Dios del vacío

Dios del vacío

Antes de experimentar provisión tendremos que enfrentarnos a situaciones donde solo hay vacíos. Si tenemos un vaso lleno de agua hasta la mitad, podremos verlo de estas cuatro maneras, según nuestro estado de ánimo:

  1. Negativa: “El vaso está medio vacío”.
  2. Positiva: “El vaso está medio lleno”.
  3. Pesimista: “El vaso se está vaciando”.
  4. Modo de fe: “El vaso se llenará por completo”.

¿Cómo reaccionarías tú ante el vacío? ¿Cómo reaccionarías si Dios te pidiera que le entregues todo y te quedes en el vacío? De las cuatro formas de ver el vaso, la peor de todas no es verlo medio vacío, ni que se está vaciando. Aunque no lo creas, la más peligrosa es verlo medio lleno porque eso nos hace conformarnos y no buscar la excelencia.

Al percibir que el vaso está medio lleno pensaremos que todo está bien y podemos cometer el error de acomodarnos, perdiendo de vista la promesa de Dios. Él no nos llamó a ser conformistas, mucho menos para tener una percepción positiva de algo temporal que quiere cambiar. Es aquí donde entra la siguiente manera de ver el vaso: con modo de fe. Y porque tienen fe saben que un vaso no fue hecho solo para llenarse a la mitad.

El pueblo de Israel pasó tribulaciones en Egipto y la mano de Faraón fue dura contra ellos, pero Dios prometió que no saldrían de ese suplicio con las manos vacías.[1] Este ejemplo nos da la clave para entender por qué a veces las cosas, cuando creemos que ya no pueden estar peor, se ponen aún más terribles. Pero es que mientras más difícil sean, más demostrará Dios su poder.

Ahora bien, la reacción que tomemos ante el vacío también es importante. Los reyes de Israel, Judá y Edom no tenían agua para dar de beber a sus respectivos ejércitos. Entonces Dios les mandó a hacer estanques en pleno desierto, pues, aunque al principio estuvieran vacíos, Él les daría el agua que necesitaban.[2] Obedecieron y Él hizo llover. Antes, una mujer viuda cuya alacena también estaba prácticamente vacía, usó el poco aceite que tenía para alimentar a Eliseo. Entregó lo poco que tenía y el Señor la prosperó.[3]

Depende de la actitud que tomes, nuestro Padre puede usar tus vacíos para manifestar su poder y glorificarse. Nunca pienses que fue tu mano la que te ha dado lo que tienes hoy.

Durante catorce años mi esposa y yo tuvimos que luchar para pagar una deuda de 27 millones de dólares hasta que por fin la logramos saldar. Un año después llegó a Puerto Rico el peor huracán de su historia y en seis horas destruyó nuestro templo, nuestra casa se inundó, fue un desastre total y tuvimos que vivir seis meses en otro lugar. Luego de una situación tras otra uno se hace esta pregunta: ¿Hasta cuándo la cosa se va a poner mejor? Sin embargo, aunque una situación se ponga cada vez peor, Dios no nos dejará con las manos vacías. Si creemos que Él está a nuestro lado todo terminará para bien.

Aun cuando haya vacíos en tu vida, sigue sus instrucciones, comparte con quien no tiene y atrévete a mirar el vacío cara a cara y deja que sea Dios quien lo llene. 


[1] Éxodo 3:19-21: Mas yo sé que el rey de Egipto no os dejará ir sino por mano fuerte. Pero yo extenderé mi mano, y heriré a Egipto con todas mis maravillas que haré en él, y entonces os dejará ir. Y yo daré a este pueblo gracia en los ojos de los egipcios, para que cuando salgáis, no vayáis con las manos vacías.

[2] 2 Reyes 3:9-19: Salieron, pues, el rey de Israel, el rey de Judá, y el rey de Edom; y como anduvieron rodeando por el desierto siete días de camino, les faltó agua para el ejército, y para las bestias que los seguían. Entonces el rey de Israel dijo: ¡Ah! que ha llamado Jehová a estos tres reyes para entregarlos en manos de los moabitas. Mas Josafat dijo: ¿No hay aquí profeta de Jehová, para que consultemos a Jehová por medio de él? Y uno de los siervos del rey de Israel respondió y dijo: Aquí está Eliseo hijo de Safat, que servía a Elías. Y Josafat dijo: Este tendrá palabra de Jehová. Y descendieron a él el rey de Israel, y Josafat, y el rey de Edom. Entonces Eliseo dijo al rey de Israel: ¿Qué tengo yo contigo? Ve a los profetas de tu padre, y a los profetas de tu madre. Y el rey de Israel le respondió: No; porque Jehová ha reunido a estos tres reyes para entregarlos en manos de los moabitas. Y Eliseo dijo: Vive Jehová de los ejércitos, en cuya presencia estoy, que si no tuviese respeto al rostro de Josafat rey de Judá, no te mirara a ti, ni te viera. Mas ahora traedme un tañedor. Y mientras el tañedor tocaba, la mano de Jehová vino sobre Eliseo, quien dijo: Así ha dicho Jehová: Haced en este valle muchos estanques. Porque Jehová ha dicho así: No veréis viento, ni veréis lluvia; pero este valle será lleno de agua, y beberéis vosotros, y vuestras bestias y vuestros ganados.

[3] 2 Reyes 4:1-7: Una mujer, de las mujeres de los hijos de los profetas, clamó a Eliseo, diciendo: Tu siervo mi marido ha muerto; y tú sabes que tu siervo era temeroso de Jehová; y ha venido el acreedor para tomarse dos hijos míos por siervos. Y Eliseo le dijo: ¿Qué te haré yo? Declárame qué tienes en casa. Y ella dijo: Tu sierva ninguna cosa tiene en casa, sino una vasija de aceite. El le dijo: Ve y pide para ti vasijas prestadas de todos tus vecinos, vasijas vacías, no pocas. Entra luego, y enciérrate tú y tus hijos; y echa en todas las vasijas, y cuando una esté llena, ponla aparte. Y se fue la mujer, y cerró la puerta encerrándose ella y sus hijos; y ellos le traían las vasijas, y ella echaba del aceite. Cuando las vasijas estuvieron llenas, dijo a un hijo suyo: Tráeme aún otras vasijas. Y él dijo: No hay más vasijas. Entonces cesó el aceite. Vino ella luego, y lo contó al varón de Dios, el cual dijo: Ve y vende el aceite, y paga a tus acreedores; y tú y tus hijos vivid de lo que quede.

Temas relacionados:
| |

¿Te gustó? Compártelo en tus redes

mira la prédica en video

También te puede interesar

Administra tu Memoria

Pastor Cash Luna

Dios nos recomienda hacer lo que él hace, él también trabaja con su memoria, él no recuerda malos momentos, él dice “Yo soy el que borro tus rebeliones por amor de mí mismo”

Principios para una familia estable

Pastora Sonia Luna

Enseñemos a nuestra familia a perseverar haciendo correcto.

Influencia generacional

Pastor Cash Luna

Si decides que tú y tu casa servirán al Señor, la bendición de tus generaciones está asegurada.