Retiro de intercesores

CONÓCENOS

La oración es vital en la vida de un cristiano, la herramienta que usa para comunicarse con Dios; pero la intercesión es una herramienta aún más avanzada de comunicación donde la fe y la perseverancia juegan papeles importantes.

Casa de Dios entiende la importancia de esta herramienta, por lo que el pasado 8 de septiembre realizó el retiro de intercesores “Serán como árboles plantados”, que tuvo como objetivo el crecimiento espiritual y la intimidad con Dios además de aprender a utilizar las herramientas que Dios ha puesto a nuestro alcance para recibir Sus bendiciones.

“Los intercesores deben aprender a no solo ser plantitas que no dan fruto, sino a plantarse en Dios, quien da los mejores nutrientes para que podamos dar los mejores frutos: amor, misericordia y bondad hacia las personas a quienes Dios nos llamó a bendecir. Además, un árbol, para mantenerse en pie, necesita tener buenas raíces; que así como sea de alto, tenga largas y fuertes sus raíces, por eso les enseñamos a que tengan sus raíces en el lugar correcto y de esa forma den los frutos correctos”, expresó Connie Alvarado, organizadora del retiro.

El retiro se realizó especialmente para las personas que se han graduado del curso de intercesión, a modo de enseñarles a adoptar el llamado de intercesión en su vida y que pongan en práctica todo lo aprendido.

Sí eres un intercesor graduado del curso de Casa de Dios, te invitamos a que asistas a las actividades y retiros que se realizan para ti, y si aún no has realizado el curso de intercesión te invitamos a que participes en febrero 2018.

TEMAS RELACIONADOS

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Esto fue el CIEM 2010

Este año los pastores que asistieron al CIEM tuvieron la oportunidad de aprender más del modelo de Jesús.

Insólitas historias bíblicas

Sonia Luna

El evangelio es locura de bendición. Proclama la Palabra y comparte la unción que has recibido.

Tomando la confianza espiritual

Pastor Raúl Marroquín

El Señor desea rescatarte de cualquier dificultad, pero para lograrlo debes estar bien enganchado de sus promesas