Retiro de intercesores

CONÓCENOS

La oración es vital en la vida de un cristiano, la herramienta que usa para comunicarse con Dios; pero la intercesión es una herramienta aún más avanzada de comunicación donde la fe y la perseverancia juegan papeles importantes.

Casa de Dios entiende la importancia de esta herramienta, por lo que el pasado 8 de septiembre realizó el retiro de intercesores “Serán como árboles plantados”, que tuvo como objetivo el crecimiento espiritual y la intimidad con Dios además de aprender a utilizar las herramientas que Dios ha puesto a nuestro alcance para recibir Sus bendiciones.

“Los intercesores deben aprender a no solo ser plantitas que no dan fruto, sino a plantarse en Dios, quien da los mejores nutrientes para que podamos dar los mejores frutos: amor, misericordia y bondad hacia las personas a quienes Dios nos llamó a bendecir. Además, un árbol, para mantenerse en pie, necesita tener buenas raíces; que así como sea de alto, tenga largas y fuertes sus raíces, por eso les enseñamos a que tengan sus raíces en el lugar correcto y de esa forma den los frutos correctos”, expresó Connie Alvarado, organizadora del retiro.

El retiro se realizó especialmente para las personas que se han graduado del curso de intercesión, a modo de enseñarles a adoptar el llamado de intercesión en su vida y que pongan en práctica todo lo aprendido.

Sí eres un intercesor graduado del curso de Casa de Dios, te invitamos a que asistas a las actividades y retiros que se realizan para ti, y si aún no has realizado el curso de intercesión te invitamos a que participes en febrero 2018.

TEMAS RELACIONADOS

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

El poder de oír

Pastor Cash Luna

El afán no debe limitar tu fe y tu capacidad de escuchar al Señor y recibir Sus bendiciones.

Supera tus temores

Los sentimientos son buenos, pero a veces hay ciertos sentimientos que nos traicionan y llega un momento en que el ser humano se abandona en ellos. Fuimos hechos con sentimientos.

Del sacrificio a la gloria

Pastor Hugo López

No apartes tus ojos de la recompensa. Dios está contigo en todo momento y te ayuda a superar las pruebas.