Conéctate a nuestro servicio en vivo
Jesús nuestro maestro (parte II)

Jesús nuestro maestro (parte II)

09 de febrero de 2020

Tiempo de lectura: 5 minutos

Las enseñanzas de Jesús son tan relevantes que se comparten semana tras semana en todo el planeta, a pesar de haber sido trasmitidas por Él hace más de 2000 años. Definitivamente es el mayor líder y maestro de la historia. Hoy en día sus palabras siguen siendo fundamentales para nuestra vida, aprendámoslas y apliquémoslas.

Jesús era un contador de historias nato, ese era su principal método de enseñanza. Contó 46 historias para ilustrar el Reino de Dios. Utilizaba frecuentemente las parábolas[1] para ejemplificar principios bíblicos. Nosotros deberíamos imitarlo no solo en el mensaje que compartía, sino en la forma en que lo hacía. No sabemos por qué los discípulos abandonaron este método de enseñanza pero es tiempo de lo que lo retomemos.

Todo momento era una buena oportunidad para que Jesús trasmitiera sus enseñanzas.[2] Para tener un mayor alcance e impacto en la vida de las personas recluto un equipo.[3] Este grupo de personas fueron las encargadas de llevar todo el conocimiento de su maestro a más personas. El Señor nos capacita para sanar, liberar y predicar pero para esto se requiere tener una buena actitud para aprender.

Los saduceos cometieron un error en cuanto a su apreciación de las enseñanzas de Jesús porque ignoraban las Escrituras y el poder de Dios.[4] Por querer poner en aprietos a Jesús solo pusieron en evidencia su ignorancia. Existe un peligro constante, hasta de cometer herejías, si ignoramos lo que el Señor nos quiere enseñar.

La falta de conocimiento nos destruye, incluso nos puede alejar de Dios. Si no queremos destrucción adquiramos conocimiento de la Palabra y del poder del Señor.[5] Conocimiento es el cumulo de información. El entendimiento es saber la razón de ser del conocimiento. La sabiduría es la correcta aplicación del conocimiento. Nosotros debemos aspirar a ser sabios, aprendiendo como y cuando debemos aplicar cada enseñanza de Jesús.

Paralelo al conocimiento debemos adquirir discernimiento. En un relato bíblico observamos a un joven que cuestiona a Jesús respecto al tema de la salvación, Jesús logró discernir que el joven rico no quería ser salvo, quería presumir su conducta únicamente. Al discernir los deseos del joven, aprovechó la situación para hablarles a todos acerca de la salvación por gracia y de cómo es imposible que el hombre se salve a sí mismo.[6]

Jesús levanta el estándar del cristianismo para que nos diéramos cuenta lo imposible que es ser salvos sin la intervención de Él.[7] Si cumpliéramos con toda la ley y nos equivocamos en un punto de la Biblia seriamos condenados. Todo esto nos deja con una sola opción: confiar en la gracia de Dios.

Todos hemos pecado[8] y la paga del pecado es la muerte.[9] Necesitamos confiar en el sacrificio de Jesús en la cruz para poder ser salvos. Él nos enseña una nueva forma de vivir en donde el único camino es depender de Él.[10] Este es el resumen de las enseñanzas de Jesús: hacer con los demás lo que nos gustaría que nos hicieran a nosotros.[11] Es momento de amar a Jesús como nuestro salvador y aprender de Él como nuestro maestro.


[1] Mateo 13:1-3: Aquel día salió Jesús de la casa y se sentó junto al mar. Y se le juntó mucha gente; y entrando él en la barca, se sentó, y toda la gente estaba en la playa. Y les habló muchas cosas por parábolas, diciendo: He aquí, el sembrador salió a sembrar.

[2] Marcos 3:9-12: Y dijo a sus discípulos que le tuviesen siempre lista la barca, a causa del gentío, para que no le oprimiesen. Porque había sanado a muchos; de manera que por tocarle, cuantos tenían plagas caían sobre él. Y los espíritus inmundos, al verle, se postraban delante de él, y daban voces, diciendo: Tú eres el Hijo de Dios. Mas él les reprendía mucho para que no le descubriesen.

[3] Marcos 3:13-15: Después subió al monte, y llamó a sí a los que él quiso; y vinieron a él. Y estableció a doce, para que estuviesen con él, y para enviarlos a predicar, y que tuviesen autoridad para sanar enfermedades y para echar fuera demonios:

[4] Marcos 12:18-27: Entonces vinieron a él los saduceos, que dicen que no hay resurrección, y le preguntaron, diciendo: Maestro, Moisés nos escribió que si el hermano de alguno muriere y dejare esposa, pero no dejare hijos, que su hermano se case con ella, y levante descendencia a su hermano. Hubo siete hermanos; el primero tomó esposa, y murió sin dejar descendencia. Y el segundo se casó con ella, y murió, y tampoco dejó descendencia; y el tercero, de la misma manera. Y así los siete, y no dejaron descendencia; y después de todos murió también la mujer. En la resurrección, pues, cuando resuciten, ¿de cuál de ellos será ella mujer, ya que los siete la tuvieron por mujer? Entonces respondiendo Jesús, les dijo: ¿No erráis por esto, porque ignoráis las Escrituras, y el poder de Dios?  Porque cuando resuciten de los muertos, ni se casarán ni se darán en casamiento, sino serán como los ángeles que están en los cielos. Pero respecto a que los muertos resucitan, ¿no habéis leído en el libro de Moisés cómo le habló Dios en la zarza, diciendo: Yo soy el Dios de Abraham, el Dios de Isaac y el Dios de Jacob? Dios no es Dios de muertos, sino Dios de vivos; así que vosotros mucho erráis.

 

[5] Oseas 4:6: Mi pueblo fue destruido, porque le faltó conocimiento. Por cuanto desechaste el conocimiento, yo te echaré del sacerdocio; y porque olvidaste la ley de tu Dios, también yo me olvidaré de tus hijos.

[6] Mateo 19:17-26: El le dijo: ¿Por qué me llamas bueno? Ninguno hay bueno sino uno: Dios. Mas si quieres entrar en la vida, guarda los mandamientos. Le dijo: ¿Cuáles? Y Jesús dijo: No matarás. No adulterarás. No hurtarás. No dirás falso testimonio. Honra a tu padre y a tu madre; y, Amarás a tu prójimo como a ti mismo. El joven le dijo: Todo esto lo he guardado desde mi juventud. ¿Qué más me falta? Jesús le dijo: Si quieres ser perfecto, anda, vende lo que tienes, y dalo a los pobres, y tendrás tesoro en el cielo; y ven y sígueme.  Oyendo el joven esta palabra, se fue triste, porque tenía muchas posesiones. Entonces Jesús dijo a sus discípulos: De cierto os digo, que difícilmente entrará un rico en el reino de los cielos.  Otra vez os digo, que es más fácil pasar un camello por el ojo de una aguja, que entrar un rico en el reino de Dios. Sus discípulos, oyendo esto, se asombraron en gran manera, diciendo: ¿Quién, pues, podrá ser salvo? Y mirándolos Jesús, les dijo: Para los hombres esto es imposible; más para Dios todo es posible.

[7] Mateo 5:21-22: Oísteis que fue dicho a los antiguos: No matarás; y cualquiera que matare será culpable de juicio. Pero yo os digo que cualquiera que se enoje contra su hermano, será culpable de juicio; y cualquiera que diga: Necio, a su hermano, será culpable ante el concilio; y cualquiera que le diga: Fatuo, quedará expuesto al infierno de fuego.

[8] Romanos 3:23: Por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios.

[9] Romanos 6:23: Porque la paga del pecado es muerte, mas la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro.

[10] Mateo 5:38-48: Oísteis que fue dicho: Ojo por ojo, y diente por diente.  Pero yo os digo: No resistáis al que es malo; antes, a cualquiera que te hiera en la mejilla derecha, vuélvele también la otra; y al que quiera ponerte a pleito y quitarte la túnica, déjale también la capa; y a cualquiera que te obligue a llevar carga por una milla, ve con él dos. Al que te pida, dale; y al que quiera tomar de ti prestado, no se lo rehúses. Oísteis que fue dicho: Amarás a tu prójimo, y aborrecerás a tu enemigo.

Pero yo os digo: Amad a vuestros enemigos, bendecid a los que os maldicen, haced bien a los que os aborrecen, y orad por los que os ultrajan y os persiguen; para que seáis hijos de vuestro Padre que está en los cielos, que hace salir su sol sobre malos y buenos, y que hace llover sobre justos e injustos. Porque si amáis a los que os aman, ¿qué recompensa tendréis? ¿No hacen también lo mismo los publicanos? Y si saludáis a vuestros hermanos solamente, ¿qué hacéis de más? ¿No hacen también así los gentiles? Sed, pues, vosotros perfectos, como vuestro Padre que está en los cielos es perfecto.

[11] Mateo 7:12: Así que, todas las cosas que queráis que los hombres hagan con vosotros, así también haced vosotros con ellos; porque esto es la ley y los profetas.

Temas relacionados:
| | | |

¿Te gustó? Compártelo en tus redes

También te puede interesar

No hay nada mejor en la vida

Pastor Edgar Marroquín

Aprende a disfrutar de lo que tienes. Tu relación con Dios, familia y trabajo son bendiciones que debes agradecer.

El poder del Espiritu Santo

Pastor Cash Luna

El Espíritu Santo es para proclamar y predicar la Palabra. No es sólo para que tiemble, se ría; esas son las manifestaciones tome el valor y todo lo que necesita para proclamar la Palabra de Dios.

Lo que debilita fortalece

Pastor Cash Luna

Las dificultades no deben ser una excusa para fracasar, deben ser una motivación para tener éxito y salir adelante.