Conéctate a nuestro servicio en vivo
Conéctate a Intercesión
Conéctate a nuestro Discipulado
Madre, no temas

Madre, no temas

16 de mayo de 2023

Tiempo de lectura: 2 minutos

¿Recuerdan la parábola del hijo pródigo? Pródigo, según el original de la Biblia, significa “el que malgasta”. Entonces es una parábola acerca de un hijo que malgasta. Sin embargo, también encontramos a un segundo hermano que le dice a su padre que él sí obedeció. Obedecer a nuestros padres es parte de ser hijo.[1] Es importante enseñar obediencia porque nacemos necios, no sabios. Por lo tanto, la vara de la corrección ahuyenta la necedad. No les va bien a quienes desobedecen, pero si como padres no hacemos el esfuerzo por enseñar obediencia, la vida se encargará de enseñarles.

No es lo mismo obedecer que honrar, porque puedo honrar a alguien a quien no le debo obediencia y puedo obedecer a alguien sin honrarlo. “Honra a padre y madre” es el mandamiento de la ley que tiene promesa.[2] Después de amar a Dios, el mandamiento más importante es honrar a los padres. No les honramos porque tengan necesidad, sino porque son nuestros padres.

Las madres son algo especial. La Biblia habla de María, madre de Jesús,[3] y que la señal para que los magos lo encontraran era un niño envuelto en pañales.[4] Ella estuvo en el pesebre con amor y cariño, pero también estuvo al pie de la cruz. Y es que una madre siempre está ahí.

No podemos tener un país bendecido si de nuestra boca salen maldiciones para las madres. En las Escrituras encontramos que a los padres se les venera, por eso bendigámosles para que nos vaya bien, pues el que maldice a padre o madre morirá irremisiblemente.[5] Si no bendecimos a la madre o al padre que vemos, ¿cómo bendeciremos al Padre que no vemos?

Mujer: Dios no te desamparará nunca, siempre estará contigo.[6] Siendo hijo único de una madre soltera, en el seno de mi hogar aprendí honestidad, integridad, honradez y transparencia. Eso no me lo enseñaron en la iglesia, me lo enseñaron en la casa. La iglesia y la escuela no deberían estar enseñando lo que se tendría que aprender en casa.

Usa la visión que tengas para tus hijos —como la visión que el ángel le dio a María sobre quién iba a ser Jesús—[7] como base para educarlos. Hay que educar con propósito. Si Dios te llama necesitará que seas obediente; y si Él llama a tus hijos, también los necesita obedientes.


[1] Efesios 6:1: Hijos, obedeced en el Señor a vuestros padres, porque esto es justo.

[2] Efesios 6:2-3: Honra a tu padre y a tu madre, que es el primer mandamiento con promesa; para que te vaya bien, y seas de larga vida sobre la tierra.

[3] Mateo 2:11: Y al entrar en la casa, vieron al niño con su madre María, y postrándose, lo adoraron; y abriendo sus tesoros, le ofrecieron presentes: oro, incienso y mirra.

[4] Lucas 2:12: Esto os servirá de señal: Hallaréis al niño envuelto en pañales, acostado en un pesebre.

[5] Mateo 15:4: Porque Dios mandó diciendo: Honra a tu padre y a tu madre; y: El que maldiga al padre o a la madre, muera irremisiblemente.

[6] Salmos 68:5: Padre de huérfanos y defensor de viudas es Dios en su santa morada.

[7] Lucas 1:30-33: Entonces el ángel le dijo: María, no temas, porque has hallado gracia delante de Dios. Y ahora, concebirás en tu vientre, y darás a luz un hijo, y llamarás su nombre JESÚS. Este será grande, y será llamado Hijo del Altísimo; y el Señor Dios le dará el trono de David su padre; y reinará sobre la casa de Jacob para siempre, y su reino no tendrá fin.

Temas relacionados:
| | | |

¿Te gustó? Compártelo en tus redes

También te puede interesar

Sublime amor del Padre. Los dos hijos pródigos

Rubén Hernández

Ven y disfruta la fiesta que Dios hace cuando un hijo regresa a Él; todo indica que eso no tiene comprensión humana, pero hay que vivir la experiencia para sentir el espléndido bautismo de amor del Padre.

Del afán a la confianza

Pastor Cash Luna

La estafa es un engaño disfrazado de aparente verdad y está al acecho para quienes tienen riqueza y para quienes no la tienen; Jesús nos advierte que tengamos cuidado con el engaño de las riquezas y los afanes de este siglo, aprendamos de Su sabiduría.

El afán de este siglo

Pastor Cash Luna

Las personas pueden estar ansiosas al pensar en su futuro, algunas cosas son predictivas, pero no eliminan la incertidumbre, lo seguro es que Dios está en tu futuro y esa fe sí neutraliza el afán de este siglo.