Conéctate a nuestro servicio en vivo
Creadores de nuevas temporadas

Creadores de nuevas temporadas

18 de julio de 2021

Tiempo de lectura: 4 minutos

Hace unos años experimentamos en Puerto Rico una temporada de sequía, pues como todos los países, también tenemos retos atmosféricos. Recuerdo que en aquel entonces la gente hablaba de una forma científicamente sostenible de “sembrar nubes” y el gobierno apostó por un programa para tal fin. Pero ¿cómo se pueden sembrar las nubes? Creo entender que es por medio del esparcimiento de unos químicos en el cielo, los cuales crean nubes cargadas de agua en ubicaciones específicas (pues, para colmo, otro problema era que cuando llovía no llovía donde tenía que llover).

Al llevarse a cabo este proyecto eventualmente el problema se solucionó. Lo que resulta interesante es que hombres y mujeres hayan provocado soluciones dentro de una temporada que naturalmente era de sequía. Podremos no tener control sobre las temporadas, pero sí tenemos control sobre cómo reaccionar dentro de ellas. Aunque haya tiempos difíciles, tenemos autoridad para vivir una buena temporada dentro de una mala. De igual forma, Dios no necesita que una temporada cambie en todo el mundo para darte a ti el milagro anhelas. Un momento de crisis en Guatemala puede ser el mejor tiempo de tu vida porque, aunque el resto del país viva una temporada complicada, quienes tengan la fe necesaria podrían experimentar una temporada diferente para sí mismos.

Mientras esperamos que una temporada mejor llegue para todos, en nuestra casa el aceite y la harina no escasearán. Esto solo es posible si vivimos por fe. Las probabilidades que un individuo tiene de salir victorioso no se miden por la difícil temporada que está viviendo, sino por su reacción ante ella. Quien solo ve las circunstancias para ver si recibirá un milagro, nunca cosechará.[1] No permitas que la temporada que vive tu nación te impida hacer lo que Dios te ha dicho que hagas. Cuando crees en Él tus anhelos se cumplen dentro de cualquier ámbito.

Las grandes temporadas que aparecen en la Biblia terminan o comienzan con un sacrificio de fe. Abraham cambió su temporada al ofrendar y pelear para que las aves no se comieran su ofrenda, y entró en un pacto mayor con Dios cuando estuvo dispuesto a sacrificar a Isaac y presentarlo delante de Él. Isaac, por su parte, prosperó y se hizo rico cuando obedeció a Dios para sembrar en un momento difícil y complicado. Y Jacob comenzó una nueva temporada luego de ofrendar un poco de aceite y hacerle un voto a Dios, ofreciéndole el diezmo.

Y así, a lo largo de la Biblia, fueron votos de fe, semillas y sacrificios los que provocaron que hombres y mujeres de Dios tuvieran temporadas diferentes a las que el resto del mundo estaba viviendo. Fue el caso de Noé, quien halló gracia delante del Señor y por eso solo él y los suyos sobrevivieron cuando el diluvio destruyó todo.[2] Dios le mandó a hacer un arca para afrontar la temporada difícil y la madera no fue prestada ni comprada, sino sembrada cien años antes, cuando Dios preparó a las generaciones para lo que iba a pasar. Al igual que Noé, tú también construye un arca porque, aunque la temporada sea difícil, podrás navegar tranquilamente sobre aguas tormentosas. ¿Estás dispuesto a reaccionar a la Palabra que Dios te da?

Jamás pensé que el templo que nos costó tantos años de esfuerzo en Puerto Rico, en seis horas se destruiría por el paso de un huracán. Los pasados tres años pasamos sin un lugar en donde congregarnos, tres años sin electricidad y agua en el templo, y luego vino la pandemia. Sin embargo, confío en que la semilla que sembré hace muchos años en Casa de Dios es la que estamos viendo hoy dar fruto, pues hace dos semanas firmamos el contrato de la construcción de nuestro nuevo edificio en Puerto Rico. Hoy nuestra iglesia, financiada sin una deuda, es el segundo proyecto de construcción más grande en todo el país luego del huracán María.

Creamos que la temporada de cada uno de nosotros cambiará en el nombre poderoso de Jesús. ¡Declara que llegará una nueva temporada a tu vida!


[1] Eclesiastés 1:1-4: Echa tu pan sobre las aguas; porque después de muchos días lo hallarás. Reparte a siete, y aun a ocho; porque no sabes el mal que vendrá sobre la tierra. Si las nubes fueren llenas de agua, sobre la tierra la derramarán; y si el árbol cayere al sur, o al norte, en el lugar que el árbol cayere, allí quedará. El que al viento observa, no sembrará; y el que mira a las nubes, no segará.

[2] Génesis 6:8-18: Pero Noé halló gracia ante los ojos de Jehová. Estas son las generaciones de Noé: Noé, varón justo, era perfecto en sus generaciones; con Dios caminó Noé. Y engendró Noé tres hijos: a Sem, a Cam y a Jafet. Y se corrompió la tierra delante de Dios, y estaba la tierra llena de violencia. Y miró Dios la tierra, y he aquí que estaba corrompida; porque toda carne había corrompido su camino sobre la tierra. Dijo, pues, Dios a Noé: He decidido el fin de todo ser, porque la tierra está llena de violencia a causa de ellos; y he aquí que yo los destruiré con la tierra. Hazte un arca de madera de gofer; harás aposentos en el arca, y la calafatearás con brea por dentro y por fuera. Y de esta manera la harás: de trescientos codos la longitud del arca, de cincuenta codos su anchura, y de treinta codos su altura. Una ventana harás al arca, y la acabarás a un codo de elevación por la parte de arriba; y pondrás la puerta del arca a su lado; y le harás piso bajo, segundo y tercero. Y he aquí que yo traigo un diluvio de aguas sobre la tierra, para destruir toda carne en que haya espíritu de vida debajo del cielo; todo lo que hay en la tierra morirá.  Mas estableceré mi pacto contigo, y entrarás en el arca tú, tus hijos, tu mujer, y las mujeres de tus hijos contigo.

Temas relacionados:
| | |

¿Te gustó? Compártelo en tus redes

También te puede interesar

Lo que debes saber de las aflicciones

Pastor Cash Luna

Las aflicciones no son “innecesarias”: aunque nos confundan, lo único que hacen a la larga es fortalecer nuestra fe y nuestro carácter.

La Cena del Señor y su poder

Pastor Cash Luna

La Santa Cena es un acto para recordar que Cristo murió por nuestra salvación, sanidad y prosperidad.

Yo soy el pan de vida

Pastor Hugo López

¿Qué significan los momentos en que Jesús parte y comparte el pan?