Conéctate a nuestro servicio en vivo
Conéctate a Intercesión
Conéctate a nuestro Discipulado
Conectados con el Señor

Conectados con el Señor

25 de mayo de 2021

Tiempo de lectura: 2 minutos

En Casa de Dios, después de Dios lo más importante son las personas. Es por ello que la iglesia busca transmitir mensajes de fe y esperanza por medio de distintas enseñanzas.

Durante ocho meses de 2020, a causa de la pandemia, los servicios que durante años ha ofrecido Casa de Dios se trasladaron a los hogares a través de las distintas plataformas digitales. A partir de noviembre del año pasado, tras la reapertura gradual del país, la iglesia reabrió las puertas del templo para volver a realizar los servicios dominicales de forma presencial con el aforo permitido por las autoridades de salud del país.

Para llevar el mensaje de salvación a muchas más personas Casa de Dios continúa haciendo iglesia de forma presencial y virtual, ya que cada semana se realizan siete servicios en vivo y diez repeticiones para que absolutamente nadie se pierda la oportunidad de aprender más del Señor y desarrollar su fe.

Servicios

Casadedios.org es la plataforma en la que se pueden encontrar todos los servicios que se han implementado para que las personas estén conectadas y puedan crecer espiritualmente, sin importar el país en el que se encuentren.

Temas relacionados:
| | |

¿Te gustó? Compártelo en tus redes

También te puede interesar

Del afán a la confianza

Pastor Cash Luna

La estafa es un engaño disfrazado de aparente verdad y está al acecho para quienes tienen riqueza y para quienes no la tienen; Jesús nos advierte que tengamos cuidado con el engaño de las riquezas y los afanes de este siglo, aprendamos de Su sabiduría.

El afán de este siglo

Pastor Cash Luna

Las personas pueden estar ansiosas al pensar en su futuro, algunas cosas son predictivas, pero no eliminan la incertidumbre, lo seguro es que Dios está en tu futuro y esa fe sí neutraliza el afán de este siglo.

La Palabra y los espinos

Pastor Juan Diego Luna

Al deseo apasionado por alcanzar bienes materiales o inmateriales se le conoce como afán. En esta prédica se expone cómo la fe en el poder de la Palabra de Dios, más nuestro esfuerzo, hará la diferencia para ser fructíferos y productivos para no caer en el engaño de las riquezas.