El sueño de Dios

CONÓCENOS

Jesús nos llama a vivir dentro del mundo, pero no ser parte del mundo. Dios tiene un sueño para tu vida y debes desatarlo. Dios no nos necesita, pero nos anhela, quiere que seamos parte de su plan.

Este ha sido el mejor año de mi vida. Mi esposa, Donna y yo tuvimos a nuestro primer hijo. ¡Amo ser padre! Valió la pena esperar el milagro. Pensaba acerca del proceso del embarazo. Por mucho que deseaba que mi hijo naciera, no quería que fuera antes de los 9 meses porque estaría en riesgo. Dios tiene un sueño para tu vida, pero si no eres cuidadoso, permitirás que tu sueño nazca prematuramente y puede ser que no sobreviva.

Necesitamos una generación de soñadores pacientes que visualicen un mejor futuro para soportar las pesadillas de hoy. Pero debemos entender que, a mayor visión, mayor oposición. No es posible esperar algo grande sin obstáculos. Toda arma forjada jamás prosperará para los soñadores que no se rinden. Necesitamos una generación de soñadores que no retroceden, que no se desaniman, que no se detienen cuando llega la crítica y la resistencia, porque a mayor sueño más grande la prueba para que se realice.

En la Biblia, leemos la historia de José. Tenía 17 años cuando sus hermanos lo vendieron como esclavo, envidiosos por el sueño que tuvo: su familia postrada delante de él. La primera prueba a tu sueño es el rechazo. ¿Puedes aferrarte a tu sueño cuando nadie te lo celebra? José fue comprado por Potifar, un general egipcio. Allí todo prospera y la esposa lo busca. La segunda prueba del sueño es la tentación. ¿Tienes suficiente carácter para sostenerte mientras tu sueño se cumple? Si no cuidamos nuestros talentos en integridad, no nos mantendremos firmes.

Al despreciar a la esposa de su amo, lo mandan a la cárcel por difamación. La tercera prueba de tu sueño es el aislamiento. ¿Cómo te comportas cuando estás solo? Alrededor de gente con fe, puedes sentirte solo y aislado, porque la soledad tiene que ver con lo que hay dentro de ti no de quiénes te rodean. Tu sueño debe enfrentar el reto del aislamiento.

Un agricultor planta una semilla con la expectativa de la cosecha. La semilla entra en la tierra oscura, a solas; las tinieblas la cubren. Está sepultada, pero con el poder para levantarse, crece, florecer y dar fruto. Tu vida es una semilla que debe enfrentar y superar la prueba del aislamiento que no es un destino permanente para tu vida. José no estuvo aislado toda su vida. Algunos juzgan la escena que viven, pero no ven toda la historia hasta el final. Esa escena de aislamiento es lo que te da buen final. Es una temporada no es tu destino, pero debemos tener paciencia porque el sueño no se cumple instantáneamente, requiere un proceso. Como las fotografías de antes cuando debíamos comprar una cámara, ponerle un rollo con espacio limitado, preparar bien la foto, tomarla, llevarla al lugar especial donde revelaban el rollo en un cuarto oscuro, con gran cuidado. El sueño no es instantáneo, toma tiempo para desarrollarse, debe pasar por la oscuridad, pero te prometo que vale la pena. Yo lo viví. Mi Proceso tomó años y sé que aún no ha terminado. Al aceptar el sueño de Dios, Él tuvo que despegarme de cosas y personas para que pudiera desarrollarme conforme a lo que quería para mí. Fue una de las temporadas más solitarias, pero aprendí a apoyarme en Dios. En soledad, descubrí que el Espíritu Santo es consolador y que nunca nos deja.

El aislamiento es una invitación para que te puedas enfocar, despojarte de toda distracción, para que te afiles como un cuchillo. José en la cárcel se acercó a dos compañeros, un panadero y un copero; interpretó sus sueños y todo se cumplió. En tu época de aislamiento, nada debe detenerte para mantener el espíritu correcto. Deja de enfocarte en la situación de aislamiento y enfócate en el espíritu correcto de una buena actitud.

José, en aislamiento, buscó la oportunidad para servir con sus dones. Aquello en lo que te enfocas a solas es lo que se manifestará cuando seas llevado delante de otros. Aquello que ves en soledad es lo que te hará poderoso en público. Hacer algo siempre supera al hacer nada. Yo predicaba en mi habitación, a solas. Eres el mejor secreto que Dios ha guardado. Te guarda para sí mismo antes de revelarte a los demás. Si José no interpreta el sueño de los prisioneros, jamás hubiera interpretado el sueño de faraón. Dios busca aquellos que se siente abandonados, aislados, porque sabe que están enfrentado el proceso correcto para cumplir sus sueños.

El aislamiento no es destino permanente, es una invitación a tu vida que a menudo te conduce a tu elevación. Cuando José llegó delante de faraón ya tenía 30 años. Recibió un sueño a los 17 años y a los 30 aún no veía su cumplimiento. Pero al interpretar el sueño del gobernante, se reveló su don y propósito. ¿De dónde salen las oportunidades? De una actitud de servicio constante. Cuando te pregunten: “¿Dónde has estado?” Responderás: “Aquí estuve, sirviendo fielmente”. Tu aislamiento te llevará a tu plena elevación. Luego de 14 años, llegó la hambruna y los hermanos de José van a Egipto por ayuda. El sueño que José recibió a los 17, finalmente se cumple, 23 años después. No dejes de creer, que el tiempo no te descalifique, sino que te verifique y te prepare para lo que sucederá.

Jesús también tuvo un sueño, rescatarte, tuvo que pasar por rechazo, tentación y aislamiento. Al morir, pasó tres días en una tumba que se convirtió en un vientre que lo preparó para resucitar. Jesús era la semilla plantada, las tinieblas lo cubrieron, pero no se quedó allí, su aislamiento lo llevó a su mayor levantamiento y triunfo. ¡Ahora vive dentro de todos nosotros! José se sentó a la diestra de faraón. Cuando sus hermanos regresaron, merecían ser castigados, pero los bendice. Jesús se sienta a la diestra del Padre. Merecemos ser castigados, pero nos bendice. Ese es el Dios al que servimos. El Señor de señores.

Tus sueños serán probados, pero se cumplirán en su momento, luego de superar el proceso de preparación en soledad con Dios. Recibe del Señor la promesa de tu futuro de sueños cumplidos. No retrocederás cuando venga la persecución y la época de aislamiento porque tu sueño debe ser probado para ser confiado y realizado. Alza tu mano para alabar al Señor, quien te promoverá en público cuando superes tu preparación en privado.

¿Te gustó? Compártelo en tus redes

TEMAS RELACIONADOS

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Devoción

Pastor Cash Luna

Debemos entender que hay cosas que pueden pasar en nuestra relación con Jesús que como una enfermedad invisible puede carcomer la fe que tenemos hoy sin darnos cuenta

El amor es alguien

Pastor Cash Luna

Jesús vino a reconciliar al mundo con Dios, y conocerlo es tener una relación con él. Todos vamos a ir al cielo, pero no todos se van a quedar allí. Tú debes asegurarte de que cuando llegues allí, sea para quedarte.

Por qué no prosperamos a pesar del esfuerzo que hacemos

Eduardo Palacios

Hay cosas que Dios repudia y que nos obstruyen la prosperidad por mucho que nos esforcemos por conseguirla.