Josue 1:8 (Biblia al Día)  Que no se aparte nunca de tu boca este libro de la ley.  Medita en él día y noche y obedécelo al pie de la letra.  Solamente así tendrás éxito.

No hay forma de tener éxito a no ser que se haga lo que  garantiza el éxito y el éxito está garantizado por: ser esforzado y valiente y la otra es por meditar en su palabra y tenerla en nuestra boca.   Meditar es algo que la gente ha dejado de hacer proactivamente, sólo lo hace como una reacción cuando algo malo pasa se ponen a pensar.  Normalmente la meditación que has hecho no es la correcta, porque cuando algo pasa uno medita de mala forma, los pensamientos son: ¿Qué de malo estoy haciendo? ¿Será que Dios me ama?  ¿Por qué será que Dios no me bendice? ¿Por qué no me están saliendo bien las cosas?   Y es una meditación en negativo, es una meditación que viene como reacción a algo que ha ocurrido y no una meditación que provoque algo que quieras que ocurra.

Por ejemplo, te anuncian una enfermedad y cuando te la anuncian empiezas a pensar que te vas a morir, que tienes que arreglar lo del testamento, piensas en el seguro, tu meditación es en negativo.  La palabra dice que si meditamos en su palabra de día y de noche y su palabra (la que meditas)  no se aparta de tu boca “entonces” tendrás éxito.

Tendremos éxito cuando meditemos en su palabra y esa palabra la tengamos en la boca acompañada de esfuerzo y valentía.    Son cuatro cosas importantes que debes hacer:    1. Esforzarte  2.  Ser valiente     3.  Meditar   4.  Tener la palabra de Dios en tu boca.    El esfuerzo por sí solo no va a alcanzar el éxito; confesar una palabra por si sola tampoco, Dios quiere que meditemos y confesemos mientras “hacemos” porque sólo entonces  nos  irá bien, no sólo nos pasará algo bueno, sino que lo hagamos saldrá bien.  Lo que tú haces saldrá bien si eso que haces lo meditaste en su palabra y lo tienes  en tu boca.

El cristiano tiene un estilo diferente de vivir y de ver las cosas, el cristiano normalmente cuando  está lleno de la palabra de Dios no ve lo que está pasando ve lo que va a pasar, no anticipa que algo malo le va ocurrir, se anticipa a lo bueno que va le va ocurrir.

Si en tu boca está la Palabra todo lo que hagas te saldrá bien.

Salmo 1:1-3 Bienaventurado el varón que no anduvo en consejo de malos, ni estuvo en camino de pecadores, ni en silla de escarnecedores se ha sentado;  sino que en la ley de Jehová está su delicia,  y en su ley medita de día y de noche.   Será como árbol plantado junto a corrientes de aguas,   que da su fruto en su tiempo, y su hoja no cae;    y todo lo que hace, prosperará.

Bienaventurado  significa: Doblemente dichoso.

Varón no significa siervo de Dios, varón es alguien que tiene carácter, una cosa es que usted sirva a Dios y otra cosa es que tenga hombría.  Cuando uno anda en consejos de malos nunca va a ser bienaventurado, hoy te pregunto: ¿Quiénes son tus consejeros?  Eres bienaventurado cuando no te dejas guiar por consejo de malos, el consejo nos lleva a una acción, sé responsable de tus actos.  Muchas veces sabes lo que debes hacer y buscas el consejo de alguien para hacer responsable a otro de tus resultados, o buscas un consejo que te diga lo que “quieres” hacer no  lo “debes” hacer.  Tu debes ser guiado por lo que se debe hacer jamás por lo que se quiere hacer,  haz lo que se debe antes de lo que se quiere, si nosotros pusiéramos el “debo” antes del “quiero” nos iría bien.   Cuánto joven se ha casado con la que quiere pero no con la que puede, cuánta jovencita se enamora de quien quiere y no de quien debe, se enamoran de un irresponsable, que es infiel, que no es trabajador ni esforzado.

El primer calificativo el libro de los Salmos te da es bienaventurado y la primer promesa que está en los Salmos es prosperar, prosperar es de Dios, la primera conclusión que el Salmo da es que vamos a prosperar, hay una doctrina sana de la prosperidad porque el resultado que dice La Biblia de meditar en la ley de Dios y  de hablarla es prosperidad.   Hay gente que dice que la prosperidad no es lo más importante y posiblemente no es lo más importante, pero de que es importante lo es, si no ¿Por qué viene como resultado de la meditación de la palabra de Dios?

La prosperidad es uno de los resultados más evidentes que medito y confieso  correctamente su Palabra,  tu prosperidad sale de su Palabra, por la Palabra fue hecho el Universo.   Nosotros no sacamos las cosas de la Palabra, las sacamos de las palabras de otros, no meditamos correctamente, nos juntamos con gente negativa, lees y confiesas lo malo, hay organizaciones dedicadas a poner lo negativo en tu mente desde las primeras horas de la mañana y cuando vas a dormir vuelves a oír  lo malo, y meditas en lo malo de día y de noche y todo lo que haces te sale mal.

Te levantas con malas noticias y te acuestas con malas noticias y la palabra dice que medites en su ley de día y de noche para que prosperes, si meditas en lo malo, todo  te saldrá mal.   La meditación tiene poder, debemos hacerlo de día y de noche.

Salmo 1:1-3 (Biblia al Día)  Dichosos los que no se guían por consejos de malvados, ni andan con pecadores, ni se burlan de las cosas de Dios, sino que se deleitan en hacer la voluntad de Dios, y día y noche meditan en sus leyes y en cómo andar en mayor intimidad con El.  Son como árboles junto a las riberas de un río, que no dejan de dar delicioso fruto cada estación.  Sus hojas nunca se marchitan y todo lo que hacen prospera.

Cuando manejas tu automóvil en un lugar desértico y de pronto logras  ver algo verde te llama la atención, a mí me pasó, iba en un bus en una carretera y estaba todo tan desértico y vi algo verde, cuando logamos pasar era un puente con un río y todo lo que estaba cerca del río estaba verde.  No importa lo que pasa alrededor, si meditas en su palabra de día y de noche estarás verde, darás fruto en toda estación y todo lo que hagas prosperará.

Meditar en hebreo significa estudiar, hablar, murmullo, rugir.  El significado más poderoso de la palabra meditar es imaginar.   En estos medios del púlpito, de la prédica la palabra imaginar casi es pecado, pero el original dice que meditar es imaginar, así que use la imaginación para crear la prosperidad que necesita en su vida, es decir, cuando uno medita en su palabra uno la está imaginando, si su palabra dice: “Por su llaga fuiste curado” uno no vive viendo las radiografías que diagnostican un tumor, uno vive imaginando una vida llena de salud y debes imaginar de día y de noche, pero  hay quienes que siempre imaginan lo malo.   Cuando se habla de meditar se habla de imaginar, debes meter a tu mente lo correcto, prepara tu actitud para lo correcto de día y de noche.  Uno debe estar cargado de una hermosa, santa, gloriosa y correcta imaginación de la ley de Jehová que apunta a tu bienestar total, eso es lo único  que deberíamos meter en nuestra mente.

A mí me gusta meditar en mi cama, medito en las bendiciones de Dios para mi vida, para mi ministerio, meditar es imaginar algo antes de que suceda para que verdaderamente pase, no es el poder de la imaginación, es meditar en su palabra, si él dice que si diezmas y ofrendas abrirá las ventanas de los cielos, ¿alguna vez te lo has imaginado? Porque si meditas en su ley de día y de noche todo lo que hagas te saldrá bien, esa imaginación de poder cerrar tus ojos por 5 o 10 minutos  mientras estás orando estás viendo las cosas pasar, te trasladas a otro lugar donde las cosas ya están pasando y en ese lugar vas a estar un día viendo que pasa lo que un día viste con tus ojos cerrados meditando en su ley va a llegar a tus manos ¿te imaginas esas ventanas de los cielos dándote bendición hasta que sobre y abunde?  Tenemos que aprender a meditar en lo bueno.

Estaba listo para meditar cuando la voz del Señor me decía: “Tienes la mente de Cristo, piensa como Cristo pensaría, te va a pasar lo que pienses que es bueno que va a pasar, tienes la mente de Cristo” por un buen rato esas palabras estaban en mi corazón, esos pequeños momentos de meditación son los que verdaderamente cambian la vida, esos momentos son  los que te dan la fuerza, ni siquiera lo que recibes aquí es tan poderoso como lo que recibes cuando estás a solas haciendo tiempo para meditar.

El impío no prospera porque se apresura alocadamente, la prisa es enemigo de la meditación, la prisa es lo que hace que uno vea que las cosas pasaron y uno no sabe en qué momento pasaron.

¿Cuánta palabra has escuchado? Cierra tus ojos y quiero que vayas a esa escritura que tu sabes que es la que hoy necesitas, vas a tomar esa escritura para meditarla, meditar es verte bendecido por esa palabra, no sentir que eres bendecido, eso no es meditar, imagina, quiero que apartes tu mente de los problemas que estás viviendo porque ellos limitan tu imaginación, haz caso omiso de todo problema,  según la palabra que has oído predicar en cualquier lugar  quiero que en este momento te imagines tu vida, la de los tuyos, tu economía la imagines de acuerdo a las promesas de Dios, ¿En dónde te ves, cómo te ves, en dónde vives?  No estás meditando todavía hasta que tus sentimientos no se vean afectados por lo que estás viendo, esa es la segunda parte de la meditación,  cuando empiezas a ser afectado internamente por lo que estás viendo.  La meditación afecta la mente, el sentimiento, la actitud. Esta es una de las disciplinas espirituales más poderosas que pueden existir.

En tu ley meditaremos de día y de noche.

Yo creo, es una creencia muy mía, no es una creencia a predicar, es un testimonio que quiero darles, yo creo que muchos de los Salmos fueron inspirados por Dios  en tiempo de meditación,  David conocía las promesas de Dios y David dice en el Salmo 23 “Jehová es mi pastor nada me faltará” él está meditando, el tenía la promesa de Dios pero en ese Salmo la está aplicando a su vida, nosotros deberíamos de escribir nuestros propios salmos cuando meditamos, Jehová es mi pastor y agrega “nada me faltará”, el está hablando en futuro, “en lugares de delicados pastos me hará descansar, junto a aguas de reposo me pastoreará, confortará mi alma, aunque ande en valle de sombra y de muerte” David no estaba en valle de sombra o de muerte, él sólo tenía  la promesa que Dios le había hecho que nunca lo habría de abandonar, pero él agarra la promesa y escribe un salmo basado en la promesa. Eso es meditar, para mí ese salmo fue fruto de una meditación, ese salmo es el resultado al futuro personal de David basado en la ley de Jehová, él toma la ley de Jehová y hace un salmo, la meditación debe ser proactiva, no reactiva, deje de meditar cuando algo malo le pase, porque su meditación será de agonía, debemos meditar según lo que la ley dice que habrá de pasar.

Comentarios

comentarios

Anuncio 1
Anuncio 2
Anuncio 3