Conéctate a nuestro servicio en vivo
Venciendo el virus “Preocupación 2020”

Venciendo el virus “Preocupación 2020”

25 de marzo de 2020

Tiempo de lectura: 4 minutos

La fe es el mayor recurso que tenemos para realizar lo imposible, pero también hay una época en la que nos sirve para defendernos de los ataques del enemigo.[1] Debemos hacer uso de la fe para resguardarnos en medio de la adversidad. Ni siquiera nuestros recursos, experiencia o conocimiento podrán defendernos tan bien como lo hace nuestra fe.

Dios, con toda su grandeza, reconoce la necesidad de ser prudente.[2] No tomamos medidas de precaución por falta de fe, sino que también utilizamos la sabiduría que nos dio Dios para prevenir y resolver más rápido los problemas. La prudencia es fundamental para combatir el temor.

Dios protegerá nuestro hogar.[3] Demostrémosle a Él nuestra confianza obedeciendo las instrucciones que nos da a través de su Palabra y de las autoridades.[4] El pueblo de Dios pasó 40 años en el desierto y pudo experimentar la provisión y protección del Señor. Si lo hizo con ellos, también lo hará con nosotros. ¡Confiemos en que estamos bajo su sombra y abrigo![5]

Digamos no al miedo y sí a la prudencia. No tentemos a Dios siendo insensatos en medio de esta situación que atravesamos con la enfermedad del nuevo coronavirus u otras situaciones difíciles.[6] Quedémonos en casa y experimentemos su protección.

Es difícil no preocuparse al experimentar problemas. Debemos manifestarle a Dios nuestras peticiones y de esta manera soltaremos todo afán. La Palabra no cambia aunque nuestras circunstancias sí lo hagan. El Señor es nuestro proveedor en todo momento: cuando descargamos en Él nuestras necesidades, llegamos a tener paz que sobrepasa cualquier adversidad.[7]

Si el Señor provee a sus criaturas, ¿cuánto más no va a hacer por nosotros, sus hijos? No nos afanemos por la provisión porque el afán nunca agrega nada a nuestra vida. Dios hace tanto por nosotros como creemos que valemos para Él.[8] Si entregó a Jesús sin escatimar, ¿cómo no nos va a dar todo lo demás que necesitemos? Es tiempo de confiar en el Señor. Dejemos que su provisión nos busque. No descuidemos lo que nos corresponde y confiemos en Él.

El rey David, a pesar de los recursos que tenía, confiaba más en Dios. Si creemos que el Señor es nuestro pastor también confiaremos en que no nos faltará nada. Esto provoca que descansemos y en ese momento es cuando nuestro Padre nos pastorea para confortar nuestra alma.[9]

Si el Señor nos acompaña no tenemos nada que temer. Su compañía nos infunde valentía en tiempos de angustia. Él es nuestro pastor, creamos que algo bueno nos pasará siempre. ¡El bien y la misericordia nos persiguen en todo momento!

David pasó todo tipo de pruebas y logró ver muchas situaciones en su vida, pero jamás vio a un justo desamparado ni a su simiente mendigando pan.[10] Que las circunstancias adversas no nos hagan dudar de la bondad de nuestro Padre. Mostrémosle a Dios nuestra confianza sin importar la temporada que estemos viviendo.


[1] Efesios 6:16: Sobre todo, tomad el escudo de la fe, con que podáis apagar todos los dardos de fuego del maligno.

[2] Isaías 40:13-14: ¿Quién enseñó al Espíritu de Jehová, o le aconsejó enseñándole? ¿A quién pidió consejo para ser avisado? ¿Quién le enseñó el camino del juicio, o le enseñó ciencia, o le mostró la senda de la prudencia?

[3] Salmos 91:10: No te sobrevendrá mal, Ni plaga tocará tu morada.

[4] Isaías 26:20: Anda, pueblo mío, entra en tus aposentos, cierra tras ti tus puertas; escóndete un poquito, por un momento, en tanto que pasa la indignación.

[5] Salmos 91:1: El que habita al abrigo del Altísimo Morará bajo la sombra del Omnipotente.

[6] Mateo 4:6-7: Y le dijo: Si eres Hijo de Dios, échate abajo; porque escrito está: A sus ángeles mandará acerca de ti, y, en sus manos te sostendrán, Para que no tropieces con tu pie en piedra. Jesús le dijo: Escrito está también: No tentarás al Señor tu Dios.

[7] Filipenses 4:6-7: Por nada estéis afanosos, sino sean conocidas vuestras peticiones delante de Dios en toda oración y ruego, con acción de gracias. Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, guardará vuestros corazones y vuestros pensamientos en Cristo Jesús.

[8] Mateo 6:25-30: Por tanto os digo: No os afanéis por vuestra vida, qué habéis de comer o qué habéis de beber; ni por vuestro cuerpo, qué habéis de vestir. ¿No es la vida más que el alimento, y el cuerpo más que el vestido? Mirad las aves del cielo, que no siembran, ni siegan, ni recogen en graneros; y vuestro Padre celestial las alimenta. ¿No valéis vosotros mucho más que ellas? ¿Y quién de vosotros podrá, por mucho que se afane, añadir a su estatura un codo? Y por el vestido, ¿por qué os afanáis? Considerad los lirios del campo, cómo crecen: no trabajan ni hilan; pero os digo, que ni aun Salomón con toda su gloria se vistió así como uno de ellos. Y si la hierba del campo que hoy es, y mañana se echa en el horno, Dios la viste así, ¿no hará mucho más a vosotros, hombres de poca fe?

[9] Salmos 23:1-6: Jehová es mi pastor; nada me faltará. En lugares de delicados pastos me hará descansar;
Junto a aguas de reposo me pastoreará. Confortará mi alma; Me guiará por sendas de justicia por amor de su nombre. Aunque ande en valle de sombra de muerte, No temeré mal alguno, porque tú estarás conmigo; Tu vara y tu cayado me infundirán aliento. Aderezas mesa delante de mí en presencia de mis angustiadores; Unges mi cabeza con aceite; mi copa está rebosando. Ciertamente el bien y la misericordia me seguirán todos los días de mi vida, Y en la casa de Jehová moraré por largos días.

[10] Salmos 37:25: Joven fui, y he envejecido, Y no he visto justo desamparado, Ni su descendencia que mendigue pan.

Temas relacionados:
| | | | |

¿Te gustó? Compártelo en tus redes

También te puede interesar

El poder de las migajas

Pastor José Putzu

Aprecia cada pequeño detalle de la gracia de Dios en tu vida y estarás listo para recibir mucho más.

Un encuentro con Dios

Profeta Rony Oliveira

¡Este es tu momento, toda la bendición del Señor se desata sobre ti!

Orando por las naciones

Pastor Cash Luna

Seamos intercesores y agentes de cambio en nuestro país. Todos debemos obrar con justicia y honestidad.