Conéctate a nuestro servicio en vivo
Conéctate a Intercesión
Conéctate a nuestro Discipulado
Quien elige a mi pareja

Quien elige a mi pareja

07 de noviembre de 2023

Tiempo de lectura: 8 minutos

En la Biblia existe una apasionante historia de amor y considero que es la más romántica de todas las que he leído. Abraham tenía una de las más grandes fortunas de riqueza de ese tiempo.[1] Antes de tener un hijo pensaba: es bueno que Dios me bendiga, pero quiero tener a quién trasladarle la bendición. Porque mientras construyes una herencia, tienes el deber de formar al heredero. Por eso la formación es más importante que la provisión de un legado.

Ahora Abraham ya tiene a su hijo Isaac y comisiona al más sabio de sus criados para conseguirle una esposa.[2] Abraham era muy sabio, podía decir tengo un hijo para quien es toda la bendición, pero la clave va a ser quién viva con él. Porque una vez nos casamos, no podemos negar que la persona con la que convivimos es la influencia sobre nosotros y nosotros generamos influencia sobre ella o él.

Entonces es súper importante quién va a ser la pareja de tus hijos y eso viene a ser motivo de oración para los padres. La primera condición que puso Abraham para su siervo fue ir a su tierra y que ella fuera del mismo pueblo. Lo mismo que Pablo escribe a los corintios. Porque no hay comunión entre la luz y las tinieblas.[3]

La segunda condición fue que ella viniera a la tierra donde vivían y que su hijo no se fuera a vivir hasta ese lugar. Dios te sacó del mundo de pecado y ahora tienes a Jesús en tu corazón. Mientras educas a tus hijos, pídele a Dios que su pareja no les haga volver al lugar de donde Dios te trajo. Porque encontrar una buena pareja es misericordia de Dios.[4]

En este caso, para elegir la pareja de Isaac el siervo de Abraham pidió como señal una virtud interna. Para algo tan importante se puede pedir una buena y adecuada señal de Dios. Además de esas virtudes de servicio, Rebeca era una mujer virgen de aspecto hermoso.[5]

Hay que ser como ese joven y esa jovencita, que deje maravillados a los demás en nuestro actuar, que te enamore lo responsable y trabajador que es, que te enamore el respeto de ella hacia ti y a sus padres.[6] Si tus hijos encontraron la pareja que viene de Dios es para arrodillarse y adorarle porque sabemos que la segunda etapa de su vida les va a ir muy bien.

Rebeca eligió a su pareja, se le preguntó si ella estaba de acuerdo y decidió hacerlo con la bendición de Dios y de su familia. Ahora en su determinación se unió la respuesta de las oraciones de dos familias. Por consiguiente, para tener pareja tiene que ver Dios, la opinión de los padres y finalmente, es tu decisión. Un poquito que pongan los tres y es probable que la elección sea la más adecuada, porque al final, quien elige es la mujer. [7] 

El reporte del siervo en el feliz encuentro con su amo y su futura esposa se traduce así: Dios tuvo misericordia de ti y de tu padre, y aquí está lo que encontré. Y luego tomó Isaac a Rebeca por mujer, y la amó.[8]


[1] Génesis 24:1: Era Abraham ya viejo, y bien avanzado en años; y Jehová había bendecido a Abraham en todo.

[2] Génesis 24:2-9: Y dijo Abraham a un criado suyo, el más viejo de su casa, que era el que gobernaba en todo lo que tenía: Pon ahora tu mano debajo de mi muslo, y te juramentaré por Jehová, Dios de los cielos y Dios de la tierra, que no tomarás para mi hijo mujer de las hijas de los cananeos, entre los cuales yo habito; sino que irás a mi tierra y a mi parentela, y tomarás mujer para mi hijo Isaac. El criado le respondió: Quizá la mujer no querrá venir en pos de mí a esta tierra. ¿Volveré, pues, tu hijo a la tierra de donde saliste? Y Abraham le dijo: Guárdate que no vuelvas a mi hijo allá. Jehová, Dios de los cielos, que me tomó de la casa de mi padre y de la tierra de mi parentela, y me habló y me juró, diciendo: A tu descendencia daré esta tierra; él enviará su ángel delante de ti, y tú traerás de allá mujer para mi hijo. Y si la mujer no quisiere venir en pos de ti, serás libre de este mi juramento; solamente que no vuelvas allá a mi hijo. Entonces el criado puso su mano debajo del muslo de Abraham su señor, y le juró sobre este negocio.

[3]2 Corintios 6:14: No os unáis en yugo desigual con los incrédulos; porque ¿qué compañerismo tiene la justicia con la injusticia? ¿Y qué comunión la luz con las tinieblas?

[4]Génesis 24:10-14: Y el criado tomó diez camellos de los camellos de su señor, y se fue, tomando toda clase de regalos escogidos de su señor; y puesto en camino, llegó a Mesopotamia, a la ciudad de Nacor. E hizo arrodillar los camellos fuera de la ciudad, junto a un pozo de agua, a la hora de la tarde, la hora en que salen las doncellas por agua. Y dijo: Oh Jehová, Dios de mi señor Abraham, dame, te ruego, el tener hoy buen encuentro, y haz misericordia con mi señor Abraham. He aquí yo estoy junto a la fuente de agua, y las hijas de los varones de esta ciudad salen por agua. Sea, pues, que la doncella a quien yo dijere: Baja tu cántaro, te ruego, para que yo beba, y ella respondiere: Bebe, y también daré de beber a tus camellos; que sea ésta la que tú has destinado para tu siervo Isaac; y en esto conoceré que habrás hecho misericordia con mi señor.

[5]Génesis 24:15-27: Y aconteció que antes que él acabase de hablar, he aquí Rebeca, que había nacido a Betuel, hijo de Milca mujer de Nacor hermano de Abraham, la cual salía con su cántaro sobre su hombro. Y la doncella era de aspecto muy hermoso, virgen, a la que varón no había conocido; la cual descendió a la fuente, y llenó su cántaro, y se volvía. Entonces el criado corrió hacia ella, y dijo: Te ruego que me des a beber un poco de agua de tu cántaro. Ella respondió: Bebe, señor mío; y se dio prisa a bajar su cántaro sobre su mano, y le dio a beber. Y cuando acabó de darle de beber, dijo: También para tus camellos sacaré agua, hasta que acaben de beber. Y se dio prisa, y vació su cántaro en la pila, y corrió otra vez al pozo para sacar agua, y sacó para todos sus camellos. Y el hombre estaba maravillado de ella, callando, para saber si Jehová había prosperado su viaje, o no. Y cuando los camellos acabaron de beber, le dio el hombre un pendiente de oro que pesaba medio siclo, y dos brazaletes que pesaban diez, y dijo: ¿De quién eres hija? Te ruego que me digas: ¿hay en casa de tu padre lugar donde posemos? Y ella respondió: Soy hija de Betuel hijo de Milca, el cual ella dio a luz a Nacor. Y añadió: También hay en nuestra casa paja y mucho forraje, y lugar para posar. El hombre entonces se inclinó, y adoró a Jehová, y dijo: Bendito sea Jehová, Dios de mi amo Abraham, que no apartó de mi amo su misericordia y su verdad, guiándome Jehová en el camino a casa de los hermanos de mi amo.

[6]Génesis 24:28-56: Y la doncella corrió, e hizo saber en casa de su madre estas cosas. Y Rebeca tenía un hermano que se llamaba Labán, el cual corrió afuera hacia el hombre, a la fuente. Y cuando vio el pendiente y los brazaletes en las manos de su hermana, que decía: Así me habló aquel hombre, vino a él; y he aquí que estaba con los camellos junto a la fuente. Y le dijo: Ven, bendito de Jehová; ¿por qué estás fuera? He preparado la casa, y el lugar para los camellos. Entonces el hombre vino a casa, y Labán desató los camellos; y les dio paja y forraje, y agua para lavar los pies de él, y los pies de los hombres que con él venían. Y le pusieron delante qué comer; mas él dijo: No comeré hasta que haya dicho mi mensaje. Y él le dijo: Habla. Entonces dijo: Yo soy criado de Abraham. Y Jehová ha bendecido mucho a mi amo, y él se ha engrandecido; y le ha dado ovejas y vacas, plata y oro, siervos y siervas, camellos y asnos. Y Sara, mujer de mi amo, dio a luz en su vejez un hijo a mi señor, quien le ha dado a él todo cuanto tiene. Y mi amo me hizo jurar, diciendo: No tomarás para mi hijo mujer de las hijas de los cananeos, en cuya tierra habito; sino que irás a la casa de mi padre y a mi parentela, y tomarás mujer para mi hijo. Y yo dije: Quizás la mujer no querrá seguirme. Entonces él me respondió: Jehová, en cuya presencia he andado, enviará su ángel contigo, y prosperará tu camino; y tomarás para mi hijo mujer de mi familia y de la casa de mi padre. Entonces serás libre de mi juramento, cuando hayas llegado a mi familia; y si no te la dieren, serás libre de mi juramento. Llegué, pues, hoy a la fuente, y dije: Jehová, Dios de mi señor Abraham, si tú prosperas ahora mi camino por el cual ando, he aquí yo estoy junto a la fuente de agua; sea, pues, que la doncella que saliere por agua, a la cual dijere: Dame de beber, te ruego, un poco de agua de tu cántaro, y ella me respondiere: Bebe tú, y también para tus camellos sacaré agua; sea ésta la mujer que destinó Jehová para el hijo de mi señor. Antes que acabase de hablar en mi corazón, he aquí Rebeca, que salía con su cántaro sobre su hombro; y descendió a la fuente, y sacó agua; y le dije: te ruego que me des de beber. Y bajó prontamente su cántaro de encima de sí, y dijo: Bebe, y también a tus camellos daré de beber. Y bebí, y dio también de beber a mis camellos. Entonces le pregunté, y dije: ¿De quién eres hija? Y ella respondió: Hija de Betuel hijo de Nacor, que le dio a luz Milca. Entonces le puse un pendiente en su nariz, y brazaletes en sus brazos; y me incliné y adoré a Jehová, y bendije a Jehová Dios de mi señor Abraham, que me había guiado por camino de verdad para tomar la hija del hermano de mi señor para su hijo. Ahora, pues, si vosotros hacéis misericordia y verdad con mi señor, declarádmelo; y si no, declarádmelo; y me iré a la diestra o a la siniestra. Entonces Labán y Betuel respondieron y dijeron: De Jehová ha salido esto; no podemos hablarte malo ni bueno. He ahí Rebeca delante de ti; tómala y vete, y sea mujer del hijo de tu señor, como lo ha dicho Jehová. Cuando el criado de Abraham oyó sus palabras, se inclinó en tierra ante Jehová. Y sacó el criado alhajas de plata y alhajas de oro, y vestidos, y dio a Rebeca; también dio cosas preciosas a su hermano y a su madre. Y comieron y bebieron él y los varones que venían con él, y durmieron; y levantándose de mañana, dijo: Enviadme a mi señor. Entonces respondieron su hermano y su madre: Espere la doncella con nosotros a lo menos diez días, y después irá. Y él les dijo: No me detengáis, ya que Jehová ha prosperado mi camino; despachadme para que me vaya a mi señor.

[7]Génesis 24:57-62: Ellos respondieron entonces: Llamemos a la doncella y preguntémosle. Y llamaron a Rebeca, y le dijeron: ¿Irás tú con este varón? Y ella respondió: Sí, iré. Entonces dejaron ir a Rebeca su hermana, y a su nodriza, y al criado de Abraham y a sus hombres. Y bendijeron a Rebeca, y le dijeron: Hermana nuestra, sé madre de millares de millares, y posean tus descendientes la puerta de sus enemigos. Entonces se levantó Rebeca y sus doncellas, y montaron en los camellos, y siguieron al hombre; y el criado tomó a Rebeca, y se fue. Y venía Isaac del pozo del Viviente-que-me-ve; porque él habitaba en el Neguev.

[8]Génesis 24:63-67: Y había salido Isaac a meditar al campo, a la hora de la tarde; y alzando sus ojos miró, y he aquí los camellos que venían. Rebeca también alzó sus ojos, y vio a Isaac, y descendió del camello; porque había preguntado al criado: ¿Quién es este varón que viene por el campo hacia nosotros? Y el criado había respondido: Este es mi señor. Ella entonces tomó el velo, y se cubrió. Entonces el criado contó a Isaac todo lo que había hecho. Y la trajo Isaac a la tienda de su madre Sara, y tomó a Rebeca por mujer, y la amó; y se consoló Isaac después de la muerte de su madre.

 

Temas relacionados:
| | | |

¿Te gustó? Compártelo en tus redes

También te puede interesar

Heredar las promesas de Dios (II)

Pastor Juan Diego Luna

La alianza entre la incertidumbre y la impaciencia puede bloquear el cumplimiento de una promesa que viene de Dios.

Heredar las promesas de Dios (1)

Pastor Juan Diego Luna

¿Cómo gestionar la incertidumbre de la vida para ir por las promesas de Dios? Tres lecciones de fe que puedes aprender para cambiar tu vida si respondes con fidelidad, confianza y obediencia.

Pequeños sacrificios que liberan coronas

Pastor Victor Hugo

Para ser promovido, ascender a otro nivel y vivir como rey es suficiente una palabra, una promesa y una profecía.