La intercesión: una herramienta que transforma vidas

CONÓCENOS

El Ministerio de Intercesión promueve la oración y adoración para formar una relación y comunicación íntima con Dios, confiando y creyendo que Él cumple sus Promesas. De esta forma, todas las personas pueden colocarse en la brecha delante de Dios, declarando bienestar en su familia y nuestra nación.

El curso está dirigido por la pastora Sonia Luna, quien junto a su equipo imparte enseñanzas bíblicas que permiten ejercitar nuestra fe y aplicar la intercesión en diferentes áreas: la nación, la familia, la salud, las finanzas y la seguridad, entre otras.

Además del curso, se crean actividades constantes para que los estudiantes puedan fortalecer su fe y poner en práctica lo aprendido, como seminarios, reuniones de adoración, vigilias, visitas a hospitales, caminatas y otras actividades.

“El intercesor lee y sabe la Palabra, sabe encontrarla y la declara sobre la necesidad de alguien más”, comenta Hugo López, miembro del equipo pastoral de Casa de Dios e instructor del curso. En él pueden participar todos los adultos que deseen conocer más de la Palabra, que declaren e intercedan por las necesidades de otros y busquen el bienestar de más personas para que el resultado sea la unidad y la hermandad.

El curso recién ha iniciado y todavía puedes integrarte. Se lleva a cabo los martes en dos horarios: de 9 a 11 a.m. en auditórium Caleb de Casa de Dios Fraijanes y de 6:30 a 8 p.m. en el Templo Menor de Casa de Dios Pinula. Al finalizar, se realizará un acto de graduación donde participarán todas las personas que hayan involucrado en las diferentes clases y actividades.

¡Ven y forma parte del curso! Ejercita los dones que Dios te ha dado.

TEMAS RELACIONADOS

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Diez cualidades de un líder atractivo

Chris Mendez

Un líder vive para servir a los demás.

¡La misión es posible!

Pastor Sergio Hornung

Rendirse no es una opción porque ya tenemos la victoria asegurada.

La bendición de vaciarse

Pastor José Putzu

Sólo dando, recibimos. No tengas miedo, entrégate sin medida para que Dios tenga espacios vacíos que pueda llenar