Conéctate a nuestro servicio en vivo
Conéctate a Intercesión
Conéctate a nuestro Discipulado
Servir, no ser servidos

Servir, no ser servidos

30 de enero de 2024

Tiempo de lectura: 5 minutos

Mateo presenta a Jesús como el Rey, el rey justo. El rey es Jesucristo, Rey de reyes, Señor de señores. Hay que conocer a Jesús en los evangelios para no tener un Jesús imaginario. El evangelio según San Marcos narra lo que Jesús hizo. Cómo predicó, enseñó, ayudó, amó, y cómo sanó enfermos, sobre todo, cómo fue su vida de servicio.

Jesús les pregunta a sus discípulos, ¿quién dice la gente que soy yo? Luego, empezó a enseñarles que le era necesario padecer, ser desechado, muerto, pero que iba a resucitar. Por eso insistía, si alguno desea seguirme debe estar enterado del proceso.[1] Pedro dio una buena respuesta, pero estaba equivocado en su percepción acerca de Jesús. Pedro estaba ignorando que Jesús venía como el Cordero de Dios que quita el pecado, que debía ser sacrificado, el Salvador del mundo. Por eso, Jesús les dijo: el que trate de salvar su vida la perderá. La gente quiere vivir una vida sin pérdidas, pero Jesús aparentemente perdió su vida en la cruz para que nosotros la ganáramos.

Mientras caminaban el debate entre los discípulos era, si Jesús se va, ¿quién será el mayor? La respuesta fue: el mayor será el postrero de todos, el servidor de todos.[2] Entre los discípulos el tema no era la muerte de Jesús, sino quien asumiría como el nuevo manda más. La lección es no mal entender el llamado que Jesús nos hizo, que no fue ir a buscar posiciones, sino oficios para servir, y no ser servidos. Pero es una calidad de servicio que no busca servir para ser promovido o para buscar una posición, incluso para desplazar a otro. Porque cuando Jesús resucitó, de inmediato los puso a servir, los mandó a trabajar y los envió a todo el mundo.[3]

Jesús estaba enfocado en enseñarle a su gente a servir. Porque es de reyes servir sin importar lo que está perdiendo, pues no se busca una posición como pensaban sus discípulos.[4] Lo primero que se pierde es el ego, el orgullo, la prepotencia y la arrogancia. El sentido de pérdida era lo que los discípulos no habían aceptado, pero Jesús demostró que es de Reyes servir. Un rey lo que hace es servir, y no ser servido. Cuando se trata de servir, se sirve y punto, será Dios quien sabe que hará con nuestra vida de servicio.

Jesús sirvió por la razón correcta, no lo hizo para ser rey, sirvió porque era el Rey, no sirvió para ser grande, sirvió porque era grande, no hay otro como Jesús. El balance es este: el que es el mayor, que sea el servidor.[5] Estar en una posición de eminencia es para servir, porque es el rasgo de alguien que es grande. El rasgo más poderoso de una persona con grandeza es su calidad de servicio.


[1]Marcos 8:27-38. Salieron Jesús y sus discípulos por las aldeas de Cesarea de Filipo. Y en el camino preguntó a sus discípulos, diciéndoles: ¿Quién dicen los hombres que soy yo? Ellos respondieron: Unos, Juan el Bautista; otros, Elías; y otros, alguno de los profetas. Entonces él les dijo: Y vosotros, ¿quién decís que soy? Respondiendo Pedro, le dijo: Tú eres el Cristo. Pero él les mandó que no dijesen esto de él a ninguno. Y comenzó a enseñarles que le era necesario al Hijo del Hombre padecer mucho, y ser desechado por los ancianos, por los principales sacerdotes y por los escribas, y ser muerto, y resucitar después de tres días. Esto les decía claramente. Entonces Pedro le tomó aparte y comenzó a reconvenirle. Pero él, volviéndose y mirando a los discípulos, reprendió a Pedro, diciendo: ¡Quítate de delante de mí, Satanás! porque no pones la mira en las cosas de Dios, sino en las de los hombres. Y llamando a la gente y a sus discípulos, les dijo: Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, y tome su cruz, y sígame. Porque todo el que quiera salvar su vida, la perderá; y todo el que pierda su vida por causa de mí y del evangelio, la salvará. Porque ¿qué aprovechará al hombre si ganare todo el mundo, y perdiere su alma? ¿O qué recompensa dará el hombre por su alma? Porque el que se avergonzare de mí y de mis palabras en esta generación adúltera y pecadora, el Hijo del Hombre se avergonzará también de él, cuando venga en la gloria de su Padre con los santos ángeles.

[2]Marcos 9:30-37: Habiendo salido de allí, caminaron por Galilea; y no quería que nadie lo supiese. Porque enseñaba a sus discípulos, y les decía: El Hijo del Hombre será entregado en manos de hombres, y le matarán; pero después de muerto, resucitará al tercer día. Pero ellos no entendían esta palabra, y tenían miedo de preguntarle. Y llegó a Capernaum; y cuando estuvo en casa, les preguntó: ¿Qué disputabais entre vosotros en el camino? Mas ellos callaron; porque en el camino habían disputado entre sí, quién había de ser el mayor. Entonces él se sentó y llamó a los doce, y les dijo: Si alguno quiere ser el primero, será el postrero de todos, y el servidor de todos.

[3]Marcos 16:14-18: Y les dijo: Id por todo el mundo y predicad el evangelio a toda criatura. El que creyere y fuere bautizado, será salvo; mas el que no creyere, será condenado. Y estas señales seguirán a los que creen: En mi nombre echarán fuera demonios; hablarán nuevas lenguas; tomarán en las manos serpientes, y si bebieren cosa mortífera, no les hará daño; sobre los enfermos pondrán sus manos, y sanarán.

[4]Marcos 10:32-45: Iban por el camino subiendo a Jerusalén; y Jesús iba delante, y ellos se asombraron, y le seguían con miedo. Entonces volviendo a tomar a los doce aparte, les comenzó a decir las cosas que le habían de acontecer: He aquí subimos a Jerusalén, y el Hijo del Hombre será entregado a los principales sacerdotes y a los escribas, y le condenarán a muerte, y le entregarán a los gentiles; y le escarnecerán, le azotarán, y escupirán en él, y le matarán; mas al tercer día resucitará. Entonces Jacobo y Juan, hijos de Zebedeo, se le acercaron, diciendo: Maestro, querríamos que nos hagas lo que pidiéremos. Él les dijo: ¿Qué queréis que os haga? Ellos le dijeron: Concédenos que en tu gloria nos sentemos el uno a tu derecha, y el otro a tu izquierda. Entonces Jesús les dijo: No sabéis lo que pedís. ¿Podéis beber del vaso que yo bebo, o ser bautizados con el bautismo con que yo soy bautizado? Ellos dijeron: Podemos. Jesús les dijo: A la verdad, del vaso que yo bebo, beberéis, y con el bautismo con que yo soy bautizado, seréis bautizados; pero el sentaros a mi derecha y a mi izquierda, no es mío darlo, sino a aquellos para quienes está preparado. Cuando lo oyeron los diez, comenzaron a enojarse contra Jacobo y contra Juan. Mas Jesús, llamándolos, les dijo: Sabéis que los que son tenidos por gobernantes de las naciones se enseñorean de ellas, y sus grandes ejercen sobre ellas potestad. Pero no será así entre vosotros, sino que el que quiera hacerse grande entre vosotros será vuestro servidor, y el que de vosotros quiera ser el primero, será siervo de todos. Porque el Hijo del Hombre no vino para ser servido, sino para servir, y para dar su vida en rescate por muchos.

[5]Mateo 23:11: El que es el mayor de vosotros, sea vuestro siervo.

Temas relacionados:
| | | |

¿Te gustó? Compártelo en tus redes

También te puede interesar

Jesús sirvió con fe

Pastor Cash Luna

Saber oír, ver, entender y no olvidar lo bueno que se ha recibido en la vida es un regalo de Dios y eleva la fe de aquellos que no se quedan callados y expresan lo que creen sin rendirse ante los desafíos o sufrimientos de la vida.

¿Quién dices que es Jesús?

Pastor Cash Luna

En un mundo saturado de información luce la desinformación con voces falsas que procuran confundir el entorno y filtrar mentiras vestidas con aparente tono de verdad, pero lo único importante es oír la voz del Padre que viene para reafirmar la identidad de sus hijos, tal como sucedió con la misma identidad de Jesús sobre la tierra.

Servir, no ser servidos

Pastor Cash Luna

Muchas empresas han descubierto la calidad del servicio y dan la vida por alcanzarlo, se reinventan por ese objetivo. Jesús, como Rey, demuestra que un rasgo de grandeza está en la calidad del servicio, pues servir es el oficio de los reyes.