Conéctate a nuestro servicio en vivo
Conéctate a Intercesión
Conéctate a nuestro Discipulado
Después de Dios, lo más importante son las personas

Después de Dios, lo más importante son las personas

26 de julio de 2018

Tiempo de lectura: 2 minutos

Ante la tragedia del volcán de Fuego ocurrida el pasado 3 de junio, Casa de Dios tomó acciones para ayudar a los damnificados durante veintiún jornadas en las que se les llevó alimento espiritual y natural gracias a un equipo de más de 3 mil voluntarios.

Esto motivó a la formación del movimiento “1 día por Guate”, en el que se establecieron visitas a los albergues los martes, jueves y sábado durante veintiún jornadas por parte del equipo de docentes de la escuela dominical y los miembros de la unidad de restauración espiritual.

“Este movimiento nos permitió compartir con las familias y llevar un momento de alegría en medio de este proceso que transformó su realidad. La congregación respondió con mucho amor al llamado, la convocatoria iniciaba a las 4:30 a.m. y finalizaba a las 3:00 p.m. En cada jornada hubo más de 150 personas, cada una donó un día de su tiempo para compartir con el prójimo”, manifestó el pastor Steve Morales, miembro del equipo pastoral de Casa de Dios.

Durante este período se visitaron los albergues:

Voluntarios

“‘1 día por Guate’ me hizo reflexionar sobre la necesidad del amor y la unidad en nuestro país. Las personas que fueron conmigo a servir estuvieron dispuestas a sacrificar cosas con tal de ver mejor a los demás y eso me recordó que esa es nuestra esencia como cristianos: sacrificar cosas por amor, como Jesús lo hizo ante la necesidad de los demás”, comentó Lucía Osorio, miembro de Casa de Dios.

“La experiencia de ‘1 día por Guate’ fue algo genial, bastante desgastante físicamente, pero la satisfacción de ayudar a las familias damnificadas fue algo que valió la pena”, dijo Julio Micheo, líder de nuestra iglesia en la red Lead.

La colaboración de Banco de Alimentos fue importante ya que recolectó ―gracias a los miembros de Casa de Dios― alimentos no perecederos, medicinas, pañales para niños y adultos, artículos de higiene personal y colchonetas. En total, la ayuda fue de 55 toneladas. “Todo esto es posible gracias a la generosidad de la congregación, las distintas organizaciones y los vecinos, quienes confían en nosotros para convertirnos en ese canal de bendición para el prójimo, una labor que nos ha caracterizado en los diferentes desastres naturales que han azotado a nuestra nación”, indica el pastor Raúl Marroquín, director del área de proyección social de Casa de Dios.

Temas relacionados:
| | |

¿Te gustó? Compártelo en tus redes

También te puede interesar

El afán de este siglo

Pastor Cash Luna

Las personas pueden estar ansiosas al pensar en su futuro, algunas cosas son predictivas, pero no eliminan la incertidumbre, lo seguro es que Dios está en tu futuro y esa fe sí neutraliza el afán de este siglo.

La Palabra y los espinos

Pastor Juan Diego Luna

Al deseo apasionado por alcanzar bienes materiales o inmateriales se le conoce como afán. En esta prédica se expone cómo la fe en el poder de la Palabra de Dios, más nuestro esfuerzo, hará la diferencia para ser fructíferos y productivos para no caer en el engaño de las riquezas.

Tiempos de resurrección

Pastor Otoniel Font

Las noticias y las redes sociales dan cuenta de muchas personas que por accidente o suceso natural se daban por muertas y vuelven a vivir, eso es trascendental y transforma el curso de una vida.