El plan de Dios para nosotros en el área financiera

CONÓCENOS

Jeremías 29:11 dice que los planes de Dios para nosotros son de bien, para darnos un buen futuro. Así que Dios hace planes. Jesús vino con el plan de rescatar lo que se había perdido. Venía con una programación, una ruta crítica, sabía en qué día comenzaría Sus milagros y también cuándo iría a la cruz, por eso tuvo que hacer cambios cuando su madre le pidió que convirtiera el agua en vino en las bodas de Caná y reprendió a Pedro cuando le dijo que iban a defenderlo para que no se lo llevaran los soldados. Así que debemos planificar en todo, más aún en nuestras finanzas, porque somos embajadores de Jesús, quien vino a dar buenas noticias, a dar libertad a los cautivos y a los oprimidos, y también a los atados por situaciones financieras complicadas. Por eso, ahora declaramos sanidad para quienes viven enfermos del cuerpo, del alma y de la economía, aquellos devastados por la escasez de recursos y el endeudamiento. ¡Jesús nos da un futuro con esperanza y bienestar!

 

Todos tenemos deudas, de hecho, nueve de cada grupo de diez personas están endeudadas, lo cual mata sueños, roba ilusiones, destruye la salud y las relaciones. ¡Es un problema serio! La atadura económica devasta incluso las relaciones. Cuando la deuda entra por la puerta, el amor sale por la ventana. Si mata, roba y destruye, sabemos que es obra del enemigo, así que debemos combatirlo. La pobreza y la escasez limitan en todo sentido, resta oportunidades. ¿Dónde lo aprendí? En la universidad de la vida. En casa llegamos a tener veintidós acreedores y las tarjetas de crédito al tope. Fueron seis años de angustia para salir de deudas, pero Dios es bueno y lo logramos con planificación, esfuerzo y fe.

 

Así que 2016 es el año para comenzar el guardadito del ahorro. Si eres asalariado, debes seguir la fórmula del 20-80: 10 para Dios, 10 para ti, 80 para gastos. Si trabajas por cuenta propia, la fórmula es 30-70: 10 para Dios, 10 para ti, 10 para el negocio, 70 para gastos.  Si eres disciplinado, a final de año tendrás ahorrado un salario extra. El ahorro es primordial para avanzar financieramente.

 

Entonces, además de ahorrar, debemos asumir el compromiso de salir de deudas. Visualízalo, ¡es posible! No te rías como Sara, porque ella sonrió incrédula cuando le dijeron que iba a tener un hijo, y un año después ya era madre, a pesar de su avanzada edad, por lo tanto, sabemos que para Dios todo es posible. Sí es posible vivir tranquilos, sin deudas y sin preocuparnos por los pagos de cada mes, pero debemos planificar y ordenar nuestros gastos. En Isaías 55:2, Dios pregunta: “¿Por qué gastáis el dinero en lo que no es pan, y vuestro trabajo en lo que no sacia? Oídme atentamente, y comed del bien, y se deleitará vuestra alma con grosura.” ¡Gastamos en cosas inútiles, innecesarias! Por eso, yo acostumbro a dar un consejo para priorizar el gasto.

 

De hoy en adelante solo gasta tu dinero a lo NUCA, es decir, priorizando en las Necesidades y  lo Útil, luego puedes pensar en las Comodidades y el Ahorro. Cuando hablamos de  necesidades, nos referimos a lo vital, lo esencial como la comida, además de los compromisos y obligaciones. Hay que ser ordenados. Al hablar de lo útil, nos referimos a inversiones que nos sirven para trabajar, por ejemplo alguna herramienta, algún curso de formación. La definición de comodidades es que te hacer más fácil la vida, como una lavadora eléctrica que te evita matarte restregando la ropa. Claro que es posible darnos algún gusto, pero después de cubrir necesidades, y sin olvidar el ahorro. Con este orden, seguro te alcanzará lo que ganas y poco a poco, podrás darte más gustos.

 

Así que deja de gastar a lo FOCA, es decir, por buscar la Felicidad en las compras, por Ostentar, por Competir o por lograr Aceptación. La verdadera felicidad está en amar y respetar a Dios y a nuestros semejantes, en alcanzar paz. Convéncete de que gastar no da la felicidad; claro que cuando te vas de compras y gastas en cosas que te agradan, el cerebro libera endorfinas y serotoninas que te hacen sentir eufórico y alegre. Nos sentimos empoderados saliendo de las tiendas con bolsas de compras, pero esa sensación pasa y luego necesitamos más, como si fuera una droga. Comprar solo por “dar carita” a los demás es arrogancia, una actitud que destruye al hombre y desagrada a Dios. Por adquirir lujos no serás más aceptado y amado, no lo veas como una competencia que debes ganar, al contrario, el reto está en dominarte y ser prudente. Alguien dijo que su primo se había comprado la camioneta del año, por lo que él se compraría una “surumban”, con vidrios “paralizados”, equipo de “zumbido” y doble “traición”. Piensa dos veces antes de adquirir una deuda. No compres algo que no necesitas, con dinero que no tienes para impresionar a gente a quien no le importas. ¡Nada de comprar por creerse más que otros, porque es pecado!

 

Si queremos prosperar, gastemos a lo NUCA, no a lo FOCA. Si no te gastas todo lo que produces, generas ganancias, que ahorradas, se convierten en un capital que será de bendición para tu familia. ¡Invita al Señor a entrar en tu corazón y te aseguro que tu vida espiritual, familiar, profesional y financiera cambiarán para bien!

 

 

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Aprecia la sabiduría de todos

Pastor Cash Luna

El rico y el pobre, el joven y el anciano, el grande y el pequeño pueden enseñarnos valiosas lecciones.
¡Aprovechémoslas

La fe nos lleva sin temor

Pastor Cash Luna

Rechaza el miedo y recupero tu espíritu de poder, amor y dominio propio.

No es tu destino, sólo el camino

Pastor Cash Luna

No es lo mismo tener fe para vivir una situación que tener fe para salir de ella. Muchos han concluido que es la voluntad de Dios todo lo malo que viven tienen fe para aguantar y no para salir de ellas