Conéctate a nuestro servicio en vivo
Conéctate a Intercesión
Conéctate a nuestro Discipulado
Gracias a tu aporte al Banco de alimentos, ayudamos al sustento de miles de personas

Gracias a tu aporte al Banco de alimentos, ayudamos al sustento de miles de personas

17 de julio de 2019

Tiempo de lectura: < 1 minuto

Gracias a Dios y al apoyo de cada contribuyente de Banco de Alimentos de Casa de Dios, miles de personas pueden sustentar sus necesidades básicas diarias.

Como iglesia creemos en la necesidad de compartir con el prójimo las múltiples bendiciones de Dios, por eso, desde 2006, Banco de Alimentos —el área de apoyo social de Casa de Dios— ayuda a quienes ayudan. Colabora con alimentos mensuales que pone en la mesa de catorce instituciones que benefician a personas en diferentes áreas. Con el apoyo de la congregación, cada año se han recolectado y distribuido más de 2 millones de tiempos de comida.

Todas las personas que deseen sumarse a la causa donando víveres y alimentos no perecederos, podrán hacerlo el primer fin de semana de cada mes durante los dos servicios dominicales en las instalaciones de Casa de Dios Fraijanes. ¡Su apoyo es indispensable para ayudar a quienes más lo necesitan!

Temas relacionados:
| |

¿Te gustó? Compártelo en tus redes

También te puede interesar

Del afán a la confianza

Pastor Cash Luna

La estafa es un engaño disfrazado de aparente verdad y está al acecho para quienes tienen riqueza y para quienes no la tienen; Jesús nos advierte que tengamos cuidado con el engaño de las riquezas y los afanes de este siglo, aprendamos de Su sabiduría.

El afán de este siglo

Pastor Cash Luna

Las personas pueden estar ansiosas al pensar en su futuro, algunas cosas son predictivas, pero no eliminan la incertidumbre, lo seguro es que Dios está en tu futuro y esa fe sí neutraliza el afán de este siglo.

La Palabra y los espinos

Pastor Juan Diego Luna

Al deseo apasionado por alcanzar bienes materiales o inmateriales se le conoce como afán. En esta prédica se expone cómo la fe en el poder de la Palabra de Dios, más nuestro esfuerzo, hará la diferencia para ser fructíferos y productivos para no caer en el engaño de las riquezas.