Árboles del futuro

CONÓCENOS

Imagina que estás en un bosque entre árboles frondosos y colmados de fruto. ¿Qué tuvo que suceder para que esos árboles crecieran tanto y dieran aquellos frutos? Ningún árbol llega a ser lo suficientemente bueno sin pasar antes por un proceso de abono y todo buen árbol llegará a ser conocido por su fruto.[1]

No menospreciemos a las nuevas generaciones[2] porque también ellos verán cumplida las promesas de Dios. Los niños y jóvenes son árboles del futuro que necesitan cuidado y ministración, serán ellos quienes proclamen la Palabra de Dios en el futuro.[3] No existe una versión “junior” del Espíritu Santo, Él es el mismo para todos sin importar la edad, por tanto, no menospreciemos a las nuevas generaciones y en cambio instruyámoslas[4] y declaremos que recibirán bendición.

Como familia, padre de familia o mentor no solo te conformes con ser producto porque las nuevas generaciones, más que productos, están demandando contenido; por eso predícales la Palabra de Dios y haz que la vean como un arma insustituible.

Cuando vemos a las nuevas generaciones solemos fijamos en su apariencia sin ser capaces de ver los frutos que pueden dar. ¡No las demos por frutos muertos o como generaciones rebeldes sin solución![5] Más bien, levántalos sobre tus hombros para que su visión trascienda más allá de la tuya.


[1] Mateo 7:17-20: Así, todo buen árbol da buenos frutos, pero el árbol malo da frutos malos. No puede el buen árbol dar malos frutos, ni el árbol malo dar frutos buenos. Todo árbol que no da buen fruto, es cortado y echado en el fuego. Así que, por sus frutos los conoceréis.

[2] Números 14:31: Pero a vuestros niños, de los cuales dijisteis que serían por presa, yo los introduciré, y ellos conocerán la tierra que vosotros despreciasteis.

[3] Hechos 2:17: Y en los postreros días, dice Dios, derramaré de mi Espíritu sobre toda carne, y vuestros hijos y vuestras hijas profetizarán; vuestros jóvenes verán visiones, y vuestros ancianos soñarán sueños.

[4] Proverbios 22:6: Instruye al niño en su camino, y aun cuando fuere viejo no se apartará de él.

[5] Marcos 5:39: Porque la palabra de Dios es viva y eficaz, y más cortante que toda espada de dos filos; y penetra hasta partir el alma y el espíritu, las coyunturas y los tuétanos, y discierne los pensamientos y las intenciones del corazón.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

El voluntario Jesús

Pastor José Putzu

El pastor José Putzu nos presenta al voluntario más grande de todos y nos motiva a imitarlo de corazón.

Imitando la actitud de Jesús

Pastor Cash Luna

Nuestro Señor y Salvador nos enseña a vivir de la forma correcta y con la actitud correcta.

Cómo mantenernos conectados

Pastor Cash Luna

La relación con tus seres queridos depende de tu capacidad de escuchar y expresarte.