Zarandeados pero cuidados

Zarandeados pero cuidados

No todo es feliz para fin de año, es difícil llegar y felicitar a alguien que está pasando por una situación adversa. No todo lo que un año deja es agradable, experimentamos buenos y malos momentos. En un año vivimos situaciones alegres y tristes, de victorias y de fracasos. Tenemos que aprender a adaptarnos a cada una de estas situaciones. Una de las oraciones más extrañas que he escuchado fue cuando un predicador dijo “hoy no te sentí Señor, pero te sienta o no, sé que estas aquí”. Dios está por encima de lo que percibes y es necesario tener bien cimentada esa convicción en nuestro corazón. Sin importar que momento estés atravesando, el Señor siempre está contigo.

Cualquier servicio que realices para Dios, por más pequeño que parezca, es un servicio importante para el reino.[1] Todo el que realice un servicio para el Señor será recompensado: el predicador, el ujier, el sonidista, el pastor, el maestro. Dios sabrá dar justa recompensa a cada obra que haces en su nombre.

Debes reconocer que has sido bendecido por Dios y esa bendición traerá consigo multiplicación. El Señor antes de multiplicar a Abraham lo bendijo con un hijo.[2] Luego de experimentar la multiplicación es necesario enfocarse; Pablo decía que solo una cosa hacía y a esto se dedicaba exclusivamente. Debes seguir ese mismo ejemplo y consagrarte a realizar el propósito que Dios tiene para tu vida. En este nuevo año el enfoque va a ser clave para cumplir cada una de tus metas. 

Las tribulaciones son parte de la vida. No dan ganas de gloriarse cuando la estas pasando mal. Lo primero que viene a la mente es cuestionar al Señor. Olvidamos que es en medio de la adversidad en donde conocemos más íntimamente la paternidad de Dios. Muéstrale tu confianza al Señor. Aprende a gloriarte en medio de las tribulaciones, no por lo que sientes en ese momento, pero si por lo que producirá en ti después de terminado el proceso.[3] Serás perfeccionado, afirmado, fortalecido y establecido después de padecer un poco de tiempo. Recuerda que la aflicción es temporal pero la gloria es eterna.[4]

El Señor quiere traer consuelo por cualquier situación negativa que hayas experimentado este año. Si perdiste un bebé, un trabajo, un familiar o sufriste un divorcio; ten la plena confianza que aunque estés siendo zarandeado, también estas siendo cuidado por Dios. Antes de que pidas oración a alguien, el Espíritu Santo junto con Jesús ya están intercediendo por ti. Antes de que el mal toque la puerta de tu casa, Dios ha puesto ángeles para protegerte. Este es un año de total confianza en nuestro Padre celestial, porque sabemos que Él nos cuida en todo momento.


[1] Hebreos 6:10: Porque Dios no es injusto para olvidar vuestra obra y el trabajo de amor que habéis mostrado hacia su nombre, habiendo servido a los santos y sirviéndoles aún.

[2] Hebreos 6:11-14: Pero deseamos que cada uno de vosotros muestre la misma solicitud hasta el fin, para plena certeza de la esperanza, a fin de que no os hagáis perezosos, sino imitadores de aquellos que por la fe y la paciencia heredan las promesas. Porque cuando Dios hizo la promesa a Abraham, no pudiendo jurar por otro mayor, juró por sí mismo, diciendo: De cierto te bendeciré con abundancia y te multiplicaré grandemente.

[3] Romanos 5:3-5: Y no sólo esto, sino que también nos gloriamos en las tribulaciones, sabiendo que la tribulación produce paciencia; y la paciencia, prueba; y la prueba, esperanza; y la esperanza no avergüenza; porque el amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones por el Espíritu Santo que nos fue dado.

[4] 1 Pedro 5:6-10: Humillaos, pues, bajo la poderosa mano de Dios, para que él os exalte cuando fuere tiempo; echando toda vuestra ansiedad sobre él, porque él tiene cuidado de vosotros. Sed sobrios, y velad; porque vuestro adversario el diablo, como león rugiente, anda alrededor buscando a quien devorar; al cual resistid firmes en la fe, sabiendo que los mismos padecimientos se van cumpliendo en vuestros hermanos en todo el mundo. Mas el Dios de toda gracia, que nos llamó a su gloria eterna en Jesucristo, después que hayáis padecido un poco de tiempo, él mismo os perfeccione, afirme, fortalezca y establezca.

Temas relacionados:
| | |

¿Te gustó? Compártelo en tus redes

También te puede interesar

Buenos administradores de los dones de Dios

Pastor Cash Luna

Para recibir Palabra y unción debes demostrar que con dominio propio eres capaz de administrarla.

Amigos fieles y genuinos

Pastor Cash Luna

Ama a las personas tal como son, brinda tu amistad sin condiciones.

Se necesita de coraje

Pastor Juan Diego Luna

El pastor Juan Diego Luna nos explica las tres formas de ver nuestra fe y nos enseña que no basta con creer en las promesas de Dios, también hay que tener coraje para alcanzarlas.