Conéctate a nuestro servicio en vivo
Conéctate a Intercesión
Conéctate a nuestro Discipulado
Lo primero es lo primero

Lo primero es lo primero

11 de julio de 2023

Tiempo de lectura: 4 minutos

En todo lo que hacemos —estudiar, trabajar, practicar un deporte, etcétera— hay algo que ejecutamos de primero. En mi caso, lo primero que hago en el día después de bañarme es preparar un café e irme a una mesita con mi Biblia a adorar a Dios; porque sé que, si somos sabios e inteligentes, y primero buscamos Su reino, ya le ganamos al resto del día. Los deportistas que no hacen ejercicios de estiramiento, y salen a jugar sin calentar, podrían terminar lesionados durante una temporada entera.

Primero busquemos el reino del Padre y Su justicia para que todas las cosas nos sean añadidas,[1] porque si primero buscamos lo añadido, nos llenaremos de afán y nos privaremos de la justicia, la paz y el gozo que solo recibimos de Él.[2] Y es que el reino de Dios funciona diferente al reino del mundo. Cuando oramos, no empezamos haciéndolo por lo que nos afana —por el aumento, por el pago del alquiler o por la cura de una enfermedad— porque el afán no es buen motivador para una oración de fe. Jesús nos enseñó a orar pidiendo primero el reino antes que el pan de cada día.[3]

Ten cuidado con querer ser levantado del suelo, pues no vaya a ser que seas levantado por la ayuda equivocada. Jesús fue tentado en el desierto por el diablo, pero echó fuera la tentación porque sabía que solo a Dios debemos adorar y servir.[4] Satanás se apartó porque se dio cuenta de que Cristo prefería el reino del Padre y Su justicia, y no la gloria de las naciones.

En nuestra vida de éxito otorgada por Dios y no por la carne, el orden de los factores sí altera el producto. Por eso lo primero del día no debería ser perderse en la pantalla del teléfono celular. Este dispositivo ha venido a hacernos la vida más fácil, pero también nos ha llenado de afán y nos ha provocado otro montón de problemas (de hecho, hay personas que viven en tinieblas gracias a él). Incluso un celular podría servirte para edificar y buscar primeramente el reino de Dios, y no solo para subir la foto de los camarones que te estás comiendo o del coco que te estás tomando en la playa. ¿Sabes a cuántos les importa ese coco? A nadie.

Jesús servía, sanaba y liberaba a todo el que pudo, incluso hasta altas horas de la noche;[5] y al día siguiente, antes de que amaneciera, ya estaba otra vez levantado para orar.[6] Eso es buscar primeramente el reino de Dios. No te digo que lo hagas como Él, cuando el sol aún no ha salido; pero que no sea negociable que lo primero de tu día sea buscar a tu Señor.

Si ahora me dieran a probar un café con media cucharada de azúcar me pondría a vomitar porque hace mucho que me cambió el paladar; y del mismo modo estoy convencido de que en la vida todos podemos cambiar el paladar del placer carnal por el placer espiritual. No alcanza el tiempo para lo que dejamos de último; pero cuando buscamos primero al Padre y Su reino, siempre alcanza para todo.

Dios debería ser lo primero que busquemos cuando sana nuestras dolencias[7] y también cuando llega el primer día de la semana.[8] El domingo debería ser lo equivalente al calentamiento para un atleta que busca ganar un campeonato. Aprende a servir al reino de Dios desde el primer día de la semana.[9]

Si aprendiéramos a hacer lo que se debe hacer primero en el deporte, en la alimentación, en el estudio y como cristianos, las cosas que van segundo, tercero, cuarto o quinto nos saldrían mucho mejor. No trates de que sea diferente porque el Señor es claro en Sus reglas: primero buscar el reino y todo lo demás puede esperar porque será añadido: tu vida estará libre de afán, tendrás paz y las enfermedades se irán.

Podrías ser cristiano y haber nacido de nuevo, pero eso no significa que primeramente estés buscando el reino de Dios. Sé disciplinado para alcanzar este fin. Sé que las penas son las que muchas veces nos motivan a buscar la iglesia, pero no permitamos que sean ellas las que nos mantengan allí. Los bendecidos somos los que menos deberíamos aflojar nuestro servicio y compromiso con el Padre.


[1] Mateo 6:31-33: No os afanéis, pues, diciendo: ¿Qué comeremos, o qué beberemos, o qué vestiremos? Porque los gentiles buscan todas estas cosas; pero vuestro Padre celestial sabe que tenéis necesidad de todas estas cosas. Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas.

[2] Romanos 14:17: Porque el reino de Dios no es comida ni bebida, sino justicia, paz y gozo en el Espíritu Santo.

[3] Marcos 6:9-11: Vosotros, pues, oraréis así: Padre nuestro que estás en los cielos, santificado sea tu nombre. Venga tu reino. Hágase tu voluntad, como en el cielo, así también en la tierra. El pan nuestro de cada día, dánoslo hoy.

[4] Mateo 4:8-11: Otra vez le llevó el diablo a un monte muy alto, y le mostró todos los reinos del mundo y la gloria de ellos, y le dijo: Todo esto te daré, si postrado me adorares. Entonces Jesús le dijo: Vete, Satanás, porque escrito está: Al Señor tu Dios adorarás, y a él sólo servirás. El diablo entonces le dejó; y he aquí vinieron ángeles y le servían.

[5] Marcos 1:32-34: Cuando llegó la noche, luego que el sol se puso, le trajeron todos los que tenían enfermedades, y a los endemoniados; y toda la ciudad se agolpó a la puerta. Y sanó a muchos que estaban enfermos de diversas enfermedades, y echó fuera muchos demonios; y no dejaba hablar a los demonios, porque le conocían.

[6] Marcos 1:35: Levantándose muy de mañana, siendo aún muy oscuro, salió y se fue a un lugar desierto, y allí oraba. 

[7] Marcos 1:29-31: Al salir de la sinagoga, vinieron a casa de Simón y Andrés, con Jacobo y Juan. Y la suegra de Simón estaba acostada con fiebre; y en seguida le hablaron de ella. Entonces él se acercó, y la tomó de la mano y la levantó; e inmediatamente le dejó la fiebre, y ella les servía.

[8] Hechos 20:7: El primer día de la semana, reunidos los discípulos para partir el pan, Pablo les enseñaba, habiendo de salir al día siguiente; y alargó el discurso hasta la medianoche.

[9] 1 Corintios 16:1-2: En cuanto a la ofrenda para los santos, haced vosotros también de la manera que ordené en las iglesias de Galacia. Cada primer día de la semana cada uno de vosotros ponga aparte algo, según haya prosperado, guardándolo, para que cuando yo llegue no se recojan entonces ofrendas.

Temas relacionados:
| | | |

¿Te gustó? Compártelo en tus redes

También te puede interesar

Sublime amor del Padre. Los dos hijos pródigos

Rubén Hernández

Ven y disfruta la fiesta que Dios hace cuando un hijo regresa a Él; todo indica que eso no tiene comprensión humana, pero hay que vivir la experiencia para sentir el espléndido bautismo de amor del Padre.

Del afán a la confianza

Pastor Cash Luna

La estafa es un engaño disfrazado de aparente verdad y está al acecho para quienes tienen riqueza y para quienes no la tienen; Jesús nos advierte que tengamos cuidado con el engaño de las riquezas y los afanes de este siglo, aprendamos de Su sabiduría.

El afán de este siglo

Pastor Cash Luna

Las personas pueden estar ansiosas al pensar en su futuro, algunas cosas son predictivas, pero no eliminan la incertidumbre, lo seguro es que Dios está en tu futuro y esa fe sí neutraliza el afán de este siglo.