Conéctate a nuestro servicio en vivo
Conéctate a Intercesión
Conéctate a nuestro Discipulado
Honra a padre

Honra a padre

27 de junio de 2023

Tiempo de lectura: 4 minutos

Es una gran responsabilidad ser padre porque todos aprendemos de esa figura, por lo tanto, cuando lo honramos, lo hacemos con el Padre celestial. A partir de la honra a nuestros padres, el Señor nos promete una larga vida.[1] Es importante sanar la herida del padre terrenal porque, de lo contrario, nos hace dudar del amor y la paternidad de Dios.

A mi papá siempre le gustó la aviación y trabajó en la torre de control del aeropuerto. Además, estudió para ser piloto fumigador. Su carrera como padre comenzó cuando fue el entrenador de voleibol del instituto de mujeres INCA y conoció a mi mamá. Sin embargo, también cayó en el vicio del alcohol. Cuando él se convirtió, restauró su vida hasta ser un predicador. Tuve la oportunidad de ver a un padre descompuesto y la dicha de apreciar cómo la misericordia de Dios lo compuso.

También honro a mi esposo como padre porque ha estado en cada momento cuando nuestros hijos lo han necesitado. En lo espiritual, Dios nos ama extraordinariamente y nos llama Sus hijos.[2] Su voluntad es que comamos del fruto del trabajo, por eso somos bienaventurados: porque gozamos de la felicidad plena concedida por Él. Por eso la comparación de los frutos y los olivos es parte del deseo para la vida de cada uno.[3] El Señor quiere que conozcamos la verdadera paternidad porque Él nos la da. Además, ser bienaventurado también implica temer a Dios, pues de esa manera nuestra descendencia será bendita.[4]

Hay varias características que definen a un buen padre:

Dios es el Padre celestial que nos ayuda a dar fruto a los demás. Él nos perdona muchas veces cuando nos rescata porque quiere usarnos para salvar a alguien más. Cuando le hice preguntas a mi mamá acerca de mí papá, me comentó del año en que mi hermano Calín “perdió” cuidando a mi papá para que terminara con el vicio del alcohol. Ahora entiendo por qué cuando mataron a mi hermano, mi papá se convirtió a Cristo.

Puede que nos encontremos en un momento en el que estemos aferrados a alguien aquí en la Tierra y no amemos con libertad a Dios, pero Él nos desafía a que lo reconozcamos como Padre porque está con nosotros y Su amor es más poderoso.[8] Como Sus hijos hemos recibido el Espíritu de adopción, por eso cuando sanamos la imagen del padre en lo natural, es más fácil recibir la Palabra.[9] El Señor no entregó a Su Hijo para condenarnos más, sino para que seamos salvos en Él.[10] Nos ama incondicionalmente, por eso cuando aceptamos ese amor las cosas que merecemos son mejores.


[1] Éxodo 20:12: Honra a tu padre y a tu madre, para que tus días se alarguen en la tierra que Jehová tu Dios te da.

[2] 1 Juan 3:1: Mirad cuál amor nos ha dado el Padre, para que seamos llamados hijos de Dios; por esto el mundo no nos conoce, porque no le conoció a él.

[3] Salmos 128:2-5: Cuando comieres el trabajo de tus manos, bienaventurado serás, y te irá bien. Tu mujer será como vid que lleva fruto a los lados de tu casa; tus hijos como plantas de olivo alrededor de tu mesa. He aquí que así será bendecido el hombre que teme a Jehová. Bendígate Jehová desde Sion, y veas el bien de Jerusalén todos los días de tu vida.

[4] Salmos 112:1-2: Bienaventurado el hombre que teme a Jehová, y en sus mandamientos se deleita en gran manera. Su descendencia será poderosa en la tierra; la generación de los rectos será bendita.

[5] Proverbios 22:6: Instruye al niño en su camino, y aun cuando fuere viejo no se apartará de él.

[6] 1 Timoteo 5:8: porque si alguno no provee para los suyos, y mayormente para los de su casa, ha negado la fe, y es peor que un incrédulo.

[7] Salmos 103:3-4: Él es quien perdona todas tus iniquidades, Él que sana todas tus dolencias; Él que rescata del hoyo tu vida, Él que te corona de favores y misericordias.

[8] Mateo 23:9: Y no llaméis padre vuestro a nadie en la tierra; porque uno es vuestro Padre, el que está en los cielos.

[9] Romanos 8:14-17:  Porque todos los que son guiados por el Espíritu de Dios, estos son hijos de Dios. Pues no habéis recibido el espíritu de esclavitud para estar otra vez en temor, sino que habéis recibido el espíritu de adopción, por el cual clamamos: ¡Abba, Padre! El Espíritu mismo da testimonio a nuestro espíritu, de que somos hijos de Dios. Y si hijos, también herederos; herederos de Dios y coherederos con Cristo, si es que padecemos juntamente con él, para que juntamente con él seamos glorificados.

[10] Juan 3:16-18: Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna.  Porque no envió Dios a su Hijo al mundo para condenar al mundo, sino para que el mundo sea salvo por él. El que en él cree, no es condenado; pero el que no cree, ya ha sido condenado, porque no ha creído en el nombre del unigénito Hijo de Dios.

Temas relacionados:
| | | |

¿Te gustó? Compártelo en tus redes

También te puede interesar

Jesús sirvió con fe

Pastor Cash Luna

Saber oír, ver, entender y no olvidar lo bueno que se ha recibido en la vida es un regalo de Dios y eleva la fe de aquellos que no se quedan callados y expresan lo que creen sin rendirse ante los desafíos o sufrimientos de la vida.

¿Quién dices que es Jesús?

Pastor Cash Luna

En un mundo saturado de información luce la desinformación con voces falsas que procuran confundir el entorno y filtrar mentiras vestidas con aparente tono de verdad, pero lo único importante es oír la voz del Padre que viene para reafirmar la identidad de sus hijos, tal como sucedió con la misma identidad de Jesús sobre la tierra.

Servir, no ser servidos

Pastor Cash Luna

Muchas empresas han descubierto la calidad del servicio y dan la vida por alcanzarlo, se reinventan por ese objetivo. Jesús, como Rey, demuestra que un rasgo de grandeza está en la calidad del servicio, pues servir es el oficio de los reyes.