Conéctate a nuestro servicio en vivo
El raro

El raro

28 de febrero de 2021

Tiempo de lectura: 2 minutos

Hoy cumplo 53 años y a mi edad ya no nos importa mucho si nos dan regalos o no, pero cuando somos niños no es así. Mi familia, además de disfuncional, era muy pobre como para que nuestros papás nos dieran juguetes o regalos de cumpleaños. Por si fuera poco, siempre fui el “raro” de mi familia y del colegio. Nada me salía bien. Pude haber fundado una fábrica de hielo y capaz se me incendiaba. Yo estaba destinado a ser un “perdedor”.

Pero de pronto dos grandes acontecimientos cambiaron mi vida. Uno de ellos fue conocer a la mujer que ahora es mi esposa y con quien llevo 32 años de matrimonio. Casarme con ella fue la primera gran decisión que tomé en mi vida. La segunda fue abrirle mi corazón a Jesús y darle un sentido a mi “rareza”.

Lo único que yo podía hacer era contar chistes, hacer reír a la gente. Muchas personas —mi familia, mis profesores y hasta mis pastores— me dijeron que esa no era la mejor forma de darme a conocer o de transmitir un mensaje; sin embargo, cuando comunico el mensaje de Dios no lo cambio. Contar chistes es solo mi forma particular de hacerlo.

A veces digo que nací comediante y sé que desde antes de nacer Dios ya sabía que me convertiría en eso.[1] Para mí, aprender a contar chistes fue un regalo del cielo. ¿Suena raro? Sí que lo es. Pero por eso este mensaje va dirigido a aquellas personas “raras” que, al igual que yo, no tuvieron o no siguieron patrones “normales” y que eso les hizo creer que estaban destinadas a fracasar en la sociedad. Yo no sabía que iba a romper récords mundiales contando chistes y tampoco que esto podría servir para la labor más loable del ser humano: compartir del amor de Cristo. Y darle esa finalidad a mi talento fue lo que hizo la diferencia.

Por lo tanto, aunque la gente te considere “raro” o “rara”, déjame decirte que el cielo desea hacer grandes cosas con esa rareza particular que tienes.

Yo repliqué los errores de mis generaciones anteriores hasta que conocí a Cristo y encaucé mi “rareza” a un propósito: en compartir Su mensaje. No fui responsable de cómo nací, pero sí de cómo voy a morir. No elegí los padres que me tocaron, pero sí puedo elegir el padre que quiero ser. Cuando Jesús llega a nuestra vida no solo resuelve nuestra eternidad, sino la transición de tiempo que pasamos en la Tierra. Además, nos enseña que con nuestros talentos particulares también podemos cambiar nuestra historia.


[1] Salmos 136:13-16: Porque tú formaste mis entrañas; tú me hiciste en el vientre de mi madre. Te alabaré; porque formidables, maravillosas son tus obras; estoy maravillado, y mi alma lo sabe muy bien. No fue encubierto de ti mi cuerpo, bien que en oculto fui formado, y entretejido en lo más profundo de la tierra. Mi embrión vieron tus ojos, y en tu libro estaban escritas todas aquellas cosas que fueron luego formadas, Sin faltar una de ellas.

Temas relacionados:

¿Te gustó? Compártelo en tus redes

También te puede interesar

Creadores de nuevas temporadas

Pastor Otoniel Font

Las probabilidades que un individuo tiene de salir victorioso no se miden por la difícil temporada que está viviendo, sino por cómo reacciona ante ella.

Herederos de Dios

Pastor Cash Luna

Dios no nos hereda una casa, un negocio propio o éxito en la vida, sino más bien la bendición de Sus promesas. ¿Conoces la gran diferencia?

¿En qué momento la cobardía se disfraza de prudencia?

Pastor Juan Diego Luna

Para cuando no sepamos cuándo es prudencia y cuándo es falta de fe, el pastor Juan Diego Luna nos comparte tres filtros que nos ayudarán a aclarar nuestras dudas.