Conéctate a nuestro servicio en vivo
Bautizo en agua: un acto de obediencia

Bautizo en agua: un acto de obediencia

15 de febrero de 2018

Tiempo de lectura: < 1 minuto

La Biblia nos enseña que Jesús mismo pidió ser bautizado por Juan el Bautista (Marcos 1.9-11). Como hijos de Dios nacidos de nuevo, también debemos bautizarnos porque es el acto que sella nuestra salvación (Marcos 16:16).

Este es un acto de mucha transcendencia en la vida de los cristianos, por eso en Casa de Dios lo celebramos una vez al mes, para que las personas personas puedan cumplir con lo que enseña la Biblia. Tenemos el mandato de bautizarnos como una declaración pública de lo que Dios ha hecho en nuestras vidas.

El apóstol Pablo enfatiza la importancia del bautizo: “¿Acaso no saben ustedes que todos los que fuimos bautizados para unirnos con Cristo Jesús, en realidad fuimos bautizados para participar en Su muerte? Por tanto, mediante el bautismo fuimos sepultados con él en Su muerte, a fin de que, así como Cristo resucitó por el poder del Padre, también nosotros llevemos una vida nueva”. (Romanos 6:3-4). Ser sumergido en agua simboliza la muerte de nuestra vida pasada y salir de ella representa la resurrección de nuestra vida en Cristo.

Los bautizos se realizarán el domingo 25 de febrero durante nuestros dos servicios dominicales. El de mujeres será a las 7:30 a.m. y el de hombres a las 11:00 a.m. Si deseas bautizarte, antes debes participar en una plática ―donde conocerás los fundamentos bíblicos de este mandamiento― que se realizará el domingo 18 de febrero en Auditorio Caleb de Casa de Dios Fraijanes. No pierdas la oportunidad, ¡vive la experiencia y descubre cómo Dios seguirá obrando en tu vida!

Temas relacionados:

¿Te gustó? Compártelo en tus redes

También te puede interesar

Nuestra herencia

Pastor Cash Luna

Haz votos con tu Padre Celestial y recibe las promesas de tu herencia.

Creadores de nuevas temporadas

Pastor Otoniel Font

Las probabilidades que un individuo tiene de salir victorioso no se miden por la difícil temporada que está viviendo, sino por cómo reacciona ante ella.

Herederos de Dios

Pastor Cash Luna

Dios no nos hereda una casa, un negocio propio o éxito en la vida, sino más bien la bendición de Sus promesas. ¿Conoces la gran diferencia?