Conéctate a nuestro servicio en vivo
La Cena del Señor y su poder

La Cena del Señor y su poder

03 de octubre de 2021

Tiempo de lectura: 3 minutos

Cuando celebramos la Santa Cena lo hacemos en memoria de Cristo.[1] Él así lo hizo antes de ser crucificado. Solo una persona llena del Espíritu Santo puede tener tanta paz y llamar a comer a su círculo de amigos íntimos sabiendo que, acto seguido, será sacrificado. Para morir en paz necesitamos saber a dónde vamos (dicha que tenemos quienes creemos en Jesús, pues sabemos que la salvación no es por obras, sino por gracia) y que a nuestros hijos les irá bien. Con eso podemos morir en paz.

Pero mientras tanto, para que haya avivamiento, debemos anunciar a Jesús hasta que Él venga.[2] El avivamiento ocurre cuando algo se hace repetitivamente, no solo una vez al mes (no hay satisfacción más grande que lograr que muchas personas se acerquen a Cristo a través del avivamiento que provocamos). De manera que al tomar la Cena del Señor debemos hacerlo en memoria de Él, anunciarlo hasta que venga y examinarnos a nosotros mismos.[3]

Hay tres sucesos que tienen relación con la cruz de Cristo: el perdón de pecados y la salvación (porque los llevó en Su cuerpo),[4] la sanidad de nuestras enfermedades (porque por Su llaga fuimos curados)[5] y la bendición y prosperidad (porque se hizo pobre para que nosotros fuésemos prósperos).[6] Jesús fue sacrificado por esas tres situaciones y esta es una verdad que debemos tener presente como individuos y como iglesia. Por lo tanto, no permitas que personas te contaminen con percepciones incorrectas de verdades bíblicas.

Jesús cargó con nuestras enfermedades y nuestros pecados[7] por medio de la cruz. Él no pecó, pero llevó nuestros pecados. No era pecador, pero salvó a los pecadores. No se enfermó, pero se llevó nuestras enfermedades. No fue pobre, pero se llevó nuestra pobreza… Todo ocurrió en la cruz. Él pagó ese precio.[8]

El Padre deseó salvarnos, Jesús pagó el precio de nuestra salvación y el Espíritu Santo nos hizo nacer de nuevo. El Padre desea sanarnos, Jesús pagó el precio y el Espíritu Santo te trae la sanidad. Así es como opera la trinidad. El Espíritu Santo es el vehículo que nos trae todas las bendiciones que Jesús pagó en la cruz y está entre nosotros[9] para salvarnos, sanarnos y prosperarnos.


[1] 1 Corintios 11:23-25: Porque yo recibí del Señor lo que también os he enseñado: Que el Señor Jesús, la noche que fue entregado, tomó pan; y habiendo dado gracias, lo partió, y dijo: Tomad, comed; esto es mi cuerpo que por vosotros es partido; haced esto en memoria de mí. Asimismo tomó también la copa, después de haber cenado, diciendo: Esta copa es el nuevo pacto en mi sangre; haced esto todas las veces que la bebiereis, en memoria de mí.

[2] 1 Corintios 11:26: Así, pues, todas las veces que comiereis este pan, y bebiereis esta copa, la muerte del Señor anunciáis hasta que él venga.

[3] 1 Corintios 11:27-31: De manera que cualquiera que comiere este pan o bebiere esta copa del Señor indignamente, será culpado del cuerpo y de la sangre del Señor. Por tanto, pruébese cada uno a sí mismo, y coma así del pan, y beba de la copa. Porque el que come y bebe indignamente, sin discernir el cuerpo del Señor, juicio come y bebe para sí. Por lo cual hay muchos enfermos y debilitados entre vosotros, y muchos duermen. Si, pues, nos examinásemos a nosotros mismos, no seríamos juzgados.

[4] 1 Pedro 2:24-25: [Cristo] quien llevó él mismo nuestros pecados en su cuerpo sobre el madero, para que nosotros, estando muertos a los pecados, vivamos a la justicia; y por cuya herida fuisteis sanados. Porque vosotros erais como ovejas descarriadas, pero ahora habéis vuelto al Pastor y Obispo de vuestras almas.

[5] Isaías 53:3-5: Despreciado y desechado entre los hombres, varón de dolores, experimentado en quebranto; y como que escondimos de él el rostro, fue menospreciado, y no lo estimamos. Ciertamente llevó él nuestras enfermedades, y sufrió nuestros dolores; y nosotros le tuvimos por azotado, por herido de Dios y abatido. Mas él herido fue por nuestras rebeliones, molido por nuestros pecados; el castigo de nuestra paz fue sobre él, y por su llaga fuimos nosotros curados.

[6] 2 Corintios 8:9: Porque ya conocéis la gracia de nuestro Señor Jesucristo, que por amor a vosotros se hizo pobre, siendo rico, para que vosotros con su pobreza fueseis enriquecidos.

[7] Isaías 53:6: Todos nosotros nos descarriamos como ovejas, cada cual se apartó por su camino; mas Jehová cargó en él el pecado de todos nosotros.

[8] Hechos 10:37-38: Vosotros sabéis lo que se divulgó por toda Judea, comenzando desde Galilea, después del bautismo que predicó Juan: cómo Dios ungió con el Espíritu Santo y con poder a Jesús de Nazaret, y cómo éste anduvo haciendo bienes y sanando a todos los oprimidos por el diablo, porque Dios estaba con él.

[9] Hechos 10:44-45: Mientras aún hablaba Pedro estas palabras, el Espíritu Santo cayó sobre todos los que oían el discurso. Y los fieles de la circuncisión que habían venido con Pedro se quedaron atónitos de que también sobre los gentiles se derramase el don del Espíritu Santo.

Temas relacionados:
| | | | |

¿Te gustó? Compártelo en tus redes

También te puede interesar

El amor de toda madre

Pastor Cash Luna

Mujer: que nada ni nadie te impida sentirte orgullosa de tu corazón de madre.

El regalo de trabajar

Pastor Cash Luna

Debemos cansarnos en la obra, pero no de la obra.

Acerquémonos a Dios

Pastor Cash Luna

Si el Señor siendo quien es no nos rechaza, ¿qué nos impide acercarnos a Él?