En honor al Espíritu Santo en portugués

CONÓCENOS

Sao Paulo, Brasil. El sábado 2 de septiembre de 2017 se realizó la presentación del libro Em honra ao Espírito Santo (traducción al portugués de En honor al Espíritu Santo), del pastor Cash Luna.

El evento se llevó a cabo durante la conferencia “Destino”, en el gimnasio José Corrêa de Sao Paulo, organizada por el ministerio Casa de Destino, del pastor Tiago Brunet. Asistieron más de cinco mil personas, sobre todo pastores que buscan una dirección correcta para su ministerio.

“El objetivo del libro es motivar a las personas para que conozcan al Espíritu Santo, quien anhela tener una íntima relación con cada uno, brindarnos Sus dones e interceder por nosotros delante del Padre”, manifestó el pastor guatemalteco. La presentación culminó cuando el pastor Brunet le preguntó por qué decidió traducir el libro al portugués, y fue el propio Espíritu Santo quien respondió derramándose poderosamente sobre la audiencia que asistió al lugar, provocando intensas manifestaciones de Su llenura.

Por último, luego de una amena conversación, oración, intercesión y fotografías, el pastor Cash Luna y su esposa Sonia dedicaron dos horas para atender a más de 800 personas que compraron el libro y que esperaban pacientemente, en una fila que se extendía a dos cuadras del gimnasio, a que el pastor se los firmara.

Em honra ao Espírito Santo fue publicado por editorial Vida y está disponible en las principales librerías de Brasil. Su primer tiraje de cinco mil ejemplares se agotó a dos semanas de su lanzamiento, convirtiéndose en un best-seller.

 

¿Te gustó? Compártelo en tus redes

TEMAS RELACIONADOS

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Cómo creer por más

Pastor Hugo López

Pídele al Señor que manifieste Su reino en tu vida y que aumente tu fe.

El plan dentro del plan

Pastor Andrés Spyker

Dios anhela ser tu prioridad, tu máximo anhelo.

El Dios que me ve

Pastor Cash Luna

Dios mira y conoce cada íntimo pensamiento. El conoce lo que decimos en nuestro corazón. El sabe que la congoja nos ensordece y nos priva de escuchar y creer sus promesas. Por eso, confronta nuestros sentimientos, para que le creamos.