a Dios y al diablo al mismo tiempo,[2] por eso adorarlo y servirlo es innegociable.

En el Antiguo Testamento leemos la historia de Rut, quien a pesar de haber enviudado permaneció al lado de su suegra Nohemí, cumpliendo con un triple compromiso de servirla a ella, a su pueblo y a su dios.[3] Su servicio le trajo como resultado la bendición de volverse a casar[4] y además la hizo portadora de bendición porque de ella descendieron el rey David,[5] Salomón y, más tarde, Jesús. ¿Qué tal si todos adoptáramos el triple compromiso de servir a Dios, a la nación y a las personas?

Aprende a servir sin importar tu situación social o económica. En la Biblia leemos que incluso la esposa del administrador de Herodes servía a Jesús,[6] algo que nos demuestra que gente de cualquier estrato social puede hacerlo.


Jesús nos motiva para que amemos a Dios con todo el corazón, con toda el alma, con toda la mente y con todas las fuerzas.[7] Las primeras tres son abstractas, pero amarlo con todas las fuerzas implica estar disponibles para servirle. Hazlo y cuando te quedes sin fuerzas, Él las renovará. De igual modo, aprende a servir a la nación y a las personas con la misma pasión y entusiasmo, pues no se puede servir a nuestro Padre sin servir a las personas. Así que seamos esforzados y valientes para brindar servicio y

[1] Mateo 6:24: Ninguno puede servir a dos señores; porque o aborrecerá al uno y amará al otro, o estimará al uno y menospreciará al otro. No podéis servir a Dios y a las riquezas.

[2] Mateo 4:8-10: Otra vez le llevó el diablo a un monte muy alto, y le mostró todos los reinos del mundo y la gloria de ellos, y le dijo: Todo esto te daré, si postrado me adorares. Entonces Jesús le dijo: Vete, Satanás, porque escrito está: Al Señor tu Dios adorarás, y a él sólo servirás. El diablo entonces le dejó; y he aquí vinieron ángeles y le servían.

[3] Rut 1:14-18: Y ellas alzaron otra vez su voz y lloraron; y Orfa besó a su suegra, mas Rut se quedó con ella. Y Noemí dijo: He aquí tu cuñada se ha vuelto a su pueblo y a sus dioses; vuélvete tú tras ella. Respondió Rut: No me ruegues que te deje, y me aparte de ti; porque a dondequiera que tú fueres, iré yo, y dondequiera que vivieres, viviré. Tu pueblo será mi pueblo, y tu Dios mi Dios. Donde tú murieres, moriré yo, y allí seré sepultada; así me haga Jehová, y aun me añada, que sólo la muerte hará separación entre nosotras dos. Y viendo Noemí que estaba tan resuelta a ir con ella, no dijo más.

[4] Rut 2:1: Tenía Noemí un pariente de su marido, hombre rico de la familia de Elimelec, el cual se llamaba Booz.

[5] Mateo 1:5-6: Salmón engendró de Rahab a Booz, Booz engendró de Rut a Obed, y Obed a Isaí. Isaí engendró al rey David, y el rey David engendró a Salomón de la que fue mujer de Urías.

[6] Lucas 8:1-3: Aconteció después, que Jesús iba por todas las ciudades y aldeas, predicando y anunciando el evangelio del reino de Dios, y los doce con él, y algunas mujeres que habían sido sanadas de espíritus malos y de enfermedades: María, que se llamaba Magdalena, de la que habían salido siete demonios, Juana, mujer de Chuza intendente de Herodes, y Susana, y otras muchas que le servían de sus bienes.

[7] Marcos 12:29-31: Jesús le respondió: El primer mandamiento de todos es: Oye, Israel; el Señor nuestro Dios, el Señor uno es. Y amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente y con todas tus fuerzas. Este es el principal mandamiento. Y el segundo es semejante: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. No hay otro mandamiento mayor que éstos.

TEMAS RELACIONADOS

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Noches de Gloria poderosas en Rosario Argentina.

Una vez más el nombre de Dios fue glorificado en la Cruzada de Milagros

Congreso HECHOS Contracultura, la propuesta para los jóvenes

Desde sus inicios, en 2001, este congreso ha retado y motivado a los jóvenes de América Latina a transformar su vida, familia, iglesia y nación al aceptar el amor y poder del Espíritu Santo.

Sólo es el camino, no es tu destino

Pastor Cash Luna

Pon tu mirada en la meta, no en el camino que puede estar lleno de dificultades.