Conéctate a nuestro servicio en vivo
Conéctate a Intercesión
Conéctate a Martes de ministración
Conéctate a nuestro Discipulado
Cómo conquistar el corazón de Dios

Cómo conquistar el corazón de Dios

27 de febrero de 2022

Tiempo de lectura: 3 minutos

Los ojos de Dios recorren la Tierra buscando personas con un corazón fiel,[1] hombres y mujeres de oración que se pongan a la brecha delante de Él.[2] Por eso Él vio con buenos ojos al rey David: porque siempre tuvo un corazón dispuesto a agradarle.[3]

Pero ¿cómo podemos conquistar el corazón de Dios? ¿Qué debemos hacer para que, como David, Él encuentre en nosotros un corazón dispuesto? Y resalto la importancia de “conquistar” porque muchas veces creemos erróneamente que Dios no puede ser conmovido cuando le agradamos o herido cuando lo rechazamos.

Una de las cosas que hizo David al ser rey de Israel fue llevar el Arca del Pacto a Jerusalén y, el en Antiguo Testamento, este era el lugar donde Dios manifestaba Su presencia; por lo tanto, para conquistar el corazón del Señor, buscar Su presencia es primordial y Él habita en medio de nuestras alabanzas.[4] Su presencia nos da descanso.[5] Por eso seamos adoradores apasionados y no veamos la alabanza como el relleno del servicio dominical.

Dios también se manifiesta cuando nos congregamos,[6] cuando con pasión nos involucramos en Su Iglesia.[7] ¿Qué tan seguros estamos de que permanecer en la casa de Dios sea nuestra verdadera pasión? Quizá por eso no sea nada raro que las personas con raíces profundas en la Iglesia siempre florecen y tienen éxito.

Pero además de buscar Su presencia y adorarle, también podemos ver que David tenía un corazón de servicio; incluso desde que estaba al cuidado del rebaño de su padre.[8] Una actitud de servicio también conquista el corazón de Dios. Sin embargo, muchas veces no solo se trata de servir, sino de tener la mejor actitud para hacerlo. Y en esto el mejor ejemplo nos lo da el mismo Jesús, quien se despojó de toda Su gloria para venir a la Tierra entregar Su servicio.[9] Un corazón adorador también es un corazón dispuesto a servir.

Por todo esto, hermano y hermana, si deseas conquistar el corazón de Dios, te exhorto para que tu entrega, servicio y alabanza en Su casa sea tu pasión por encima de cualquier otra actividad cotidiana. Te aseguro que esto traerá muchas bendiciones para tu vida.


[1] 2 Crónicas 16:9: Porque los ojos de Jehová contemplan toda la tierra, para mostrar su poder a favor de los que tienen corazón perfecto para con él. Locamente has hecho en esto; porque de aquí en adelante habrá más guerra contra ti.

[2] Ezequiel 22:30: Y busqué entre ellos hombre que hiciese vallado y que se pusiese en la brecha delante de mí, a favor de la tierra, para que yo no la destruyese; y no lo hallé.

[3] Hechos 13:22: Quitado este, les levantó por rey a David, de quien dio también testimonio diciendo: He hallado a David hijo de Isaí, varón conforme a mi corazón, quien hará todo lo que yo quiero.

[4] Salmos 22:3: Pero tú eres santo, tú que habitas entre las alabanzas de Israel.

[5] Éxodo 33:14: Y él dijo: Mi presencia irá contigo, y te daré descanso.

[6] Hechos 2:1-4: Cuando llegó el día de Pentecostés, estaban todos unánimes juntos. Y de repente vino del cielo un estruendo como de un viento recio que soplaba, el cual llenó toda la casa donde estaban sentados; y se les aparecieron lenguas repartidas, como de fuego, asentándose sobre cada uno de ellos. Y fueron todos llenos del Espíritu Santo, y comenzaron a hablar en otras lenguas, según el Espíritu les daba que hablasen.

[7] Salmos 27:4: Una cosa he demandado a Jehová, esta buscaré; que esté yo en la casa de Jehová todos los días de mi vida.

[8] 1 Samuel 17:34: David respondió a Saúl: Tu siervo era pastor de las ovejas de su padre; y cuando venía un león, o un oso, y tomaba algún cordero de la manada.

[9] Filipenses 2:5-7: Haya, pues, en vosotros este sentir que hubo también en Cristo Jesús, el cual, siendo en forma de Dios, no estimó el ser igual a Dios como cosa a que aferrarse, sino que se despojó a sí mismo, tomando forma de siervo, hecho semejante a los hombres.

Temas relacionados:
| | | |

¿Te gustó? Compártelo en tus redes

También te puede interesar

Poderosas decepciones

Pastor Juan Diego Luna

Nuestro poder no viene de acciones humanas, sino del Dios que nos respalda.

Lo más importante

Pastor Hugo López

La clave está en saber escuchar la voz de Dios, pero también en obedecerla.

De la comunión a la intimidad

Pastor Cash Luna

Debemos ser llenos del Espíritu Santo no solo porque nosotros lo queramos, sino porque también ese es Su deseo.