Conéctate a nuestro servicio en vivo
Conéctate a Intercesión
Conéctate a Martes de ministración
Conéctate a nuestro Discipulado
Materia prima

Materia prima

05 de junio de 2022

Tiempo de lectura: 3 minutos

Fui futbolista desde los 6 hasta los 20 años en varios clubes de la liga portuguesa. En Benfica jugué dos años, pero cuando creí que iba a jugar un tercero me cedieron a otro club. Cuando quise saber la razón me dieron a entender que yo tenía mucho rendimiento, pero poco potencial y materia prima para destacar a futuro, o sea, a los 25 o 30 años. Entonces se podría decir que la materia prima de lo que yo podía ofrecerles no era lo que ellos buscaban.

Materia prima es todo bien que se somete a un proceso de producción hasta convertirse en un bien de consumo. Por ejemplo, sabemos que la materia prima del vino no es el agua, sino la uva; sin embargo, en el Nuevo Testamento leemos que Jesús, sin contar con uvas, hizo que bastaran unas tinajas con agua para crear un vino de alta calidad.[1] El mensaje implícito detrás de este milagro es hermoso y nos enseña que Dios puede provocar grandes bendiciones en nuestra vida sin importar cuál sea nuestra materia prima. No te fijes en lo que Él puede hacer con la materia prima de alguien más, mejor enfócate en lo que puede hacer con la tuya.

Cuando aprendí este mensaje pude comprender que, si bien es cierto que pude ser futbolista, quizá Dios quiso que mi materia prima más bien fuera uva para otro tipo de fermentación a Su servicio.

Honra al Señor con tu materia prima[2] ya que Él puede hacer con ella un bien de consumo para tu vida, tu comunidad y tu ministerio. Estamos en tiempos de avivamiento y quien deposite a los pies de Cristo sus frutos verá cómo Dios transformará su vida en vino nuevo. ¡Declara que tus bodegas, tu casa y tu servicio estarán llenos del vino del Señor!

Honra a Dios poniendo primeramente en Sus manos tu materia prima y Él la usará para hacer milagros. No cambies tu propósito por ninguna propuesta del mundo que te aleje de él. Antes de usar tu materia prima para entregarla a las personas y llenarte de vanidad, mejor honra al Señor entregándosela a Él.[3] Ni tus dones ni tu materia prima son mayores que tu Dios; y qué mejor ejemplo para esto que Jesús: Él pudo haberse proclamado rey de Judea; sin embargo, en ningún momento olvidó que Su propósito no era ese, sino salvar a la humanidad entera.[4]


[1] Juan 2:1-11: Al tercer día se hicieron unas bodas en Caná de Galilea; y estaba allí la madre de Jesús. Y fueron también invitados a las bodas Jesús y sus discípulos. Y faltando el vino, la madre de Jesús le dijo: No tienen vino. Jesús le dijo: ¿Qué tienes conmigo, mujer? Aún no ha venido mi hora. Su madre dijo a los que servían: Haced todo lo que os dijere. Y estaban allí seis tinajas de piedra para agua, conforme al rito de la purificación de los judíos, en cada una de las cuales cabían dos o tres cántaros. Jesús les dijo: Llenad estas tinajas de agua. Y las llenaron hasta arriba. Entonces les dijo: Sacad ahora, y llevadlo al maestresala. Y se lo llevaron. Cuando el maestresala probó el agua hecha vino, sin saber él de dónde era, aunque lo sabían los sirvientes que habían sacado el agua, llamó al esposo, y le dijo: Todo hombre sirve primero el buen vino, y cuando ya han bebido mucho, entonces el inferior; mas tú has reservado el buen vino hasta ahora. Este principio de señales hizo Jesús en Caná de Galilea, y manifestó su gloria; y sus discípulos creyeron en él.

[2] Proverbios 3:9-10: Honra a Jehová con tus bienes, y con las primicias de todos tus frutos; y serán llenos tus graneros con abundancia, y tus lagares rebosarán de mosto.

[3] Jueces 9:8-13: Fueron una vez los árboles a elegir rey sobre sí, y dijeron al olivo: Reina sobre nosotros. Mas el olivo respondió: ¿He de dejar mi aceite, con el cual en mí se honra a Dios y a los hombres, para ir a ser grande sobre los árboles? Y dijeron los árboles a la higuera: Anda tú, reina sobre nosotros. Y respondió la higuera: ¿He de dejar mi dulzura y mi buen fruto, para ir a ser grande sobre los árboles? Dijeron luego los árboles a la vid: Pues ven tú, reina sobre nosotros. Y la vid les respondió: ¿He de dejar mi mosto, que alegra a Dios y a los hombres, para ir a ser grande sobre los árboles? 

[4] Juan 3:16: Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna. 

Temas relacionados:
| | | |

¿Te gustó? Compártelo en tus redes

También te puede interesar

El alcance de Su juramento

Pastor Cash Luna

Para ver cumplidas las promesas de Dios en tu vida debes pensar, hablar, reaccionar y actuar como bendecido.

Un pacto mayor de provisión

Pastor Otoniel Font

Somos codiciosos cuando pensamos que Dios tiene cosas maravillosas que no quiere darnos.

El Dios que no escatima

Pastor Cash Luna

La fuerza de nuestra petición está en nuestra fe, pero la autoridad está en el nombre de Cristo.