Conéctate a nuestro servicio en vivo
Conéctate a Intercesión
Conéctate a nuestro Discipulado
Renovar nuestro servicio

Renovar nuestro servicio

05 de diciembre de 2023

Tiempo de lectura: 5 minutos

Dios confía en ti como su servidor y eso no tiene precio, es solo misericordia de Dios. En mi caso, después de varias décadas sigo sirviendo porque mi agradecimiento a Jesús, que puso su vida por mí, es más fuerte en mi corazón que cualquier otra cosa. Tu servicio a Dios no debe deteriorarse jamás. Nuestro servicio con Jesús es hasta que la muerte nos termine de unir a Él en Su eterna presencia.

Es importante entender lo que nos aparta del servicio a Dios. Si Dios dice ámame con todas tus fuerzas, lo amo y le sirvo hasta el cansancio.[1] ¿Cómo puedo decirle a Jesús, estoy cargado de servir, si Él cargó mis pecados en la cruz? ¿Cómo le digo a Jesús, quien llevó mis enfermedades, que estoy cargado de servirle? ¿Cómo puedo decirle a Jesús que estoy cansado de servir si Él subió al monte Gólgota cansado, llevando la cruz sobre su espalda? ¡No se puede!

El afán puede ahogar la semilla del servicio y hacerla infructuosa.[2] Por tal razón, mi servicio se lleva el afán y no el afán se lleva mi servicio. La Palabra de Dios es viva y eficaz, pero el afán de este siglo y el engaño de las riquezas es capaz de ahogar la semilla y hacerla infructuosa, así de malo puede ser el afán.[3] Escoge entre retener la palabra viva y eficaz o ahogada e infructuosa. La semilla de la Palabra es la misma para todos, pero la tierra no es la misma. Alguien podría ser buena tierra para el rencor, pero otro decide ser buena tierra para el perdón. Uno podría ser buena semilla para el trabajo y otro una mala semilla para el servicio.

Es mejor ser una mala tierra para cosas malas y buena tierra para el servicio. No podemos servir a Dios y a las riquezas, porque el engaño de las riquezas ahoga la palabra y la hace infructuosa. [4] Jesús está enseñando sobre el servicio y a quién le sirves. Si te afanas, el afán puede arrodillarte delante del señor de la riquezas, por eso, dime tu nivel de afán yo te diré a quién estás sirviendo.

El dueño del oro, de la plata y de todo lo que hay en el mundo jamás te va a pagar mal. Vela por los intereses de tu Señor y recibirás honra, de esa manera, confiadamente puedes servir a Dios. El ser más inteligente que ha pisado la tierra dijo: no vine para ser servido, vine a servir. El ser Señor de señores, el Rey de reyes, Dios el creador del universo dice: Yo vine a servir. Precisamente, eso es lo que tenemos que hacer: servir. El verdadero liderazgo cristiano se forma en el proceso de aprender a obedecer y se compromete a servir para liderar con responsabilidad.

El afán puede arruinar nuestra relación con Cristo Jesús.[5] El caso de servir al estilo de Marta, es un servicio con afán y puede crear un conflicto interno hasta el hecho de quejarse, la actitud está en decir: Señor yo te sirvo y tú te encargas de todas mis cosas. El punto es no culpar a Jesús cuando estés afanado por servir. Eso no se le hace a Dios, no solo Jesús murió por mí, si no que me da el honor de servirlo.

Es un gran honor que Dios le conceda a un ser humano sacado del fondo del lodo y del pecado que se ponga a servir por el resto de su vida. Dios lo verá como especial tesoro.[6] Yo quiero estar inscrito en dos libros, en el libro de la vida y en el libro de memorias de los que le sirven.

Finalmente, ¿por qué has dejado de servir? Me cansé, pues descansa y sigue sirviendo, pero no descanses eternamente.  Me aburrí de servir, así que servías por entretenimiento. Me hirieron, entonces perdona porque los cristianos eso es lo que hacemos. Pequé, por eso pide perdón, apártate del pecado y sigue sirviendo. Me divorcié, entonces sirvan separados. Tengo mucho trabajo, de manera que servías por desocupado. Me quedé sin trabajo, en consecuencia, servías porque te iba bien. Siempre vamos a encontrar una oportunidad para servir a Dios. Siempre vamos a encontrar cómo servirle. El servicio es hasta que la muerte nos lleve a la presencia del Señor.


[1]Marcos 12:30-31: Y amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente y con todas tus fuerzas. Este es el principal mandamiento. Y el segundo es semejante: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. No hay otro mandamiento mayor que éstos. 

[2]Mateo 13:22: El que fue sembrado entre espinos, éste es el que oye la palabra, pero el afán de este siglo y el engaño de las riquezas ahogan la palabra, y se hace infructuosa. Mas el que fue sembrado en buena tierra, éste es el que oye y entiende la palabra, y da fruto; y produce a ciento, a sesenta, y a treinta por uno.

[3]Hebreos 4:12: Porque la palabra de Dios es viva y eficaz, y más cortante que toda espada de dos filos; y penetra hasta partir el alma y el espíritu, las coyunturas y los tuétanos, y discierne los pensamientos y las intenciones del corazón.

[4]Mateo 6:24-25: Ninguno puede servir a dos señores; porque o aborrecerá al uno y amará al otro, o estimará al uno y menospreciará al otro. No podéis servir a Dios y a las riquezas. Por tanto, os digo: No os afanéis por vuestra vida, qué habéis de comer o qué habéis de beber; ni por vuestro cuerpo, qué habéis de vestir. ¿No es la vida más que el alimento, y el cuerpo más que el vestido? Mirad las aves del cielo, que no siembran, ni siegan, ni recogen en graneros; y vuestro Padre celestial las alimenta. ¿No valéis vosotros mucho más que ellas? 

[5]Lucas 10:38: Aconteció que, yendo de camino, entró en una aldea; y una mujer llamada Marta le recibió en su casa. Esta tenía una hermana que se llamaba María, la cual, sentándose a los pies de Jesús, oía su palabra. Pero Marta se preocupaba con muchos quehaceres, y acercándose, dijo: Señor, ¿no te da cuidado que mi hermana me deje servir sola? Dile, pues, que me ayude. Respondiendo Jesús, le dijo: Marta, Marta, afanada y turbada estás con muchas cosas. Pero sólo una cosa es necesaria; y María ha escogido la buena parte, la cual no le será quitada.

[6]Malaquías 3:13-18: Vuestras palabras contra mí han sido violentas, dice Jehová. Y dijisteis: ¿Qué hemos hablado contra ti? Habéis dicho: Por demás es servir a Dios. ¿Qué aprovecha que guardemos su ley, y que andemos afligidos en presencia de Jehová de los ejércitos Decimos, pues, ahora: Bienaventurados son los soberbios, y los que hacen impiedad no sólo son prosperados, ¿sino que tentaron a Dios y escaparon? Entonces los que temían a Jehová hablaron cada uno a su compañero; y Jehová escuchó y oyó, y fue escrito libro de memoria delante de él para los que temen a Jehová, y para los que piensan en su nombre. Y serán para mí especial tesoro, ha dicho Jehová de los ejércitos, en el día en que yo actúe; y los perdonaré, como el hombre que perdona a su hijo que le sirve. Entonces os volveréis, y discerniréis la diferencia entre el justo y el malo, entre el que sirve a Dios y el que no le sirve.

Temas relacionados:
| | | |

¿Te gustó? Compártelo en tus redes

También te puede interesar

La visitación de Dios

Pastor Cash Luna

Un canal de servicio empresarial provee una experiencia gratificante que brinda bienestar a quien lo recibe, de igual manera, entre el milagro que Dios hace y quien se beneficia está otra persona: un servidor lleno de compasión.

Dios de milagros

Pastor Cash Luna

La visión empresarial describe lo óptimo a lograr y servirá de inspiración para dar lo mejor rumbo a ese escenario, pero Dios revela la visión del futuro perfecto para cada persona desde antes de la fundación del mundo, en donde ya somos libres de enfermedades y pecados por la muerte y resurrección de Jesús.

Jesús dijo: Yo soy

Pastor Cash Luna

Los expertos afirman que al observar una perla valiosa puedes ver tu propio reflejo en ella, como en un espejo, entre más definido sea este reflejo, mejor el lustre de la perla; así vio Jesús la perla de gran precio que describe la Biblia, lo deslumbró aquella imagen y entregó su propia vida para salvarla y restaurarla hasta su estado perfecto y original.