¿Debemos celebrar Halloween sí o no?

CONÓCENOS

 

¿SABE LO QUE DIOS PIENSA?

Halloween es una fiesta que aquellos que dicen creer en Jesús no deben celebrar. Desde sus orígenes fue contraria a las Sagradas Escrituras; basta conocer la historia para saber que a Dios no le agrada en lo absoluto. Su práctica es contraria a las creencias fundamentales del cristianismo, ya que el motivo de la fiesta era honrar a Samhaim, el señor de la muerte, mientras Jesús es Resurrección y Vida; y se inició porque los celtas creían que los muertos regresaban a visitar a los vivos para maldecirlos, mientras Jesús vino al mundo para darnos salvación.

Los sacerdotes druidas hacían conjuros y sacrificaban niños para satisfacer a los malos espíritus ese día, practicando luego el canibalismo y el incesto. Le llamaron la “Noche de Brujas” porque creían que éstas gozaban de mayor vitalidad esa noche, algo que siguen creyendo. Hoy día es una gran fiesta de la Wicca, la religión oficial de la brujería, y en el cual se celebran sus mayores rituales, entre ellos el comunicarse con los muertos. La Biblia satánica declara que Hallowen es uno de los dos días sagrados más importantes. Uno de sus sacerdotes declara que: “es la ocasión en que aún a la persona más incredula puede probar la maldad por una noche… tienen la oportunidad de bailar con el diablo”.

Todo esto es opuesto al mandato bíblico que dice que no debemos imitar las costumbres paganas que veamos en la tierra ni hacer participar a nuestros niños en ellas “…ni practicar adivinación, brujería o hechicería; ni hacer conjuros, servir de médium espiritista o consultar a los muertos. Cualquiera que practique estas costumbres se hará abominable al Señor, y por causa de ellas el Señor tu Dios expulsará de tu presencia a esas naciones. A los ojos del Señor tu Dios serás irreprensible.” (Deuteronomio 18.9-14, versión Biblia al Día). Las Escrituras son claras cuando nos ordenan que no debemos hacer participar a nuestros niños en celebraciones paganas, aun cuando sean la costumbre general (Levítico 18.21); ya que el Señor es santo y quiere que nosotros también lo seamos (Levítico 20.6).

Todas las tradiciones de esta fiesta son opuestas a la conducta que debemos seguir como cristianos, desde dejar dulces en la puerta para alejar a los malos espíritus, hasta el disfraz que utilizaban para confundirse con éstos. Cada detalle que se acostumbra a practicar tiene un origen pagano y relacionado con el reino de las tinieblas. Si no me cree a mis palabras, créale a la historia. Ésta atestigua lo equivocado que es seguir esta celebración.

Creer en Dios y al mismo tiempo celebrar esta fiesta es como decir que ama a su esposa pero festeja el aniversario con la amante, o como celebrar el día patrio del país invasor. Usted puede creer que es un juego, pero delante Dios no lo es. Muchos han celebrado Halloween porque desconocen su trasfondo, pero al hacerlo ponen en riesgo su vida espiritual y la de su familia. No podemos ingenuamente darle lugar al diablo y pretender que no tendremos consecuencias por ello. No conviene exponer a sus hijos a una práctica diabólica.

Jesús, por otro lado, le ofrece a usted bendición y vida eterna. Aproveche este descanso para compartir con sus seres queridos, para comunicarse con ellos y honrarlos en vida. Acercarse a Dios y a una iglesia si es una costumbre que conviene adoptar en su familia.

TEMAS RELACIONADOS

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Rey de reyes

Pastor Cash Luna

El niño Jesús ha nacido, adorémosle

Aprecia las promesas

Pastor Cash Luna

El Señor nos ha dado promesas para que le creamos y lo confesemos. La Palabra dice que todo lo que sembramos, cosecharemos. Dios nos da la semilla para hacerlo, sólo debemos decidir creer y esperar cosechar todas las bendiciones que El tiene para nosotros.

El valor de la integridad

Raúl Vargas

Lávate en la sangre del Cordero para que seas renovado y puedas recibir Sus promesas