Conéctate a nuestro servicio en vivo
Conéctate a Intercesión
Conéctate a nuestro Discipulado
Sanar nuestra alma

Sanar nuestra alma

06 de junio de 2023

Tiempo de lectura: 6 minutos

Necesitamos una sanidad completa. Cuando nuestro espíritu, alma y cuerpo[1] viven en armonía tenemos paz; por eso los beneficios del perdón incluso están relacionados con la sanidad corporal. En una ocasión estaba muy enojado por las injusticias que estaba viviendo un hermano en Cristo. Manejé tan mal mis sentimientos que me apareció vitiligo: o sea, el dolor que sentía se reflejó en mi cuerpo. Cuando empecé a tratarlo, me dijeron que pudo generarse por un enojo profundo. Dios me sanó. Muchas otras enfermedades son la somatización de lo que lleva nuestra alma por dentro. Debemos tener cuidado porque se vuelve un ciclo: estar en conflicto, somatizar el problema, enfermarse, frustrarse, enfermarse por estar frustrado…

Jesús no solo recibió al Espíritu Santo, sino, además, la orden de qué hacer con la unción.[2] Un luto mal gestionado puede enfermar a la persona que lo está viviendo. La unción es para consolar a los tristes, cambiar la derrota en victoria y la tristeza en un canto de alabanza.[3] El Señor quiere librarte de la prisión quitándote toda opresión.[4] El buen samaritano se acercó a un hombre a quien unos ladrones habían golpeado; puso aceite (lo cual podría representar al Espíritu Santo) y vino en sus heridas y lo vendó.[5]

Las Escrituras hablan de consolar y sanar, pero también de vendar; hacen referencia de una sanidad que necesita vendajes; es decir, que requiere de tiempo y paciencia para que termine de sanar. Entiendo el poder de la terapia y de la consejería, pero el Espíritu Santo también tiene poder: puede llegar al fondo de nuestro corazón y sanarnos con Su amor.

Ahora bien, durante la pandemia por COVID-19 pasaba que uno se enfermaba y lo aislaban. Nos aislábamos para no contagiar a nadie más, entonces es importante sanar el alma porque también podemos contagiar nuestra amargura y contaminar a otros.[6] Sin la gracia de Dios no somos nada. El amargado habla mal de la gente, a todo le mira algo malo, siempre está criticando y la envidia está a la flor de piel: empezamos con una herida y terminamos amargados. La amargura echa a perder el perfume que llevamos dentro y afecta su contenido.

El proceso de perdonar puede doler más que la ofensa recibida, pero debemos ser fuertes porque es lo único que evita la amargura. Jesús enseñó sobre los procesos sanadores: si te pegan en una mejilla, pon la otra; quien quiera ponerte a pleito para quitarte la túnica, dale la capa; si te obligan a llevar la carga durante una milla, llévala durante dos; al que te pida, dale; y bendice a los que te maldicen.[7] Habrá más dolor caminando con carga durante dos millas, pero el alma quedará sana. Lo que nos interesa es caminar con un alma saludable porque de todas formas el cuerpo se perderá; sin embargo, debemos morir con el alma sin rencores.

Vivir amargado es insoportable: consume tu energía, tu mente y tus conversaciones se tergiversan. Una persona ofendida es dura de tratar[8] y es más fácil derribar un muro que calmarla;[9] no acepta nada a cambio y no se da por satisfecha.[10] A veces cuesta bendecir al que nos maldice, pero Jesús lo hizo y debemos imitarlo.

Dios me sanó con el salmo 73[11] porque entendí que siempre será mejor estar en Su presencia.[12] Entonces cuando sana nuestra alma pasamos de la quejalabanza a la alabanza y la adoración. Dice la Biblia que Él salva a los contritos de espíritu[13] y venda sus heridas.[14] Si pecamos nos duele y nos humillamos delante del Señor; sin embargo, el quebranto más doloroso es el que sufrimos cuando debemos perdonar. Lloramos cuando cometemos una falta, pero lloramos más cuando nos toca perdonar a otros.

Permitamos que el Espíritu Santo empiece a untar vino y aceite en nuestras heridas para que con Su amor y Su ternura nos vende el corazón. Dios nos perdonó, pero Su Hijo murió para que reestablezcamos una relación sana y eterna con el Padre. Su enojo no durará siempre porque es misericordioso.

Cuando perdonas, lo haces por el bien de tu relación con Dios y contigo mismo. Lo que empieza con una punzada en el corazón termina en una amargura y continua con el contagio de quienes te rodean. No podemos tener una pandemia de amargura y solo el Espíritu Santo nos puede ayudar. Lo primero que debemos hacer, mientras todo se restaura, es salvar nuestro corazón porque es lo que está en nuestro control. Si queremos vernos los unos a los otros sonriendo y con el corazón lleno de vida abundante, es tiempo de sanar y de movernos hacia adelante con un corazón saludable. Siempre hay un primer paso y, mientras no lo demos, no hay camino que recorrer.


[1] 1 Tesalonicenses 5:23: Y el mismo Dios de paz os santifique por completo; y todo vuestro ser, espíritu, alma y cuerpo, sea guardado irreprensible para la venida de nuestro Señor Jesucristo.

[2] Isaías 61:1-3: El Espíritu de Jehová el Señor está sobre mí, porque me ungió Jehová; me ha enviado a predicar buenas nuevas a los abatidos, a vendar a los quebrantados de corazón, a publicar libertad a los cautivos, y a los presos apertura de la cárcel; a proclamar el año de la buena voluntad de Jehová, y el día de venganza del Dios nuestro; a consolar a todos los enlutados; a ordenar que a los afligidos de Sion se les dé gloria en lugar de ceniza, óleo de gozo en lugar de luto, manto de alegría en lugar del espíritu angustiado; y serán llamados árboles de justicia, plantío de Jehová, para gloria suya.

[3] Isaías 61:1-3 (TLA): El fiel servidor de Dios dijo: «El espíritu de Dios está sobre mí, porque Dios me eligió y me envió para dar buenas noticias a los pobres, para consolar a los afligidos, y para anunciarles a los prisioneros que pronto van a quedar en libertad.» Dios también me envió para anunciar: “Éste es el tiempo que Dios eligió para darnos salvación, y para vengarse de nuestros enemigos”.» Dios también me envió para consolar a los tristes, para cambiar su derrota en victoria, y su tristeza en un canto de alabanza.

[4] Lucas 4:18-19: El Espíritu del Señor está sobre mí, por cuanto me ha ungido para dar buenas nuevas a los pobres; me ha enviado a sanar a los quebrantados de corazón; a pregonar libertad a los cautivos, y vista a los ciegos; a poner en libertad a los oprimidos; a predicar el año agradable del Señor.

[5] Lucas 10:29-34: Pero él, queriendo justificarse a sí mismo, dijo a Jesús: ¿Y quién es mi prójimo? Respondiendo Jesús, dijo: Un hombre descendía de Jerusalén a Jericó, y cayó en manos de ladrones, los cuales le despojaron; e hiriéndole, se fueron, dejándole medio muerto. Aconteció que descendió un sacerdote por aquel camino, y viéndole, pasó de largo.  Asimismo un levita, llegando cerca de aquel lugar, y viéndole, pasó de largo. Pero un samaritano, que iba de camino, vino cerca de él, y viéndole, fue movido a misericordia; y acercándose, vendó sus heridas, echándoles aceite y vino; y poniéndole en su cabalgadura, lo llevó al mesón, y cuidó de él. 

[6] Hebreos 12:15: Mirad bien, no sea que alguno deje de alcanzar la gracia de Dios; que brotando alguna raíz de amargura, os estorbe, y por ella muchos sean contaminados.

[7] Lucas 5:38-44: Oísteis que fue dicho: Ojo por ojo, y diente por diente. Pero yo os digo: No resistáis al que es malo; antes, a cualquiera que te hiera en la mejilla derecha, vuélvele también la otra; y al que quiera ponerte a pleito y quitarte la túnica, déjale también la capa; y a cualquiera que te obligue a llevar carga por una milla, ve con él dos. Al que te pida, dale; y al que quiera tomar de ti prestado, no se lo rehúses. Oísteis que fue dicho: Amarás a tu prójimo, y aborrecerás a tu enemigo. Pero yo os digo: Amad a vuestros enemigos, bendecid a los que os maldicen, haced bien a los que os aborrecen, y orad por los que os ultrajan y os persiguen.

[8] Proverbios 18:19: El hermano ofendido es más tenaz que una ciudad fuerte.

[9] Proverbios 18:19 (TLA): Es más fácil derribar un muro que calmar al amigo ofendido.

[10] Proverbios 6:35 (TLA): Un marido ofendido no acepta nada a cambio; no se da por satisfecho ni con todo el oro del mundo.

[11] Salmos 73:1-9: Ciertamente es bueno Dios para con Israel, para con los limpios de corazón. En cuanto a mí, casi se deslizaron mis pies; por poco resbalaron mis pasos. Porque tuve envidia de los arrogantes, viendo la prosperidad de los impíos. Porque no tienen congojas por su muerte, pues su vigor está entero. No pasan trabajos como los otros mortales, ni son azotados como los demás hombres. Por tanto, la soberbia los corona; se cubren de vestido de violencia. Los ojos se les saltan de gordura; logran con creces los antojos del corazón. Se mofan y hablan con maldad de hacer violencia; hablan con altanería. Ponen su boca contra el cielo, y su lengua pasea la tierra.

[12] Salmos 73:21-26: Se llenó de amargura mi alma, y en mi corazón sentía punzadas. Tan torpe era yo, que no entendía; era como una bestia delante de ti. Con todo, yo siempre estuve contigo; me tomaste de la mano derecha. Me has guiado según tu consejo, y después me recibirás en gloria. ¿A quién tengo yo en los cielos sino a ti? Y fuera de ti nada deseo en la tierra. Mi carne y mi corazón desfallecen; mas la roca de mi corazón y mi porción es Dios para siempre.

[13] Salmos 34:18: Cercano está Jehová a los quebrantados de corazón; y salva a los contritos de espíritu.

[14] Salmos 147:3: Él sana a los quebrantados de corazón, y venda sus heridas.

Temas relacionados:
| | | |

¿Te gustó? Compártelo en tus redes

También te puede interesar

Jesús sirvió con fe

Pastor Cash Luna

Saber oír, ver, entender y no olvidar lo bueno que se ha recibido en la vida es un regalo de Dios y eleva la fe de aquellos que no se quedan callados y expresan lo que creen sin rendirse ante los desafíos o sufrimientos de la vida.

¿Quién dices que es Jesús?

Pastor Cash Luna

En un mundo saturado de información luce la desinformación con voces falsas que procuran confundir el entorno y filtrar mentiras vestidas con aparente tono de verdad, pero lo único importante es oír la voz del Padre que viene para reafirmar la identidad de sus hijos, tal como sucedió con la misma identidad de Jesús sobre la tierra.

Servir, no ser servidos

Pastor Cash Luna

Muchas empresas han descubierto la calidad del servicio y dan la vida por alcanzarlo, se reinventan por ese objetivo. Jesús, como Rey, demuestra que un rasgo de grandeza está en la calidad del servicio, pues servir es el oficio de los reyes.