Conéctate a nuestro servicio en vivo
Sin miedo a la nada

Sin miedo a la nada

05 de abril de 2020

Tiempo de lectura: 4 minutos

Sé que actualmente atravesamos circunstancias que nos provocan temor, pero si tenemos a Dios todo estará bien. Vivir por fe es emocionante porque incluso sin tener nada estamos seguros de que Él nos proveerá todo si lo buscamos primeramente.

La Palabra de Dios tiene vigencia eterna, incluso más que los cielos y la tierra.[1] Todo pasará menos su Palabra.[2] En medio de lo que vivimos hoy con esta pandemia mundial del COVID-19 algunos hemos entrado en temor, miedo, zozobra, angustia y ansiedad porque a estas alturas tenemos la sensación de que pudo haberse perdido algo o incluso todo. Sin embargo, ¡confiemos en nuestro Padre! A Él no lo limita la situación y en medio de la nada puede hacer grandes proezas. Si Él está con nosotros, nos mantendremos de pie a pesar de la adversidad.

Todo lo que hayamos perdido en esta época será recuperado. Tengamos paciencia, Dios sabrá cómo recuperarlo.[3] Es tiempo de tener fe en medio de este proceso.

El padre del hijo pródigo no salió a buscarlo, lo espero pacientemente. Mientras que el hijo estaba perdido, el padre preparó todo para su regreso.[4] Debemos prepararnos para lo bueno que Dios quiere darnos. Se puede perder la oveja,[5] la dracma[6] y un hijo, pero todo se recuperará en el momento adecuado. ¡El Señor es experto en recuperar lo que se pierde!

Gedeón estaba defendiendo lo poco que tenía su familia para no quedarse en la nada.[7] En medio de la escasez podemos sacar fuerzas y tener las mejores ideas. Podríamos estar en la nada, pero eso no determinará hasta donde podremos llegar.

Hay muchas otras formas de quedarnos sin nada. A veces, también, voluntariamente abandonamos todo,[8] otras veces alguien nos quita lo que teníamos.[9] Sin importar cuál sea la razón, el dolor de perder algo es indescriptible.

Sin embargo, no es lo duro de circunstancia lo que determina nuestro futuro, sino cuán grande puede llegar a ser nuestro sueño. No es lo incómodo del presente, sino lo poderoso de nuestro futuro. No es lo doloroso de la pérdida, sino quién está con nosotros. No es lo que nos falta, sino lo grandes que son las promesas de Dios.[10]

La nada es un lugar para descubrir algo nuevo y emprender el mejor viaje de nuestra vida: el de la fe. No le tengamos miedo a la situación, tengamos confianza en Dios, que no nos ha dejado a pesar de la adversidad. ¡Busquémoslo! No olvides que tenemos un Padre que nos ama.


[1] Mateo 24:35: El cielo y la tierra pasarán, pero mis palabras no pasarán.

[2] 2 Pedro 3:13: Pero nosotros esperamos, según sus promesas, cielos nuevos y tierra nueva, en los cuales mora la justicia.

[3] Lucas 19:10: Porque el Hijo del Hombre vino a buscar y a salvar lo que se había perdido.

[4] Lucas 15:32: Mas era necesario hacer fiesta y regocijarnos, porque este tu hermano era muerto, y ha revivido; se había perdido, y es hallado.

[5] Lucas 15:4-6: ¿Qué hombre de vosotros, teniendo cien ovejas, si pierde una de ellas, no deja las noventa y nueve en el desierto, y va tras la que se perdió, hasta encontrarla? Y cuando la encuentra, la pone sobre sus hombros gozoso; y al llegar a casa, reúne a sus amigos y vecinos, diciéndoles: Gozaos conmigo, porque he encontrado mi oveja que se había perdido.

[6] Lucas 15:8-9: ¿O qué mujer que tiene diez dracmas, si pierde una dracma, no enciende la lámpara, y barre la casa, y busca con diligencia hasta encontrarla? Y cuando la encuentra, reúne a sus amigas y vecinas, diciendo: Gozaos conmigo, porque he encontrado la dracma que había perdido.

[7] Jueces 6:15-18: Y él respondió: Ah Señor, ¿cómo libraré a Israel? He aquí que mi familia es la más pobre en Manasés, y yo el menor de la casa de mi padre. Pero el Señor le dijo: Ciertamente yo estaré contigo, y derrotarás[b] a Madián como a un solo hombre. Y Gedeón le dijo: Si he hallado gracia ante tus ojos, muéstrame una señal de que eres tú el que hablas conmigo. Te ruego que no te vayas de aquí hasta que yo vuelva a ti, y traiga mi ofrenda y la ponga delante de ti. Y él respondió: Me quedaré hasta que vuelvas.

[8] Lucas 9:1-3: Habiendo reunido a sus doce discípulos, les dio poder y autoridad sobre todos los demonios, y para sanar enfermedades. Y los envió a predicar el reino de Dios, y a sanar a los enfermos. Y les dijo: No toméis nada para el camino, ni bordón, ni alforja, ni pan, ni dinero; ni llevéis dos túnicas.

[9] Génesis 27:43: Ahora pues, hijo mío, obedece a mi voz; levántate y huye a casa de Labán mi hermano en Harán.

[10] Génesis 28:10-22: y tú las llevarás a tu padre, y comerá, para que él te bendiga antes de su muerte. Y Jacob dijo a Rebeca su madre: He aquí, Esaú mi hermano es hombre velloso, y yo lampiño. Quizá me palpará mi padre, y me tendrá por burlador, y traeré sobre mí maldición y no bendición. Y su madre respondió: Hijo mío, sea sobre mí tu maldición; solamente obedece a mi voz y ve y tráemelos. Entonces él fue y los tomó, y los trajo a su madre; y su madre hizo guisados, como a su padre le gustaba. Y tomó Rebeca los vestidos de Esaú su hijo mayor, los preciosos, que ella tenía en casa, y vistió a Jacob su hijo menor; y cubrió sus manos y la parte de su cuello donde no tenía vello, con las pieles de los cabritos; y entregó los guisados y el pan que había preparado, en manos de Jacob su hijo. Entonces éste fue a su padre y dijo: Padre mío. E Isaac respondió: Heme aquí; ¿quién eres, hijo mío? Y Jacob dijo a su padre: Yo soy Esaú tu primogénito; he hecho como me dijiste: levántate ahora, y siéntate, y come de mi caza, para que me bendigas. Entonces Isaac dijo a su hijo: ¿Cómo es que la hallaste tan pronto, hijo mío? Y él respondió: Porque Jehová tu Dios hizo que la encontrase delante de mí. E Isaac dijo a Jacob: Acércate ahora, y te palparé, hijo mío, por si eres mi hijo Esaú o no. Y se acercó Jacob a su padre Isaac, quien le palpó, y dijo: La voz es la voz de Jacob, pero las manos, las manos de Esaú.

Temas relacionados:
| | | |

¿Te gustó? Compártelo en tus redes

También te puede interesar

Cómo manifestar la bendición a través del amor

Bill Winston

El amor de Dios debe reflejarse en cuidado y servicio a tu prójimo.

Golpea el piso

Pastor Cash Luna

En la Biblia algunos de los momentos más oscuros fueron los mejores momentos para la gente, puede haber tinieblas en el mundo pero esta es la temporada de Dios y nosotros estamos en ella

Tenemos problemas con la forma

Pastor Juan Diego Luna

Adaptémonos, asumamos la forma necesaria para dar a conocer a Jesús.